¿Qué es el Vértigo Postural Paroxístico Benigno (BPPV), y cómo se maneja?

El vértigo está asociado con las migrañas, y los golpes en la cabeza, pueden no ser graves, pero hay que tener mucho cuidado para evitar complicaciones en tu actividad diaria.

Alexander Triana Yanquén

    ¿Qué es el Vértigo Postural Paroxístico Benigno (BPPV), y cómo se maneja?

    Esta condición causa episodios breves de mareos que pueden ser leves o intensos, presentar náuseas, vómito, inestabilidad o pérdida del equilibrio cuando están de pie o cuando caminan,  y se caracteriza por una sensación repentina de que todo da vueltas o de que todo da vueltas dentro de tu cabeza (vértigo). Se desconoce qué lo causa, pero está asociado a un golpe leve o fuerte en la cabeza, y las migrañas; también se le llama vértigo posicional paroxístico benigno idiopático.

    En qué momentos se presenta

    Puede desencadenarse en el momento que se producen cambios específicos en la posición de la cabeza (al inclinarla hacia arriba o hacia abajo, cuando te recuestas o cuando te giras o te sientas en la cama). Muy pocas veces se presenta el vértigo postural paroxístico benigno, y suele ser molesto, pero no es algo grave; salvo cuando aumenta la probabilidad de caídas como consecuencia de la misma sintomatología descrita anteriormente. Claro está, esos síntomas pueden ser intermitentes (aparecer y desaparecer) y durar menos de un minuto. 

    Qué tipo de actividades generan este vértigo

    Las actividades que causan los signos y síntomas pueden variar de una persona a otra. Sin embargo, casi siempre son provocados por cambios en la posición de la cabeza. Además, ciertos movimientos rítmicos anormales de los ojos suelen acompañar los síntomas del vértigo postural paroxístico benigno.

    Factores de riesgo

    El vértigo postural paroxístico benigno es más frecuente en las personas mayores de 50 años, aunque no discrimina la edad. También puede presentarse más en mujeres que en hombres. Una lesión en la cabeza o cualquier otro trastorno en los órganos del equilibrio del oído pueden volverse más sensibles a esta condición.

    Las causas menos comunes del BPPV incluyen trastornos que dañan el oído interno o, en raras ocasiones, el daño que se produce durante una cirugía de oído, o durante períodos prolongados en que las personas permanecen acostadas boca arriba, como en una silla de dentista. 

    La función del oído

    Dentro del oído hay un órgano diminuto llamado "laberinto vestibular". El cual incluye tres estructuras en forma de bucle (canales semicirculares) que contienen sensores fluidos y finos, similares a pelos, que detectan la rotación de la cabeza. Otras estructuras (órganos otolitos, que contienen cristales que nos hacen sensibles a la gravedad) en el oído detectan los movimientos (arriba y abajo, derecha e izquierda, adelante y atrás), y la posición de la cabeza en relación con la gravedad. 

    Por muchas razones, los cristales en los órganos otolitos pueden desprenderse, e introducirse en uno de los canales semicirculares (en especial, si se está recostado). Esto hace que el canal semicircular se vuelva sensible a los cambios de posición de la cabeza a los que normalmente no respondería, lo que te hace sentir mareado.

    Debes consultar a un médico cuando...

    Ten en cuenta que debes acudir a tu médico si tienes mareos o vértigo recurrentes, repentinos y graves, sin causa aparente y de manera prolongada. Eso sí, es poco frecuente que los mareos indiquen una enfermedad grave, pero dirígete de inmediato al centro de emergencia si tienes mareos o vértigo junto con: dolor de cabeza, diferente o muy fuerte; fiebre, visión doble o pérdida de la visión, auditiva, presentan dificultad para hablar, debilidad en las piernas o los brazos, pérdida del conocimiento, caídas o te cuesta caminar, y se siente un entumecimiento u hormigueo. Estas señales y síntomas pueden indicar un problema más grave.

    Fuente consultada aquí



    Mas noticias de Investigación