Trasmisión del VPH no distingue género, por ello enfatizamos en la vacunación, recalca Dra. Ortiz

Para la población femenina hay más opciones para detectarlo, pero ambos sexos lo trasmiten.

María Camila Sánchez

    Trasmisión del VPH no distingue género, por ello enfatizamos en la vacunación, recalca Dra. Ortiz

    Durante las últimas décadas se ha confirmado que la incidencia del virus es la misma en hombres y en mujeres, aun cuando no hay una estadística certera del porcentaje de población masculina que contrae el virus. Sin embargo, se diagnostica con mayor frecuencia en mujeres sexualmente activas.

    Así lo indicó la  Dra. Alexandra Ortiz Orama, ginecóloga obstetra del Centro Médico Episcopal San Lucas de Ponce, quien aseguró que esta Infección de Transmisión Sexual (ITS) es una de las más comunes en jóvenes entre los 20 y los 25 años.

    "No estamos detectando el virus en los hombres porque no tenemos pruebas para realizarles; no contamos con una prueba estandarizada para ellos, solo para las mujeres. Por lo tanto, solo nos damos cuenta de que se presenta en mujeres, pero los hombres lo tienen igual de frecuente que las mujeres", resaltó la experta.

    Adicional a esto, la experta mencionó que la prevalencia de diagnóstico del VPH recae, principalmente, en mujeres jóvenes entre los 20 y los 25 años. Esto se debe a que, en esa etapa reproductiva, el cuello de la matriz está expuesto hacia la vagina, de modo que es más fácil contraer el virus.

    "Es por esto que no se debe realizar la prueba antes de los 21 años, porque si realizamos la prueba del VPH antes de esa edad, la gran mayoría van a salir positivas y van a derivar una serie problemas psicológicos en las jóvenes y la urgencia de recurrir a tratamientos innecesarios", dijo. 

    Se han identificado más de 200 cepas del Virus del Papiloma Humano, sin embargo, los expertos resaltan el riesgo potencial de las cepas 16, 18, 6 y 11 al estar estrechamente relacionadas con el desarrollo de cáncer cervical, cáncer vaginal, cáncer de ano y cáncer oral.

    "El VPH es una de las infecciones más comunes en, por ejemplo, Estados Unidos. Alrededor de 20 millones personas lo contagian todos los años, y se dice que 4 mujeres, de cada 5, van a contraerlo en algún momento de su vida", enfatizó la experta.

    Detección del VPH: No produce síntomas en etapa inicial

    Por lo general, el diagnóstico se realiza como procedimiento rutinario que hace parte del protocolo de consulta cuando las mujeres acuden a realizarse exámenes ginecológicos, como el PAP. Desafortunadamente, esta es la única manera de poder detectar la presencia del virus, ya que no existen pruebas de sangre y, por lo tanto, solo es detectable en mujeres.

    "Las personas que lo tienen, no saben que lo tienen, y se detecta gracias a resultados de pruebas comunes. Ahora bien, cuando las mujeres presentan síntomas, como sangrado y/o dolor durante las relaciones sexuales, descargas vaginales sanguinolentas, entre otras, pueden ser ya señales de que la paciente está en etapa de precáncer o cáncer de cérvix, ocasionado por el VPH", aseguró la Dra. Ortiz.

    Una vez las mujeres son diagnosticadas con VPH, reciben seguimiento clínico para identificar el comportamiento del virus en el organismo de la paciente, y el daño que está haciendo en el cuerpo, si la infección que porta contiene las cepas más peligrosas, entre otros. 

    De ahí la importancia de seguir las recomendaciones médicas de asistir regularmente al ginecólogo, fortalecer el sistema inmune porque, de hecho, la mayoría de las mujeres pueden eliminar este virus por sí mismas: "Realmente, este virus se puede eliminar en aproximadamente 2 años, por ello es importante la buena salud, el ejercicio, la alimentación y la buena práctica sexual para combatirlo".

    Además, también es pertinente recordar que este virus es altamente transmisible y no necesariamente se propaga a través de la penetración vaginal, sino por el contacto piel con piel, relación oral, vaginal o anal.

    Campañas de prevención contra el VPH

    Debemos recordar que, hasta el momento, no existe un medicamento que pueda eliminar el virus por completo. Sin embargo, si la mujer presenta alteraciones en las pruebas de cáncer, puede ser sometida a una colposcopia para, nuevamente, detallar el porcentaje de daño ha causado en el organismo. Si el virus ya ha exacerbado a una etapa pre cancerosa, la paciente puede recibir tratamiento como la criocirugía y la remoción del área afectada.

    Los demás tratamientos tienen un enfoque más preventivo para que la mujer trate de eliminar virus, e impedir que este alcance etapas altamente riesgosas para su salud.

    Con el paso de los años, la vacunación ha ido mejorando, aunque la experta reconoce que aún hay mucho por hacer: "Primero teníamos una vacuna contra dos cepas, la segunda atacaba cuatro, y actualmente la vacuna que tenemos combate 9 cepas de alto riesgo".

    Recientemente, la medicina y, sobre todo, la especialidad de ginecología celebró un hito importante para la lucha contra este virus que fue la ampliación del grupo objetivo de prevención e inmunidad que recibirían las vacunas, pues desde los 26 años, fue ampliada hasta los 45.

    "La mejor edad para vacunarse es a los 12 años, antes de que la persona esté sexualmente activa, porque una vez ya hay actividad sexual, la probabilidad de que la persona esté en contacto con el virus es altísima", confesó la especialista.

    Constantes estudios acerca del tema, han comprobado que la vacuna es altamente segura y efectiva, de manera que no deberían surgir temores en torno a su aplicación. De hecho, los efectos secundarios de la vacuna no son nada graves, y tampoco altera la salud o deja efectos negativos.

    "La receptividad de las vacunas ha sido buena, todo el mundo desea vacunarse. Hay limitaciones entre planes médicos, ya que está aprobada hasta los 45 años, pero la cobertura es hasta los 26. Después de esa edad, solo algunos planes específicos la cubren, dado que la probabilidad de que la persona esté activa sexualmente después de los 26 años es alta", explicó. "Si, por ejemplo, alguien tiene la cepa 16, que es la más peligrosa, vas a tener una cobertura contra las otras cepas. Es importante, también, que los pacientes sepan que, aunque tengan el virus, se deben vacunar".

    Recomendaciones generales de la experta para la prevención del VPH

    "Lo más valioso es visitar al médico para hacer las pruebas de rutina. Nosotras las mujeres tenemos unas pruebas muy considerables que debemos realizar anualmente, especialmente la mamografía después de los 40. Además, debemos cuidar la alimentación, hacer ejercicio 3 o 4 veces a la semana, tomar vitamina y ácido fólico en edad reproductiva, que ayuda a evitar defectos congénitos si salimos embarazadas, como la espina bífida. Son hábitos preventivos que debemos seguir", concluyó.




    Mas noticias de Ginecología-Obstetricia