"Estamos en el mismo barco, pero con diferente capitán": puertorriqueña refugiada a causa de Fiona

El huracán Fiona ha impactado a muchas personas, pero de una forma diferente, según relata una afectada.

Isbelia Farías

    "Estamos en el mismo barco, pero con diferente capitán": puertorriqueña refugiada a causa de Fiona

     "Todo Puerto Rico está en el mismo barco, pero no con el mismo capitán", expresa Luz Negrón, desde el Refugio Escuela Ernestina Bracero, en el municipio Toa Baja. Ella ha sido afectada por el huracán Fiona y con sus palabras busca reflejar la dura realidad que viven algunas personas a quienes se les inundan sus espacios de agua, a diferencia de quienes "tienen su buena casa, no se les inunda" y pueden permanecer resguardados.

    Lluvias históricas en Puerto Rico por Fiona

    El huracán Fiona llegó a Puerto Rico con lluvias implacables e inundaciones que tomaron por sorpresa a muchos, por lo que el rescate en hogares fue angustioso y la Isla volvió a estar a oscuras, por las mismas fechas en que el huracán María ocasionara devastaciones en el pasado.  

    Las lluvias de Fiona fueron copiosas, sobre todo en ciertas zonas del sur de Puerto Rico y en la región montañosa central, lo cual ocasionó una crecida en el entramado de canales y arroyos que convirtieron las calles de la Isla en ríos de barro.

    Muchas personas se vieron afectadas luego de que Fiona destruyese sus viviendas, pues, en muchos casos la lluvia atravesó los techos de lámina, obligado a muchos puertorriqueños a recibir ayuda en centros de refugio.

    Cayey, uno de los municipios más afectados

    El alcalde de Cayey, Rolando Ortiz, afirmó que las lluvias del huracán Fiona han causado más estragos en ese pueblo de la zona central montañosa que el ciclón María.

    Ortiz comentó que: "Desde el punto de vista de los vientos, María fue peor. Pero desde el punto de vista de la precipitación esto no tiene comparación. Esto es lo más grande que he vivido en mis 27 años de alcalde".

    Cayey es un pueblo con una topografía montañosa con unos 40. 000 habitantes, y es atravesado por varios ríos y quebradas. Casi todos los barrios quedaron incomunicados y los desechos tuvieron que ser removidos de las carreteras para que la población pudiese desplazarse.

    Este pueblo vivenció un rescate dramático cuando una de las casas quedó sin salida por la crecida de un río y una familia quedó atrapada.

    Recursos y rescates

    "Hablé con el gobernador y me pusieron a la disposición los recursos de rescate y venían en camino. Pero los vecinos se pusieron ansiosos. Se arriesgan de forma heroica. Uno de ellos tenía una pequeña balsa de motor, la amarraron con una soga a un auto y lograron llegar hasta la casa y rescatarlos", relató Ortiz.

    Otro pueblo afectado fue Vega Alta, al norte de Puerto Rico. Allí, una mujer quedó atrapada debido a la crecida. La alcaldesa de este municipio comentó que la mujer estuvo nueve horas sostenida de un árbol hasta que la rescataron.

    Diferentes realidades

    La alcaldesa afirmó: "Estuve presente allí toda la noche. Ella llamó al 911. Llegamos con los bomberos, pero cuando intentábamos llegar hasta ella con el camión, la corriente lo movía. Luego lo intentamos con un camión de la Guardia Nacional y hasta una cadena humana, pero no se pudo porque la altura del agua sobrepasaba los cinco pies [1.5 m]".

    "Estaba oscuro, la escuchábamos gritar. Mientras iban pasando las horas perdíamos la esperanza. Cuando su voz comenzó a mermar y respondía más lento entramos en histeria. Lloramos mucho", agregó. Por fortuna, los bomberos alcanzaron a la mujer con una barcaza de motor.

    Así, estas historias dan cuenta de que el huracán Fiona se vivió desde diferentes realidades, unas más angustiantes que otras. 

    Fuentes, The New York Times y BBC 



    Mas noticias de Salud Pública