Lumbalgia y dolor lumbar: ¿Cuáles son sus causas y síntomas neurológicos?

El dolor lumbar es un síntoma extremadamente común, experimentado por personas de todas las edades, el cual en 2015 limitó la actividad un 7,3% de la población.

Valentina Diaz Ospina

    Lumbalgia y dolor lumbar: ¿Cuáles son sus causas y síntomas neurológicos?

    Rara vez se puede identificar una causa específica de dolor lumbar; por lo tanto, la mayoría de las lumbalgias se denominan no específicas. El dolor lumbar se caracteriza por un rango de aspectos biofísicos, psicológicos y sociales que afectan la función y participación social de  la persona que la padece. 

    Causa número uno de discapacidad a nivel mundial

    Los mayores aumentos en la discapacidad causada por dolor lumbar en las últimas décadas se ha evidenciado en los países de bajos y medianos ingresos, donde los sistemas de salud y sociales están mal equipados para hacer frente a esta creciente carga.

    La incapacidad atribuida al dolor lumbar varía sustancialmente entre países, y está influenciada por las normas sociales, enfoques sanitarios y legislación locales. En los países de ingresos bajos y medianos, los sistemas de apoyo social formales e informales se ven negativamente afectados. Mientras que en los países de altos ingresos, la preocupación es que los enfoques de salud prevalentes para la espalda a la lumbalgia contribuye a la carga y el costo general en lugar de reducirlo.

    La lumbalgia es la causa número uno de discapacidad a nivel mundial. 

    ¿Qué es el dolor lumbar?

    El dolor lumbar es un síntoma, no una enfermedad, que puede ser el resultado de varias anormalidades conocidas o desconocidas diferentes. Se define por la ubicación del dolor, generalmente entre los márgenes inferiores de las costillas y los pliegues de las nalgas. Comúnmente se acompaña de dolor en una o ambas piernas y en algunas personas se asocia con síntomas neurológicos en las extremidades inferiores.

    Para casi todas las personas que presentan dolor lumbar, no se logra identificar un origen nociceptivo específico y finalmente se la clasifica como lumbalgia inespecífica. Existen algunas causas graves persistentes (malignidad, fractura vertebral, infección o trastornos inflamatorios como la espondiloartritis axial) que requieren identificación y tratamiento etiológico específico, pero representan una proporción muy pequeña de los casos.

    Las personas con lumbalgia suelen tener dolor concurrente en otros sitios del cuerpo, con más problemas generales físicos y mentales, en comparación con las personas que no informan dolor lumbar. Por tal motivo, muchas personas que consultan por dolor lumbar tienen diversos problemas en los factores psicológicos, sociales y biofísicos, así como las comorbilidades y mecanismos de procesamiento del dolor impactan tanto en la experiencia del dolor como en la discapacidad asociada.

    Causas de dolor lumbar

    Pese a que las pruebas clínicas no logran identificar con precisión el tejido donde se origina la mayoría de las lumbalgias, varias estructuras están inervadas y se ha demostrado que producen dolor cuando son estimuladas. En algunos casos, la anestesia local alivia el dolor.

    Varios hallazgos en las imágenes (radiografía, tomografía computarizada e imagen de resonancia magnética) identificados en personas con dolor lumbar también son comunes en personas sin tanto dolor, y su importancia en el diagnóstico da origen a mucho debate. Sin embargo, al menos en personas <50 años, algunas anomalías en IRM son más comunes en aquellos con lumbalgia que en aquellos sin lumbalgia, comprobando que varios hallazgos en IRM son asociados con la lumbalgia, incluido el cambio Modic tipo 1, la protrusión discal, la extrusión discal y la espondilólisis.

    Síntomas neurológicos asociados con la lumbalgia

    El dolor radicular ocurre cuando hay afectación de la raíz nerviosa; comúnmente llamada ciática. El término ciática es utilizado de manera inconsistente por médicos y pacientes para diferentes tipos de dolor en la pierna o la espalda y debe ser evitado.

    El diagnóstico del dolor radicular se basa en los hallazgos clínicos, incluyendo un historial de dolor en las piernas que sigue la geografía de uno o más dermatomas, dolor en las piernas peor que el dolor de espalda, empeoramiento del dolor en las piernas durante la tos, el estornudo o un esfuerzo, y en la prueba de levantar la pierna estirada.

    La estenosis espinal lumbar se caracteriza clínicamente por dolor u otra incomodidad al caminar o extender el pie, que se irradia en uno o ambos miembros inferiores y típicamente se alivia con el reposo o la flexión lumbar (claudicación neurogénica).

    Por lo general, es causada por el estrechamiento del canal o forámen espinal debido a una combinación de cambios degenerativos como la osteoartritis facetaria, la hipertrofia del ligamento amarillo (ligamento flavium), y discos abultados.

    Causas patológicas específicas del dolor lumbar

    Las causas de estenosis de dolor lumbar que podrían requerir tratamiento específico son las fracturas vertebrales, los trastornos inflamatorios (por ej., espondiloartritis axial), malignidad, infecciones y causas intraabdominales.

    Las llamadas banderas rojas o signos de alarma son historias de casos o hallazgos clínicos que se cree que aumentan el riesgo de una enfermedad grave; sin embargo, el 80% de las personas con lumbalgia tiene al menos una bandera roja a pesar de que menos del 1% tiene un trastorno grave. Casi todas las banderas rojas individuales recomendadas son poco informativas y no cambian sustancialmente las probabilidades post test de una anormalidad seria.

    ¿Qué tan común es el dolor lumbar?

    El dolor lumbar es poco común en la primera década de la vida, pero la prevalencia aumenta abruptamente durante la adolescencia. Alrededor del 40% de las personas de 9 a 18 años en los países de ingresos medianos y bajos informan haber tenido dolor lumbar. La mayoría de los adultos tendrá lumbalgia en algún momento.

    La media del período de prevalencia global en 1 año en la población adulta es de alrededor del 37%, alcanza su punto máximo en la mitad de la vida, y es más común en las mujeres que en hombres. La lumbalgia que se acompaña de limitación de la actividad aumenta con la edad.

    Fuente de consulta aquí

    Mas noticias de Ortopedia y Traumatología