Lo que debe considerar al elegir el tratamiento antidepresivo más adecuado para su paciente

Experto recomienda elegir un fármaco determinado teniendo en cuenta los criterios válidos de evaluación de la eficacia, tolerabilidad y seguridad.

Luisa Ochoa

    Lo que debe considerar al elegir el tratamiento antidepresivo más adecuado para su paciente

    Múltiples estudios han confirmado que la psicoterapia y la medicación son claves en el tratamiento de los pacientes con depresión grave. Sin embargo, para el Dr. Hans-Peter Volz, psiquiatra y director médico del Hospital de Psiquiatría, Psicoterapia y Medicina Psicosomática Schloss Werneck, es importante tener en cuenta varios criterios y principios activos de los tratamientos para elegir el más adecuado.

    De acuerdo con el profesional, los metanálisis podrían ser útiles para evaluar la eficacia de una sustancia antidepresiva. Sobre ello y basado en las guías actuales de medicamentos antidepresivos, un equipo internacional de expertos publicó en la revista científica The Lancet un metanálisis que evaluó a 87.000 pacientes con depresión, de 522 estudios.

    Los investigadores descubrieron que las sustancias antidepresivas como amitriptilina, mirtazapina, duloxetina, venlafaxina, paroxetina, milnacipran, fluvoxamina, escitalopram y sertralina tenían mayor eficacia con relación al grupo placebo.

    También encontraron efectos adversos en los pacientes. Algunos de ellos son: disfunciones sexuales, aumento de peso, efectos cardiovasculares, toxicidad y el potencial de interacción.

    Disfunciones sexuales

    Según el Dr. Volz, los trastornos de las funciones sexuales se desencadenan principalmente por una fuerte inhibición de la recaptación de serotonina con la estimulación asociada de los receptores 5-HT2 postsinápticos. 

    Por otro lado, en el estudio citaron que las sustancias que rara vez causaron disfunción sexual fueron la moclobemida, la reboxetina, la agomelatina, la mirtazapina, el bupropión, los extractos de hierba de San Juan y la tianeptina.

    Aumento de peso

    Para el psiquiatra, aunque los metaanálisis llegaron a resultados diferentes, el aumento de peso fue el más frecuente con mirtazapina, amitriptilina y doxepina. Además de eso, el citalopram también puede provocarlo.

    Efectos secundarios cardiovasculares

    En este punto, los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina/noradrenalina, como la duloxetina, y milnacipran y el inhibidor selectivo de la recaptación de noradrenalina, la reboxetina, suelen provocar un aumento de la presión arterial y la frecuencia cardiaca, explicó Volz. 

    También mencionó que, "la disminución de la presión arterial y la taquicardia refleja suelen deberse al antagonismo de los receptores alfa 2. En este contexto, cabe destacar los antidepresivos tricíclicos. En menor medida, el escitalopram, la fluoxetina y la venlafaxina también podrían prolongar el intervalo QTc".

    Toxicidad

    De acuerdo al metanálisis, los antidepresivos pueden provocar daños en el hígado, aunque este efecto adverso varíe según el medicamento. Para el psiquiatra, las sustancias con mayor probabilidad de hepatotoxicidad eran la iproniazida, la fenelzina, la nefazodona, la imipramina, la amitriptilina, la duloxetina, el bupropión, la trazodona, la tianeptina y la agomelatina. 

    Asimismo, el menor potencial de daño hepático lo habrían mostrado el citalopram, el escitalopram, la paroxetina y la fluvoxamina.

    Potencial de interacción

    Las clases de sustancias activas utilizadas en el tratamiento antidepresivo podrían inhibir ciertas enzimas de degradación, siendo este último el único caso del extracto de hierba de San Juan. 

    Con los inhibidores o inductores siempre hay que comprobar si un medicamento existente puede ver reforzado o debilitado su efecto, enfatizó el Dr. Volz. Sin embargo, para poder evaluar esto, es necesario conocer las principales vías de degradación de todos los fármacos administrados.

    Guías actuales de medicamentos antidepresivos

    Cabe mencionar que las guías actuales de tratamientos para los pacientes con depresión comprenden:

    Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS): esta clase de fármacos aumentan la neurotransmisión serotoninérgica central al inhibir selectivamente la recaptación de serotonina de la hendidura sináptica. Además, sus principios activos son citalopram, escitalopram, fluoxetina, fluvoxamina, paroxetina, sertralina.

    Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina/noradrenalina (ISRSN): tienen de principios activos: venlafaxina, duloxetina y milnacipran.

    Antagonistas de los receptores alfa 2: estos medicamentos también aumentan la concentración intrasináptica de serotonina y noradrenalina al bloquear los receptores alfa 2. Además, tienen un marcado efecto antihistaminérgico, lo que explica sus propiedades sedantes y de aumento de peso. Sus principios activos son: mirtazapina y mianserina.

    Inhibidores no selectivos de la recaptación de monoaminas y antidepresivos tricíclicos y tetracíclicos (ADTC): también bloquean varios receptores como los colinérgicos centrales y periféricos, los histaminérgicos o los alfa 1-adrenérgicos, lo que provoca efectos adicionales. Tienen amitriptilina, clomipramina, doxepina, imipramina, nortriptilina, trimipramina.

    Inhibidores de la monoaminoxidasa (IMAO): estos fármacos bloquean el efecto de la monoaminoxidasa, por lo que la concentración de neurotransmisores como la serotonina, la noradrenalina y la dopamina aumenta y están más disponibles para la transmisión de señales en el cerebro.

    Trazodona: es un antagonista de los receptores de serotonina 2 y en dosis más altas también es un inhibidor de la recaptación de serotonina. 

    Tianeptina: a diferencia de otros antidepresivos, no aumenta la concentración de serotonina intrasináptica, sino que la disminuye al promover la recaptación de serotonina desde la hendidura sináptica hacia la neurona presináptica.

    Bupropión: es un inhibidor selectivo de la recaptación de dopamina y noradrenalina.

    Agomelatina: tiene efectos agonistas sobre los receptores de la melatonina, aunque no está claro en qué medida esto contribuye al efecto antidepresivo. 

    Sales de litio: no son antidepresivos, pero genera efectos en la regulación de los neurotransmisores y la expresión de los genes.

    Para los pacientes no tratados con depresión moderada y grave, las guías recomiendan la psicoterapia o la farmacoterapia con un nivel de recomendación equivalente a las preferencias del paciente.

    Finalmente, para el psiquiatra hay que tener en cuenta que si se va a iniciar una terapia con un antidepresivo, el fármaco debe seleccionarse según los criterios clásicos válidos de evaluación de la eficacia, la tolerabilidad y la seguridad del fármaco.

    Fuente consultada aquí.

    Mas noticias de Psiquiatría y psicología