Inequidad económica y riesgos de vida, preocupación de los especialistas tras decisiones sobre el aborto

La recomendación es darle a la mujer toda la información y herramientas para evitar poner en riesgo su salud.

Yolimarian Torres Yolimarian Torres

    Inequidad económica y riesgos de vida, preocupación de los especialistas tras decisiones sobre el aborto

    En medio del rechazo que implica el pronunciamiento de La Corte Suprema donde limitan el derecho constitucional al aborto, dejando la decisión de permitir o no la interrupción del embarazo a los estados.

    La Dra. Annette Pérez Delboy, directora del Centro Ashford y especialista en medicina materno fetal, expresó su rechazo a lo anunciado por las leyes en Estados Unidos y Puerto Rico, ya que, en su opinión, no es solo lo que ocurrió con la Ley Roe vs. Wade, sino con el Proyecto del Senado 693, el cual fue aprobado recientemente.

    "Si ponemos esta terminación de embarazo en manos del Gobierno, lo que ocurriría es que las personas, sin alcance económico, llegarían tarde al médico y no puedan tomar la decisión de seguir o no seguir en el embarazo", así lo indicó la Dra. Pérez Delboy, quien destaca que las líneas divisorias entre los Estados harán más difícil el acceso, ante la decisión de la Corte Suprema estadounidense de prohibir el aborto.

    "Yo creo que es devastador, porque como médico no podemos dar el cuidado médicos, entendiendo por qué a la madre no le estamos dando un derecho de salud segura para ella, su hijo y su familia. Esto no tiene que ver con creencias y sin ética, estamos dejando que legisladores decidan por una madre", dijo. 

    Agregó que el mayor desafío es que los Estados que permiten el aborto, como California y New York, podrían tener problemas para atender a todas las pacientes, adicionalmente que los planes de salud que sirven en un territorio no funciona en otros. 

    "O sea, tienen que pagar todo el servicio, o sea, se está comprometiendo la salud de estas mujeres. Entonces es aquí donde inicia el manejo clandestino, donde muchas veces los médicos son criminalizados por tratar de ayudar a una mujer, inclusive pueden ir a la cárcel por hacer su trabajo", sentenció. 

    Sobre la Ley en Puerto Rico 

    El Senado de Puerto Rico aprobó el pasado 21 de junio un decreto que prohíbe la interrupción del aborto a partir de las 22 semanas de gestación, después de recibir 16 votos a favor de los 14 necesarios en la Cámara Alta. 

    Tras un debate de más de tres horas, el Senado puertoriqueño ha avalado que se considere como "viable todo lo concebido" en el vientre materno de 22 semanas o más de gestación, con excepción de algunos criterios que deberán ser determinados por el médico, según ha informado el Senado de Puerto Rico en un comunicado.

    "Me están limitando, me ponen una línea entre lo que considera un legislador como viabilidad. No podemos trazar una ley con una línea, y eso puede cambiar, la viabilidad en un hospital, en un centro de una montaña, no es la misma que en un centro terciario. La viabilidad que están creando en Puerto Rico no existe, eso es en Estados Unidos donde los hospitales son sumamente grandes y 22 semanas no es algo viable en este momento y ese es el problema", explicó la Dra. Delboy. 

    Todos los médicos están uniendo esfuerzos para elevar la voz y poder decir que esto afecta la relación con el paciente, porque se van a tener problemas de inequidad económica, donde las personas con más recursos llegarán a tiempo y los que no, podrían verse afectados. 

    En opinión de la especialista, son muchas cosas las que se deben hacer antes de poder decidir cómo proceder en los casos en donde la mujer supere la semana 24 y ya no pueda abortar, según la Ley en Puerto Rico.

    "Nos dicen que la madre puede dar en adopción a ese bebé, pero no sabemos cómo iniciar ese proceso una vez nazca. Lo importante es dar opciones, que el pueblo de Puerto Rico conozca lo que puede hacer", dijo. 

    Enfatizó en que los promotores de la Ley en Puerto Rico no escucharon a la comunidad médica, cuando decidieron proponer la semana 22 como fecha para poder abortar. 

    "Queremos algo seguro para la mujer. Nos podemos unir, tener a un psicólogo que hale sobre el impacto de abortar, pero también el tener un hijo que puede ser maltratado o abusado por un padre, y escuchar a esa madre, explicándole todo desde la parte médica, religiosa y psiquiátrica", explicó. 

    Vea el programa completo:


    Licenciada en Comunicación Social egresada de la Universidad de Los Andes, Táchira, Venezuela. Locutora Certificada por la Universidad Central de Venezuela. Redactora de Medicina y Salud Pública.

    Mas noticias de Ginecología-Obstetricia