La experiencia marcada por la fe de la enfermera oncóloga Adria García

La enfermera Adria García comenta sobre su experiencia en el área de la oncología.

Isbelia Farías

    La experiencia marcada por la fe de la enfermera oncóloga Adria García

    La enfermera oncóloga, Adria García, comenta sobre la formación especial que debe tener un enfermero con su especialidad, a lo cual aclara que este profesional debe tener un grado asociado a la enfermería más unos años adicionales de experiencia en el área oncológica.

    Desde su experiencia, ella ha sido el enlace entre el oncólogo y el paciente, para llevarle a este último el plan de tratamiento de una forma que lo pueda entender, ya que el paciente recibe mucha información cuando recibe el diagnóstico.

    Ella narra sobre el caso de un paciente que, a su vez, es médico, y a García le tocó orientarlo. Él mismo paciente comentaba que se sentía abrumado por la cantidad de información que había recibido, preguntándose cómo sería asumir ese rol de paciente.

    García afirma que la caracteriza la empatía, por lo que ella le dio apoyo emocional a este médico para ayudarle a comprender su tratamiento, ya que muchos consideran que el cáncer es una condición que les llevará a la muerte.

    Pero, desde la esperanza y la vocación que definen a García, ella asesora a sus pacientes sobre los tratamientos actuales y cómo ahora la persona puede tener una mejor calidad de vida, a partir de lo que ella ha observado en los 19 años que lleva de su trayectoria.

    Adria García, enfermera oncóloga ponente del evento organizado por MSP y el Hospital Auxilio Mutuo. Puerto Rico Frente al Cáncer: Avances y resto en el tratamiento. 

    El vínculo entre oncólogo y paciente

    García señala que los enfermeros hacen una convención anual para mantenerse a la vanguardia, además de aprender todos los días, con el fin de dar lo mejor de sí a los pacientes afectados por cáncer en Puerto Rico.

    Esto exige que conozcan sobre los tratamientos que están siendo indicados, las reacciones y efectos secundarios, ya que, también mezclan quimioterapias y esto se debe hacer de una manera segura; igualmente, deben reconocer cuáles son las emergencias oncológicas de un paciente.

    Asimismo, deben cumplir con una gran responsabilidad, porque solo una enfermera oncóloga podría discernir lo que sucede y motivar al paciente para que se adhiera al tratamiento.

    Las enfermeras oncólogas también verifican los tratamientos y sugieren a los médicos oncólogos qué se puede agregar a ese tratamiento para que no cause náuseas, todo con el propósito de que el paciente tenga una buena experiencia dentro de todo, pues, ellos sienten cansancio, fatiga, pueden bajar sus glóbulos blancos y sus plaquetas, por lo que es un camino difícil, pero las enfermeras oncólogas abordan todos estos detalles, considerando también a los cuidadores.

    Experiencias que le han marcado

    En cuanto a su práctica, la enfermera García recuerda que todos los que trabajan en el ámbito de oncología tienen muchas experiencias que les marcan.

    Resalta que, una vez que inicia el tratamiento, ella les ofrece una oración a los pacientes y, sin ella esperarlo, los pacientes le dicen luego cuánto significan esas oraciones en el primer día.

    Además, algo que ella acostumbra hacer es que, cuando ve un recién diagnosticado, ella refiere a otro paciente para que ambas experiencias se fusionen y se brinden apoyo.

    Así, un paciente ayuda al otro y esto trae satisfacción, tanto a los pacientes que ayudan como a ella.

    Por último, ella recuerda a un paciente que estaba en inmunoterapia, se la colocó en el pecho, y el paciente tenía una fe increíble que le motivó y contribuyó a su mejoría.

    Son experiencias espirituales que han marcado su vida y la impulsan a continuar siendo una enfermera oncóloga que brinda un trato humanístico a todos sus pacientes. 

    Mas noticias de Humanidades Médicas