Síntomas oculares en pacientes con rosácea

Estudios sugieren que personas con rosácea son más propensas a experimentar molestias y complicaciones oculares

María Camila Sánchez

    Síntomas oculares en pacientes con rosácea

    Los pacientes con rosácea son más propensos a experimentar síntomas oculares, como sensación de cuerpo extraño, picor, sequedad, hiperemia y telangiectasia conjuntival, según un estudio publicado recientemente en International Ophthalmology.

    En el estudio, los investigadores compararon los ojos derechos de 76 pacientes con acné rosáceo y 113 pacientes de la misma edad y sexo sin rosácea. La edad media de los pacientes era de 47 a 48 años, y aproximadamente el 63% eran mujeres. Se realizaron exámenes oftalmológicos que incluían el tiempo de ruptura de la lágrima y la meibografía infrarroja asistida por tomografía de coherencia óptica, y se pidió a los participantes que rellenaran el cuestionario del Índice de Enfermedades de la Superficie Ocular (OSDI), que, según los autores, se utiliza ampliamente para evaluar aspectos de las enfermedades de la superficie ocular.

    En comparación con los controles, un número significativamente mayor de pacientes con rosácea presentaba picor (35,5% frente a 17,7%), sequedad (46,1% frente a 10,6%), hiperemia (10,5% frente a 2,7%), telangiectasia conjuntival (26,3% frente a 1,8%) y meibomitis (52,6% frente a 31%) (P = .05 para todos), según los investigadores, de los Departamentos de Oftalmología y Dermatología de la Facultad de Medicina de la Universidad Dokuz Eylul de Izmir (Turquía). El síntoma ocular más frecuente entre los pacientes con rosácea era la sensación de cuerpo extraño (53,9% frente a 24,8%, P < 0,001).

    Los problemas de la superficie ocular también eran más comunes entre los que tenían rosácea, y las puntuaciones del OSDI eran significativamente más altas entre los que tenían rosácea, en comparación con los controles.

    La doctora Estee Williams, dermatóloga con consulta privada en la ciudad de Nueva York y profesora clínica adjunta de dermatología en el Hospital Mount Sinai, que no participó en el estudio, dijo que los resultados refuerzan la necesidad de tener en cuenta la rosácea ocular al examinar a un paciente.

    "El estudio es un recordatorio de que la rosácea ocular es, al igual que su homóloga facial, una enfermedad inflamatoria que puede manifestarse de muchas maneras; por esta razón, a menudo se diagnostica erróneamente o se pasa por alto", dijo Williams a Medscape Medical News. "Esto es desafortunado porque suele ser fácil de manejar".

    Añadió que se necesitan más estudios aleatorios y controlados para determinar los tratamientos óptimos para la rosácea ocular, que está infradiagnosticada. Parte de la razón por la que cree que está infradiagnosticada es que, a menudo, "los oftalmólogos no piensan en la rosácea ocular específicamente, a menos que se les dé la información de que el paciente sufre de rosácea. El paciente puede no ser consciente de que sus problemas de piel y de ojos están relacionados".

    El mensaje que se desprende del estudio, añadió Williams, es que los dermatólogos que tratan la rosácea deben estar preparados para examinar a sus pacientes con rosácea en busca de síntomas oculares, así como tener un conocimiento básico de la rosácea ocular y saber cuándo remitir a los pacientes a un oftalmólogo.

    "Los colirios sin conservantes suelen ser bien tolerados y un buen punto de partida para aquellos casos que se limitan sólo a los síntomas", dijo. "Sin embargo, una vez que el paciente presenta signos de inflamación manifiesta en el examen, como arcadas de vasos sanguíneos en el margen del párpado o en la parte blanca del ojo, suele ser necesario recetar medicamentos".

    Una limitación del estudio es que no se incluyeron los dos ojos de los pacientes, dijo Williams, señalando que la rosácea ocular suele ser bilateral.

    También se le pidió que comentara los resultados, el doctor Marc Lupin, dermatólogo de Victoria (Columbia Británica, Canadá) e instructor clínico del Departamento de Dermatología y Ciencias de la Piel de la Universidad de Columbia Británica, en Vancouver, señaló que uno de los defectos del estudio es que no tuvo en cuenta ningún efecto del tratamiento.

    "¿Estaban en tratamiento para su rosácea durante el estudio o antes del mismo?", preguntó Lupin. "Eso afectaría a los resultados oculares". Aun así, estuvo de acuerdo en que el estudio subraya la necesidad de que los dermatólogos sean conscientes de la alta incidencia de la rosácea ocular en los pacientes y de que aprecien que puede presentarse de forma sutil.

    Fuente consultada aquí

    Mas noticias de Oftalmología