¿Qué es un embarazo ectópico y qué mujeres corren más riesgos de sufrir esta complicación?

Otras partes del cuerpo simplemente no pueden proteger y nutrir a un embrión, porque no están diseñadas para ello.

Yolimarian Torres Yolimarian Torres

    ¿Qué es un embarazo ectópico y qué mujeres corren más riesgos de sufrir esta complicación?

    De acuerdo a la literatura médica, un embarazo ectópico es un óvulo fecundado implantado fuera del útero

    Los especialistas refieren que aunque esto ocurre en aproximadamente el 2% de las gestaciones, está contemplada como una de las complicaciones más comunes durante el embarazo y por ello su conocimiento es importante.

    Lo normal es que el óvulo y el espermatozoide deben encontrarse y combinarse dentro de las Trompas de Falopio. Una vez que el óvulo ha sido fecundado, este se debe desplazar por la trompa hasta el útero, donde crece.

    No obstante, en este caso este proceso natural no ocurre y el óvulo fecundado no llega hasta el útero, sino que se implanta en la trompa o puede acabar en un ovario, el cuello uterino o incluso en el abdomen.

    A la fecha se han registrado casos en los que los óvulos fecundados se han implantado en cicatrices de partos por cesárea u otras intervenciones quirúrgicas. Pero más del 90% de los embarazos ectópicos son tubáricos.

    Llevar a término los embarazos tubáricos es casi imposible, porque un óvulo fecundado no sobrevive mucho tiempo fuera del útero. ¿La razón? Otras partes del cuerpo simplemente no pueden proteger y nutrir a un embrión, porque no están diseñadas para ello.

    Una condición común, pero riesgosa

    El mayor riesgo lo tienen las mujeres ectópicas que ya han tenido uno antes, aunque las probabilidades también son mayores en aquellas que tienen infecciones pélvicas o cirugías uterinas previas. La fecundación in vitro también aumenta el riesgo. Sin embargo, la mitad de este tipo de gestaciones se producen en personas sin ningún factor de riesgo.

    La certeza que tienen los especialistas es que este tipo de embarazo es peligroso, ya que el embrión implantado sigue creciendo en la estrecha trompa y alrededor de la tercera semana es lo suficientemente grande como para presionar la trompa desde dentro.

    Con este crecimiento la presión aumenté y la paciente suele presentar síntomas como dolor abdominal, sangrado vaginal y desmayos. Cuando debido a la presión del embrión en crecimiento la trompa se rompe, la paciente siente un dolor punzante o desgarrador en un lado del abdomen, cerca de la ingle, junto con una bajada de tensión y otros síntomas de shock.

    En estos casos, la rotura de la trompa puede provocar una hemorragia que puede llegar a ser mortal si no se trata con cirugía. Los embarazos ectópicos son la principal causa de mortalidad materna en el primer trimestre.

    El quirófano no es la única alternativa

    El tratamiento de los embarazos ectópicos depende del historial de salud de la paciente y de una evaluación médica de su estado. Las mujeres sanas con bajo riesgo de rotura inminente pueden recibir una inyección de metotrexato. El metotrexato es un fármaco que también se utiliza para tratar el cáncer y los trastornos autoinmunes, el cual dificulta la formación de ADN o la multiplicación de las células.

    Con este medicamento el embrión deja de crecer y el organismo acaba por reabsorberlo. Una o dos dosis suelen ser eficaces.

    Si la trompa uterina se ha roto, la paciente necesita una intervención quirúrgica de urgencia. A través de una pequeña incisión, el cirujano extrae el embrión de la trompa uterina, a veces con toda o parte de la propia trompa.

    El tratamiento de esta afección pone fin al embarazo, razón por la cual algunas personas confunden el tratamiento del embarazo ectópico con el aborto electivo. Pero con o sin intervención, los embarazos ectópicos no sobreviven más allá de los primeros meses. Por el contrario, terminan mucho antes de que sea posible un parto saludable.

    Es imposible "salvar" un embarazo ectópico trasladando el embrión al útero. Extraer el embrión del lugar donde está adherido provoca daños irreparables en él.

    Fuente consultada aquí.



    Licenciada en Comunicación Social egresada de la Universidad de Los Andes, Táchira, Venezuela. Locutora Certificada por la Universidad Central de Venezuela. Redactora de Medicina y Salud Pública.

    Mas noticias de Ginecología-Obstetricia