Acúfenos pulsátiles: se puede identificar la causa en 7 de cada 10 casos

Con una evaluación exhaustiva se puede identificar la causa subyacente del acúfenos pulsátil en más del 70% de los pacientes.

Denis Carolina Londoño

    Acúfenos pulsátiles: se puede identificar la causa en 7 de cada 10 casos

    De acuerdo con un artículo publicado en la revista JAMA Otolaryngology - Head & Neck Surgery por un grupo de expertos estadounidenses, la clasificación de las causas posibles, facilita la evaluación diagnóstica, la derivación a un especialista y el tratamiento con un enfoque centrado en el paciente, en lugar de centrarse únicamente en los compartimentos anatómicos".



    Las causas del acúfeno pulsátil se pueden dividir en tres categorías (estructural, vascular y metabólica), para facilitar su diagnóstico. Oír los latidos del propio corazón en el oído, puede causar problemas en la salud física y mental del paciente, debido a que puede provocar ansiedad, depresión e insomnio, entre otros trastornos. Adicionalmente, el acúfenos pulsátil, puede considerarse como signo de una enfermedad grave, sin embargo, diagnosticar la causa de esta afección es muy complejo.

    Según los autores del artículo, los pilares para el diagnóstico del acúfeno pulsátil incluyen: una historia clínica detallada, la realización de maniobras de provocación durante la exploración física, pruebas de imagen y la evaluación de los efectos en la salud mental. Este artículo repasa cada una de las categorías a las que pueden pertenecer las distintas causas de los acúfenos pulsátiles, destacando los elementos o exámenes útiles para el diagnóstico.

    Causas estructurales

    Las causas estructurales de los acúfenos pulsátiles, como las neoplasias y las anomalías patológicas del hueso temporal, pueden observarse con una resonancia magnética o una tomografía computarizada de cabeza y cuello. 

    Las neoplasias que con más frecuencia causan acúfenos pulsátiles son los paragangliomas y los schwannomas vestibulares. En los paragangliomas el acúfeno pulsátil no cambia con la compresión de la vena yugular o con la compresión de la arteria occipital, pero se exacerba con el ejercicio; el examen otoscópico revela a menudo una masa retrotimpánica. En los schwannomas vestibulares, el examen otoscópico es normal, pero la pérdida de audición neurosensorial suele estar presente ipsilateral al acúfeno pulsátil. Las alteraciones del hueso temporal aumentan la percepción de los sonidos internos, incluidas las pulsaciones. También puede producirse una hipoacusia de conducción y vértigo inducido por el ruido (fenómeno de Tullio).

    Causas vasculares

    Las causas vasculares del acúfeno pulsátil incluyen alteraciones arteriales y venosas. Las causas arteriales, que pueden determinarse con los exámenes vasculares adecuados, incluyen la estenosis, la disección, la displasia fibromuscular, el aneurisma y las alteraciones carotídeas, además de la fístula arteriovenosa. El tratamiento de estas causas no solo elimina el acúfeno pulsátil, sino que puede prevenir un ictus isquémico o hemorrágico. 

    Se debe sospechar una causa venosa cuando el sonido es bajo y sincronizado con los latidos del corazón y mejora con la compresión de la vena yugular ipsilateral. En estos casos se debe realizar una manometría venosa cerebral y una prueba de oclusión para confirmar el diagnóstico. Otra causa vascular es la hipertensión intracraneal idiopática, que se caracteriza por cefaleas que cambian con la posición (por ejemplo, al agacharse para dejar los zapatos) y la pérdida de visión transitoria o progresiva. En estos casos se debe hacer una la punción lumbar.

    Causa metabólica

    Una de las causas metabólicas más frecuentes del acúfeno pulsátil es la ototoxicidad de los fármacos (por ejemplo, los aminoglucósidos orales y el cisplatino). El acúfeno pulsátil suele ser una manifestación temprana de la ototoxicidad, que precede a la pérdida de audición permanente. Otras posibles causas son las afecciones sistémicas como la anemia o el hipertiroidismo, que pueden diagnosticarse con una analítica sanguínea y pruebas de la función tiroidea. En estos casos, el acçufeno pulsátil tiende a ser agudo y a estar relacionado con el aumento del gasto cardiaco.

    "A diferencia del acúfeno no pulsátil, con una evaluación exhaustiva, la causa subyacente del acúfeno pulsátil puede identificarse en más del 70% de los pacientes", concluyen los autores.

    Fuente consultada aquí

    Mas noticias de Investigación