Se requieren medidas apremiantes para reforzar el único centro médico primario de traumas en Puerto Rico

Luego de cuatro años del paso del Huracán María la situación del centro de salud sigue siendo precaria.

Tania León

    Se requieren medidas apremiantes para reforzar el único centro médico primario de traumas en Puerto Rico

    Estar preparados para eventos catastróficos grandes en la isla es una de las preocupaciones más grandes por los expertos, quienes a su vez hacen un llamado imperante para reforzar las estructuras y personal humano idóneo en los centros médicos de traumas, así lo aseguró en entrevista exclusiva el doctor Pablo Rodríguez, director médico del hospital de trauma de Puerto Rico

    Rodríguez indicó que válido señalar que son varias las lecciones que ha dejado el Huracán María a lo largo de estos cuatro años entre los puertorriqueños, por ello se precisa urgente preparase para más eventos inesperados de tipo catastrófico como terremotos u otros que desencadenen posibles secuelas de traumas entre los ciudadanos, pues es evidente que la isla en la actualidad carece de condiciones óptimas en cuanto a la estructura del único hospital primario, como a su vez personal capacitado.

    Los traumas que a su vez son causados por diversas situaciones que no necesariamente implican eventos catastróficos son prevenibles, inclusive ha llamado la atención que en la actualidad los pacientes han presentado más traumas que cuando se vivió el mismo huracán para el año 2017, debido a situaciones cotidianas como los accidentes de tránsito a consecuencia del uso irresponsable de las bebidas alcohólicas. 

    Pero más allá de esto, el doctor Rodríguez, señala que el problema de fondo radica en que Puerto Rico debe prepararse para atender este tipo de incidencias, pero en gran escala, anticipándose a posibles impactos con instalaciones idóneas y cirujanos de trauma especializados.

    "Si hay un aspecto catastrófico grande en Puerto Rico y se colapsa el único centro de trauma de la isla, sin duda no va a haber manejo porque ninguna área está preparada con cirujanos de trauma", reiteró. 

    Es apremiante que los hospitales privados se preparen para el futuro, especialmente  para catástrofes naturales imprevisibles, donde es real que Puerto Rico se halla débil ante este tipo de situaciones que sin duda ponen en riesgo la vida al no contar con instalaciones y equipos aptos para atender eventualidades de esta índole.

    Inclusive, en la actualidad cursa un proyecto que pretende levantar un nuevo hospital para reforzar la atención del único centro médico  primario de traumas, de otra parte se han realizado campañas y/o estrategias en donde se ha convocado voluntariado  de tipo médico y estructural para cooperar con el proyecto.

    "Hicimos un simposio hace tres semanas, reconcomiendo voluntarios para montar esta estructura por si hay un terremoto, nos damos cuenta de que Rico está frágil que tenemos que fortalecer las estructuras", señaló el doctor Rodríguez.

    Prever situaciones inesperadas hace parte de esfuerzos mancomunados, en donde la clave es aprender de eventos pasados con el ánimo de manejar circunstancias futuras de manera oportuna y eficiente. 

    Vea la entrevista completa: 

    Mas noticias de Salud Pública