Dra. Rodríguez, la primera cardióloga especializada en enfermedades congénitas del corazón en Puerto Rico

Tal como lo prometió antes de irse, la especialista retornó a la Isla con el objetivo de atender las condiciones cardíacas congénitas de los puertorriqueños.

Luisa Ochoa

    Dra. Rodríguez, la primera cardióloga especializada en enfermedades congénitas del corazón en Puerto Rico

    La Dra. Carla Patricia Rodríguez Monserrate, regresó a su país siendo la primera cardióloga especializada en enfermedades congénitas del corazón en adultos, una meta que se había propuesto antes de viajar a Boston, Estados Unidos, donde desarrolló esta compleja especialidad.

    "Decidí volver a Puerto Rico porque mi meta siempre fue regresar y ofrecer una especialidad que no había en la Isla, reconociendo que hay una necesidad de pacientes con distintas enfermedades congénitas del corazón que necesitan de este cuidado", destacó.

    Ser la pionera en este campo médico en el país es un motivo de orgullo y satisfacción que resalta el posicionamiento de las mujeres en la medicina y abre puertas al crecimiento de más profesionales de la salud en distintas subespecialidades.

    "En los Estados Unidos la distribución de sub-especialistas de cardiopatías congénitas en el adulto somos mitad hombres y mitad mujeres e incluso fundadores de la subespecialidad son mujeres, tengo mentores féminas que nos inspiran", afirmó.

    En Puerto Rico el panorama es diferente, por ello la Dra. Rodríguez resaltó que, "siendo mujer me siento sumamente orgullosa, reconociendo las barreras que han pasado distintas mujeres en nuestro campo de cardiología en general y gracias a ellas hoy en día somos más las mujeres que hacemos esta especialidad".

    Una trayectoria llena de pasión por la cardiología

    La cardióloga estudió en la Escuela de Medicina de la Universidad Central del Caribe (UCC) en Bayamón y cursó tres años de Medicina Interna en el Hospital de Veteranos. También ocupó la posición como Jefa del Programa de Residencia por un año hasta que condujo su carrera médica hacia la cardiología.

    En el año 2017 recibió la confirmación de que se entrenaría en el "board certified" en enfermedades congénitas cardíacas en pacientes adultos como parte de una asociación entre los hospitales Boston Children´s Hospital y el Brigham Women's Hospital.

    Su entrenamiento de dos años le permitió conocer todo tipo de patologías congénitas del corazón. En el último año se enfocó en la especialidad de cardio-obstetricia; cuando terminó continuó como médico y profesora en Boston durante dos años más, a la vez que investigaba sobre las cardiopatías congénitas y atendía pacientes en varias clínicas.

    "Me quedé un poco más del tiempo en Estados Unidos porque quería tener la destreza y experiencia necesaria para traer este cuidado; es un reto al que siempre habría aspirado y creo que hay mucho por hacer en Puerto Rico", reconoció.

    Ciertamente, la investigación ha hecho parte de su vida y ha sido uno de los logros más reconocidos a lo largo de su trayectoria profesional.

    "Durante los dos años de entrenamiento obtuve una beca que me permitió ir a la convención aortopatías genéticas de parte de la Asociación del Síndrome de Marfan, una condición genética de pacientes que desarrollan una dilatación de la aorta, entre otros tipos de manifestaciones, así que tuve la oportunidad de conocer distintos investigadores y médicos que trabajan directamente con nuestros pacientes de Marfan". 

    También obtuvo varios fondos de investigación para hacer un estudio sobre la secuela neurocognitiva en pacientes sobrevivientes de cardiopatías congénitas y otro sobre el COVID-19 y pacientes con cardiopatías congénitas.

    Sus mentores: pilares fundamentales para la especialista

    Sin duda, la Dra. Rodríguez, contó con valiosos mentores para llegar a ser la persona y profesional que hoy en día es. A ellos agradece por sus conocimientos, entrega y paciencia durante varios años.

    "Dos de mis mentores en Puerto Rico son el Dr. Enrique Carrión y la Dra. Ana Finch que son dos cardiólogos pediátricos espectaculares y tuve la oportunidad de trabajar de cerca con ellos cuando estaba en mi entrenamiento de cardiología general", afirmó.

    "Una vez que llego a Boston tengo la oportunidad de trabajar de cerca con la Dra. Anne Marie Valente, Dr. Michelle Gurvitz y el Dr. Michael Landzberg que son parte de los pioneros en la creación de las guías para el manejo de pacientes con estas condiciones".

    Entre las condiciones más frecuentes que atiende se encuentran la válvula aórtica bicúspide; tetralogía de Fallot y el síndrome de hipoplasia del ventrículo izquierdo.

    La principal misión de la doctora es entender cómo se comportan las condiciones congénitas del corazón de los pacientes y ofrecerles calidad de vida, teniendo presente las potenciales complicaciones que pueden sufrir con el paso del tiempo.

    Retos y metas de ejercer su especialidad en Puerto Rico

    Uno de los principales retos que enfrenta a diario es entablar una relación de confianza con sus pacientes, ya que la mayoría han sido atendidos por cardiólogos pediátricos durante años, por lo que crear nuevos vínculos de apoyo entre médico y paciente es un proceso clave en su práctica médica.

    También añadió: "lo otro que es retante, es porque esta especialidad es nueva en Puerto Rico y es un reto hacerle entender al sistema de salud, planes médicos y los proveedores de salud, que existe una especialidad que se dedica a ver estos pacientes tan complejos, anatómicamente y fisiológicamente. Necesitamos más educación y que los proveedores de salud sepan que esto existe".

    Entre sus principales metas se encuentra el poder robustecer la práctica de las enfermedades congénitas del corazón en el adulto y trabajar de la mano con los residentes de las escuelas de medicina de Puerto Rico para dar a conocer la especialidad. 

    "A largo plazo me gustaría continuar y fortalecer una afiliación directa con Boston, de manera que tengamos la oportunidad de seguir la investigación y ofreciendo cuidado tanto en Puerto Rico como en Boston y que los pacientes no se vean atados a que tengan que mudarse permanentemente a Estados Unidos a ser tratados", complementó.

    "Hay que tener pasión por lo que hacemos"

    Finalmente, la destacada especialista compartió un mensaje para otros médicos que están en formación o empezando su etapa práctica.

    "Mi mayor consejo para los médicos que quieran otra subespecialidad o estén en proceso de entrenarse es paciencia y pasión, porque no solamente es satisfactoria la manera como vemos los pacientes, los tratamos, llegamos al diagnóstico y les ofrecemos calidad de vida; también hay que tener mucha pasión por lo que hacemos especialmente en estos momentos donde enfrentamos ciertas dificultades como país y como sistema de salud".

    El logro de la Dra. Rodríguez y su pasión por atender las enfermedades congénitas cardíacas es un beneficio para la clase médica y los pacientes

    Para consultas o citas

    Centro Cardiovascular De Puerto Rico y el Caribe 

    Primer piso Suite 3 

    Tel. 787-754-8500, ext. 1227, 787-679-8800

    Manatí Medical Center

    Segundo Piso Suite 203

    787-918-0066

    Horario: Lunes a viernes

    8:00 am – 5:00 pm



    Mas noticias de Humanidades Médicas