¿De qué se trata la lucidez terminal y por qué algunos pacientes mejoran justo antes de morir?

A lo largo del tiempo ha recibido diferentes nombres, tales como mejora de la muerte, último adiós, lucidez paradójica, mejora del adiós o último rayo del sol.

Isbelia Farías

    ¿De qué se trata la lucidez terminal y por qué algunos pacientes mejoran justo antes de morir?

    La mejora antes del fallecimiento es un fenómeno que se debate desde la Antigüedad. A lo largo del tiempo ha recibido diferentes nombres, tales como mejora de la muerte, último adiós, iluminación antes de la muerte, lucidez paradójica, mejora del adiós, lucidez terminal o último rayo del sol.

    Muchos reportes relacionan el fenómeno con casos de demencia, aunque también se han observado otras patologías. Son muchas las hipótesis que han tratado de explicar por qué ocurre esta mejora final, pero nunca ha sido probada hasta ahora.

    Se trata de episodios repentinos de lucidez en personas que habían perdido la capacidad de comunicarse. Muchos de estos pacientes tenían enfermedades neurodegenerativas, pero otras personas tenían meningitis, tumores, abscesos cerebrales, enfermedad pulmonar avanzada o accidente cerebrovascular.

    Los científicos Michael Nahm y Bruce Greyson, del Departamento de Psiquiatría y Ciencias Neuroconductuales de la Universidad de Virginia (EE.UU.), recopilaron 49 casos descritos en la literatura médica, en el 2009. El detalle es que se trata de una muestra muy pequeña para arrojar conclusiones.

    El filósofo y científico cognitivo Alexander Batthyány, investigador de instituciones de Hungría, Austria, Rusia y Liechtenstein, también abordó la prevalencia de la demencia en los pacientes con mejoría a la víspera de la muerte.  Analizó 38 casos de pacientes con demencia. Del total, el 44% de los episodios de mejora ocurrió un día antes de la muerte y el 31%, de dos a tres días. Además, el 43% de los episodios duraron menos de una hora y el 16% duraron un día o más.

    Las hipótesis

    Algunos investigadores han encontrado poco probable que este fenómeno se explique por una regeneración de las neuronas afectadas.

    Fernandes, de la Universidad de Sao Paulo, plantea la hipótesis de que el cuerpo emite una descarga de hormonas del estrés cuando se da cuenta de que está cerca de la muerte, situación conocida como "lucha o huida", que es una especie de instinto de conservación fisiológica.

    Explica que, en la fase inmediata anterior, se produce una liberación de adrenalina y otras sustancias que provocan cambios en el organismo, como el aumento de la frecuencia cardíaca y la presión arterial, que mejoran el funcionamiento de otros órganos posiblemente comprometidos, como mejor activación neuronal e incluso la lucidez del paciente.

    "Esto puede ser cuando el cuerpo siente que está a punto de morir. Entonces tendría esta liberación, pero es transitoria. Y cuando estos compuestos se agotan, el paciente empeora y muere", explica.

    Otros autores, como el profesor de Estudios Religiosos de la Universidad Estatal de California, Stafford Betty, cree que esto se debe al alma. "La razón por la que aparecen estos momentos de lucidez es que la conciencia del ser (que algunos llaman alma) ha logrado liberarse del cerebro y funcionar independientemente del sistema nervioso", dice.

    El neurofisiólogo Jimo Borjigin, de la Universidad de Michigan (EE.UU.), dirigió un estudio con ratones en 2013 y descubrió que, incluso después de que el corazón y la circulación sanguínea se detenían, el cerebro seguía funcionando.

    "En estos casos, cuando se cruza un umbral, el cerebro se activa y aumenta temporalmente su actividad con un alto nivel de conciencia que te permite hablar, actuar racionalmente y quizás eso es lo que hay detrás de la lucidez terminal", indica Jimo Borjigin.

    Sin embargo, es difícil probar todas estas hipótesis, pues, los pacientes no pueden por sí mismos autorizar la participación en estudios científicos. Además, el someterles a pruebas podría evitar que vivan ese momento significativo con sus seres queridos, entre otros obstáculos, así que por ahora el fenómeno continúa siendo un enigma.

    Fuente: aquí y aquí

    Mas noticias de Investigación