Lucidez terminal: ¿Cuál es la razón por la que algunos pacientes mejoran su diagnóstico antes de morir?

Algunos pacientes que han sido diagnosticado de graves afecciones pueden mejorar considerablemente cuando su pronóstico ya es definitivo

Matheus Magenta

    Lucidez terminal: ¿Cuál es la razón por la que algunos pacientes mejoran su diagnóstico antes de morir?

    Enfermedades que son consideradas crónicas y degenerativas pueden poner en vilo la vida de un paciente, muchos de sus familiares viven una batalla al saber el estado de salud de dicha persona, ya que para la ciencia y los médicos un tratamiento esperanza de vida es casi nulo, sin embargo, en algunos casos existe un evento en el que el enfermo puede mejorar espontáneamente y este suceso tiene su argumento científico.

    Este es el caso de una paciente mayor de 70 años de edad que fue diagnosticada con alzheimer donde su independencia para realizar algunas acciones estuvo desapareciendo con el tiempo, no obstante, cuando el diagnóstico era avanzado mejoró.

    "De la nada, comenzó a hablar con mi madre. Se acordaba de todo", dice su nieta Samanta. "Mi abuela siempre tuvo una personalidad muy fuerte, pero olvidaba quién era, perdía su esencia. Y, en los últimos días, volvió".

    "Termino consolando a mi mamá con mucho cariño, dijo que todo estaría bien el día 31. Mi mamá lloró mucho, dijo que no quería perderla. Terminó muriendo exactamente el 31 de agosto de 2011. En cierto modo, todo esto ayudó mucho a mi madre porque pudo cumplir el anhelo de su madre. Pudo sentarse y hablar con ella una vez más y decirle adiós", dice la nieta.

    Para muchos especialistas esta situación que vivió la familia, es algo normal y es que muchas veces cuando el paciente se encuentra en una fase terminal sobre todo aquellos que padecen de una enfermedad mental tienden a mejorar o a tener momentos sólidos de lucidez, donde según la ciencia y para muchos investigadores se trata del “último adiós”.

    Explicaciones científicas y estudios

    De acuerdo a la ciencia los episodios esporádicos de lucidez en enfermedades neurodegenerativas es muy común ya sea a etapas tempranas o al finalizando la condición, sin embargo, existen algunos episodios que se desconocen como los de comunicación cuando el paciente ya había perdido por completo su estabilidad, a lo que muchos estudios aún se dedican a descifrar.

    En el año 2009 de la mano de Michael Nahm y Bruce Greyson, del Departamento de Psiquiatría y Ciencias Neuroconductuales de la Universidad de Virginia (EE.UU.), se recopilaron 49 casos de pacientes de los que se pudo validar: 43% de estos tuvo una mejoría repentina un día antes de morir, el 41% siete días antes y el 10% ocho días antes.

    A lo que varios estudios han evidenciado que esté denominado suceso de “el último adiós” se puede producir a una descarga de adrenalina y otras sustancias que provocan cambios en el organismo, que podrían aumentar la presión arterial y la frecuencia cardiaca lo que pudiese influenciar en aquellos órganos y funciones dañadas por determinada patología.

    ¿Qué dicen los pocos estudios?

    Los investigadores y expertos dicen que las fluctuaciones en la conciencia son comunes en pacientes con demencia en las etapas tempranas a moderadas de la enfermedad.

    Pero los casos vinculados a este fenómeno tratan específicamente de episodios inesperados de lucidez en personas que habían perdido la capacidad de comunicarse de manera integral.

    La mayoría de los estudios y reportes sobre este tema se centran en pacientes con enfermedades neurodegenerativas, pero hay otros de personas que tenían tumores, abscesos cerebrales, meningitis, enfermedad pulmonar avanzada, coma o accidente cerebrovascular, por ejemplo.

    Y esta mejora repentina no siempre ocurre en vísperas de la muerte.

    En 2009, Michael Nahm y Bruce Greyson, del Departamento de Psiquiatría y Ciencias Neuroconductuales de la Universidad de Virginia (EE.UU.), recopilaron 49 casos descritos en la literatura médica.

    La pequeña muestra no permite sacar conclusiones amplias sobre el tema, pero sí da algunas pistas.

    De los 49 casos, el 43% tuvo una mejoría repentina un día antes de la muerte, el 41% de dos a siete días y el 10% de ocho a 30 días.

    La mayoría de los pacientes padecían demencia, cuya forma más común es la enfermedad de Alzheimer.

    En general, este síndrome tiene una condición de atrofia progresiva del cerebro, pérdidas de sinapsis y neuronas y acumulación de sustancias tóxicas asociadas a un deterioro cognitivo que compromete varias áreas, como la memoria, el lenguaje y el razonamiento.

    Las principales hipótesis

    Por otro lado, estos cambios de conciencia pueden reflejar "ajustes complejos en las cascadas de señalización (un evento desencadena el otro), modificaciones sinápticas, interacciones de la red neuronal y quizás compensación temporal o reversión de la inhibición funcional crónica debida a proteínas neurotóxicas".

    Fernandes, de la Universidad de Sao Paulo, plantea la hipótesis de que el cuerpo emite una descarga de hormonas del estrés cuando se da cuenta de que está cerca de la muerte, situación conocida como "lucha o huida", que es una especie de instinto de conservación fisiológica.

    Mas noticias de Neurología