Miopía: una deficiencia que puede mejorar con un buen estilo de vida

Los datos sobre la miopía y la deficiencia de la visión de cerca y de lejos se clasificaron de acuerdo con las regiones consideradas en el estudio sobre la carga mundial de morbilidad.

Valentina Diaz Ospina

    Miopía: una deficiencia que puede mejorar con un buen estilo de vida

    Para el 2015, había 312 millones de menores de 19 años con miopía,con un intervalo de credibilidad del 95%, de 265 millones a 369 millones. En general, esta deficiencia virtual tiene más prevalencia en los países de altos ingresos de la región de Asia y el Pacífico (53,4%), seguida de cerca por Asia oriental (51,6%).

    Cómo se evalúan estos datos 

    Los datos sobre la miopía y la deficiencia de la visión de cerca y de lejos se clasificaron de acuerdo con las regiones consideradas en el estudio sobre la carga mundial de morbilidad: i) Europa central, Europa oriental y Asia central; ii) Ingresos altos; iii) América Latina y el Caribe; iv) África del Norte y Oriente Medio; v) África subsahariana; vi) Asia sudoriental, Asia oriental y Oceanía. 

    En dónde tiene prevalencia la miopía infantil 

    La zona de residencia puede ser un determinante importante de la miopía infantil. A diferencia de las cataratas, se han encontrado tasas más altas de miopía infantil en las poblaciones urbanas de China y Australia.

    Esto puede deberse al efecto de las diferencias de estilo de vida (por ejemplo, los niños que viven en zonas rurales pasan más tiempo al aire libre), la urbanización o las diferencias en los sistemas escolares y las características demográficas tales como la condición socioeconómica y la etnia.

    El estilo de vida influye en el aumento de casos de afecciones oculares 

    Los cambios en el estilo de vida pueden causar un aumento en el número de personas con afecciones oculares. Por ejemplo, la reducción del tiempo que se pasa al aire libre, el aumento de las tareas en que se utiliza la visión de cerca y las mayores tasas de urbanización, entre otros factores, pueden contribuir a un aumento sustancial del número de personas con miopía en todo el mundo. 

    Según estimaciones que tienen en cuenta el crecimiento de la urbanización y del índice de desarrollo humano, el número de personas con miopía aumentará de 1.950 millones en 2010, a 3.360 millones en 2030.

    Durante el mismo período, se prevé que el número de personas con miopía alta, a menudo vinculada a complicaciones graves, aumente de 277,2 millones en 2010  a 516,7 millones en 2030.

    Factores de riesgo en la miopía

    El envejecimiento, el crecimiento de la población y el hecho de que la prevalencia de la deficiencia visual y de muchas afecciones oculares aumenta en la tercera edad también conducirán a un aumento sustancial del número de personas que necesitarán cuidados oculares en todo el mundo. 

    Los aumentos previstos en la carga de la miopía y la diabetes debido a los cambios en el estilo de vida, complicarán aún más este problema. Estos cambios demográficos tendrán un profundo efecto en los sistemas de salud y el personal de la atención ocular, ya sobrecargados. 

    ¿La miopía se puede prevenir?

    Las afecciones oculares que se pueden tratar eficazmente con intervenciones preventivas incluyen el tracoma, la oncocercosis y la miopía. Además, la prevención o el tratamiento de otras afecciones de la salud pueden ser eficaces para reducir la incidencia de afecciones oculares secundarias.

    La OMS considera que las gafas o lentes de contacto son intervenciones funcionales, ya que no eliminan ni curan el error de refracción tratando sus causas, más bien se utilizan para compensar errores de refracción comunes como la miopía, la hipermetropía y la presbicia.

    La presbicia, la hipermetropía y el astigmatismo no pueden prevenirse. En el caso de la miopía, por otra parte, el aumento del tiempo que los niños pasan al aire libre y la reducción de la actividad laboral en que se utiliza la visión de cerca podrían retrasar la aparición y el avance de la enfermedad, lo que reduce el riesgo de miopía alta y sus complicaciones.

    Existen también una serie de intervenciones ópticas, farmacológicas, conductuales y quirúrgicas para retrasar la aparición de la miopía o enlentecer su progresión a formas más avanzadas y complicaciones graves; sin embargo, se requiere investigación adicional.

    Es necesario educación para esta condición 

    También se necesitan nuevas estrategias para abordar los desafíos relacionados con la rápida aparición de afecciones oculares crónicas no transmisibles, como la retinopatía diabética, el glaucoma, la degeneración macular relacionada con la edad, las complicaciones de la miopía alta y la retinopatía del prematuro. 

    En contraste con las intervenciones únicas o de corto plazo requeridas para las cataratas, para tratar estas enfermedades hace falta una amplia gama de intervenciones, así como atención a largo plazo, lo que tendrá un profundo impacto en un sistema de salud y un personal que ya están sobreexigidos. 

    Estimaciones próximas en miopía 

    Tan solo con base en la carga prevista de la diabetes, se calcula que, para el año 2040, habrá un aumento del 50% en el número de personas en todo el mundo que necesitarán acceso a un examen de rutina (es decir, anual o bienal, dependiendo del entorno) (49) para la detección de la retinopatía diabética (50).

    Al igual que en las poblaciones adultas, el número de niños y adolescentes con errores de refracción, en particular miopía, crecerá sustancialmente en las próximas décadas (45, 55, 56). 

    Según una reciente revisión sistemática global y metaanálisis, se prevé que el número de niños y adolescentes con miopía aumenta en 200 millones entre los años 2000 y 2050. Es probable que este aumento sea más marcado en las poblaciones en rápida transición económica y tenga consecuencias importantes para la planificación de los servicios de atención ocular.

    Fuente: Informe mundial sobre la visión





    Mas noticias de Oftalmología