El veneno del caracol de mar podría conducir a nuevos analgésicos, según estudio

Los productos químicos que se encuentran en el veneno del caracol cono que habita en el mar, se están utilizando para desarrollar analgésicos menos adictivos.

Sergio Nicolás Ortiz Cortés Sergio Nicolás Ortiz Cortés
  • Sergio Nicolás Ortiz Cortés - Correo Electrónico

El veneno del caracol de mar podría conducir a nuevos analgésicos, según estudio


Desvelar los secretos del veneno mortal producido por un caracol de mar venenoso podría ser la clave para desarrollar analgésicos mejores y menos adictivos.

El veneno del caracol cono contiene sustancias químicas llamadas conotoxinas, que la criatura usa para paralizar a su presa al bloquear partes de su sistema nervioso.

Los científicos creen que una versión modificada del veneno podría formar la base de futuros medicamentos capaces de bloquear los receptores del dolor en el cuerpo humano.

Dirigidos por un equipo de la Universidad de Glasgow, los científicos se proponen aprender más sobre el veneno único producido por las criaturas marinas.

Andrew Jamison, el investigador principal del proyecto, dijo que si bien el "caracol cono puede parecer una perspectiva poco probable para los avances en el descubrimiento de fármacos", las conotoxinas que produce "tienen muchas propiedades intrigantes que ya se han mostrado prometedoras en la medicina".

Dijo que los investigadores de la universidad, junto con los del Laboratorio de Ciencia y Tecnología de la Defensa (DSTL), trabajarán para investigar cómo se estructuran los péptidos de conotoxina a nivel molecular.

Esto podría conducir a nuevas formas de relajantes musculares para la anestesia, o analgésicos que son tan efectivos como los opioides, pero que no tienen el mismo potencial asociado para la adicción.

Una vez que los investigadores hayan descubierto los secretos, se desarrollarán e investigarán nuevos medicamentos basados en sus hallazgos.

El Dr. Jamison dijo: "La capacidad de esas nuevas moléculas para interactuar con los receptores nicotínicos de acetilcolina podría conducir a nuevas formas de relajantes musculares para la anestesia, o analgésicos que son tan efectivos como los opioides, pero no tienen el mismo potencial asociado para la adicción.

"Es un proyecto emocionante y estamos ansiosos por comenzar".

Los caracoles cono rara vez lesionan gravemente a los humanos, pero ha habido casos en los que sus picaduras han matado a personas.

No hay antitoxina disponible en este momento, lo que significa que las picaduras graves no se pueden tratar, pero los investigadores esperan que su proyecto también pueda conducir al desarrollo del primer tratamiento para el envenenamiento por conotoxina.

Además de investigadores en Glasgow y en el DSTL, se utilizarán investigadores de aprendizaje automático e inteligencia artificial de la Universidad de Southampton para comprender mejor cómo funciona el veneno del caracol cono para afectar los músculos humanos.

Para tener en cuenta

-La estructura molecular del péptido de conotoxina les permite interactuar con los receptores nicotínicos de acetilcolina, lo que hace que el veneno de una picadura afecte los músculos humanos.

-La forma en que funciona el veneno del caracol cónico en los humanos podría formar la base de futuros medicamentos capaces de bloquear los receptores del dolor en el cuerpo humano.-

-Una versión modificada del veneno promete el desarrollo de nuevas formas de relajantes musculares para anestesia o analgésicos que son tan efectivos como los opioides, pero no tienen el mismo potencial de adicción.

-Si bien las picaduras del caracol cono rara vez son fatales , pueden tener fuertes efectos adversos y la investigación también podría conducir al desarrollo del primer tratamiento para el envenenamiento por conotoxinas.

Fuente consultada aquí.

Comunicador Social y Periodista egresado de la Universidad Sergio Arboleda en Bogotá. Periodista y Redactor en la Revista de Medicina y Salud Pública.

Mas noticias de Investigación