Impacto económico de la industria biofarmacéutica en la Isla

La industria biofarmacéutica invierte en las comunidades más de $3 millones anuales, según los directivos de la Asociación de la Industria Farmacéutica de Puerto Rico.

Belinda Z. Burgos González Belinda Z. Burgos González
  • Belinda Z. Burgos González  - Correo Electrónico

Impacto económico de la industria biofarmacéutica en la Isla

Este viernes, la Asociación de la Industria Farmacéutica de Puerto Rico (PIA) informó el impacto económico de la industria biofarmacéutica en la Isla, en donde indicaron que los aportes serían de más de $3,000 millones en contribuciones al fisco, lo que representa cerca del 37% de los ingresos que recauda el Gobierno de Puerto Rico, así lo destacó el licenciado Carlos Bonilla, retirado de la Industria y miembro de la Junta de Fundación

Por su parte, el economista Leslie Adames, director de la División de Análisis y Política Económica de Estudios Técnicos, Inc., indicó que la industria biofarmacéutica aporta el 18% del Producto Interno Bruto (GDP por sus siglas en inglés) y genera más de 87,400 empleos directos e indirectos en la Isla. Esto incluye 18,000 empleos directos en diferentes compañías farmacéuticas que operan localmente y cuyos empleados aportan más de $150 millones en contribuciones anuales. 

"Puerto Rico tiene conocimientos acumulados de muchas décadas, y por otro un capital humano altamente diestro que se puede alinerar con los requisitos tecnológicos que se dan dentro de esta industria. Hay otro elemento, es el pleno conocimiento de cuáles son las reglamentaciones y los requisitos de cumplimiento de Ley y todo eso, obviamente, aporta a que Puerto Rico tenga importancia en la industria", explicó Adames. 

Ambos indicaron que se estima que el salario promedio de los empleados de la industria es de $80,000 y se paga una nómina de sobre $1,400 millones. La industria adquiere productos y servicios locales que se valoran en más de $750 millones, todo esto al año. 

"Puerto Rico produce 4 de los 20 medicamentos principales que se consumen globalmente. En total 11 de las 20 compañías principales biofarmacéuticas del mundo tienen operaciones de manufactura en Puerto Rico, específicamente en 11 municipios donde generan empleos, actividad económica, pagan patentes e invierten en programas comunitarios y educativos", destacó Bonilla. 

Coincidieron en que la industria biofarmacéutica ha hecho una cuantiosa inversión en infraestructura en la Isla con $10,000 millones en capital acumulado y una inversión anual de $500 millones en mantenimiento de esta infraestructura.

Puerto Rico cumple con los más altos estándares de calidad de clase mundial, con tecnología de avanzada, distribuye medicamentos a más de 100 países alrededor del mundo y es líder en la calidad de los medicamentos que produce, enfatizó Adames. 

"Esto es una industria sumamente importante para Puerto Rico, que hay que apreciarla, respaldarla y defenderla, porque aunque estamos aquí hoy, queremos estar mañana y vamos a estar mañana", indicó Bonilla.  

Entre los datos mencionados durante la rueda de prensa destacaron: 

Empleados

Un 75% de los empleados que labora en esta industria cuenta con un grado universitario y muchos han recibido su educación y entrenamiento en Puerto Rico y laboran para salvaguardar las medicinas que llegan a los hogares de Puerto Rico y del mundo.

Para impulsar el desarrollo del talento local, la industria brinda oportunidades de desarrollo profesional a través de programas de liderazgo y mentoría, becas, auspicio a universidades y organizaciones estudiantiles, experiencias de internado, campamentos de verano y otros. 

Por ejemplo, el Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) de la Universidad de Puerto Rico ofrece una concentración dentro de Ingeniería Química que se conoce como programa del Centro de Ingeniería Farmacéutica (CPEDaL) con conocimiento práctico en operaciones farmacéuticas. La Universidad Politécnica de Puerto Rico también ofrece programas noveles en Ingeniería Química. 

Estudiantes de secundaria pueden participar en un campamento de Ingeniería Farmacéutica, conocido como PESCa, donde se exponen a procesos de laboratorio, formulación de componentes activos y a las etapas de granulado, tamizado, compresión y recubrimiento de medicamentos, liderados por diferentes mentores y estudiantes universitarios de CPEDaL del RUM. 

Impacto en las Comunidades

Los empleados ofrecen miles de horas de trabajo voluntario y apoyan a organizaciones sin fines de lucro como Fondos Unidos de Puerto Rico, que recibe más de un $1 millón anual equivalente al 30% de sus ingresos anuales, como parte de esta colaboración de la industria y de los empleados, listos a prestar la ayuda a organizaciones comunitarias y en situaciones de emergencia ante eventos atmosféricos. 

Las compañías farmacéuticas cuentan con programas de conservación de energía, reducción de residuos, reciclaje y protección ambiental, entre otros, así como generación de energía independiente, conscientes de no sobrecargar el sistema eléctrico del país en momentos de crisis, por ejemplo, en apagones.

La industria biofarmacéutica tiene un compromiso firme con Puerto Rico y con los pacientes de Puerto Rico y del mundo. Busca atender y tratar las enfermedades más complejas y desafiantes para mejorar la vida de las personas y anticipar las necesidades futuras de salud. 


Periodista y MPH, Bachillerato en Periodismo y Prejurídico de la Universidad del Sagrado Corazón y graduada de la Maestría en Salud Pública, de la Escuela de Medicina San Juan Bautista, Jefa de Redacción con 11 años de experiencia y líder de Redacción de la Revista de Medicina y Salud Pública (MSP).

Mas noticias de Salud Pública