Conozca todo sobre las pruebas médicas que debemos hacernos regularmente

Aunque las pruebas diagnósticas suelen contribuir de modo fundamental en la toma de decisiones médicas, pueden tener consecuencias no planeadas.

Yolimarian Torres Yolimarian Torres

    Conozca todo sobre las pruebas médicas que debemos hacernos regularmente

    Las pruebas médicas pueden ayudar a detectar una enfermedad, hacer un diagnóstico, planificar un tratamiento, verificar si el tratamiento está funcionando o vigilar una condición. Un médico puede pedirle estas pruebas como parte de un chequeo de rutina, para detectar ciertas enfermedades y trastornos o para controlar su salud.

    Aquí te explicamos en qué consisten y si tienes dudas puedes consultar con tu médico.

    Amniocentesis

    La amniocentesis es una prueba diagnóstica que se realiza durante el embarazo a mujeres cuyos bebés presentan aparentes riesgos genéticos o cromosómicos, y en la cual se extrae una pequeña cantidad de líquido amniótico con el fin de estudiar posibles trastornos fetales.

    Cuándo se hace una amniocentesis

    Las indicaciones principales de la amniocentesis son las siguientes:

    El estudio de malformaciones o enfermedades genéticas en el feto, como por ejemplo la trisomía del cromosoma 21 o síndrome de Down. 

    *Se suele realizar entre las semanas 15 y 18 del embarazo.

    imagen-cuerpo

    La prueba se utiliza para determinar si los pulmones de un feto están lo suficientemente maduros como para que pueda nacer con seguridad. 

    Análisis de heces 

    El análisis de heces es una prueba diagnóstica que se utiliza en medicina para el estudio de alteraciones del aparato digestivo principalmente. Consiste en recoger una pequeña cantidad de heces para después analizarla en el laboratorio. Los estudios más frecuentes que se realizan sobre las heces son:

    *Estudio físico

    *Estudio bioquímico

    *Prueba de Van Kamer

    *Detección de enzimas

    *Sangre oculta en heces

    *Examen en fresco

    *Coprocultivo:

    Análisis de orina 

    El análisis de orina es una prueba diagnóstica que se utiliza con mucha frecuencia en la medicina y que consiste en recoger una pequeña cantidad de orina para después analizarla en el laboratorio. Gracias ella podemos obtener información que ayuda al diagnóstico de patologías habituales o urgentes.

    Se pueden dividir los tipos de análisis de orina según el método de recogida, aunque en esencia consisten en el mismo tipo de estudio:

    Análisis de orina básico

    *Análisis de orina de 24 horas

    *Análisis de orina con sonda

    Las enfermedades en las que más se pide un análisis de orina son:

    *Aquellas que afectan al riñón (glomerulonefritis, cálculos urinarios, etcétera).

    *También se pide en enfermedades sistémicas como la diabetes mellitus o enfermedades autoinmunes (artritis reumatoide, lupus…).

    *Es útil, además, en la detección de infecciones de la orina, ya sean infecciones leves o graves (cistitis o pielonefritis complicadas).

    Análisis de sangre

    El análisis de sangre es una de las pruebas médicas más utilizada y de mayor importancia en la práctica clínica. Consiste en extraer una pequeña cantidad de sangre venosa del paciente, que después es transportada al laboratorio para analizarla y determinar su composición.

    En una analítica podemos encontrar numerosos datos, muchos de los cuales pueden sonarnos a chino dadas sus siglas y diferentes cifras. A continuación intentaremos esclarecer qué significa cada uno de ellos, cuáles son los niveles normales y cuáles indican que algo está alterado en nuestro organismo.

    Normalmente, los que más se solicitan para el estudio son el hemograma y la bioquímica sanguínea:

    Hemograma: es un estudio cuantitativo que evalúa la concentración de cada uno de los elementos celulares de la sangre. 

    Bioquímica: es el estudio de las sustancias químicas presentes en la sangre. Ejemplos: potasio, calcio, sodio, magnesio, vitaminas, hormonas…

    imagen-cuerpo

    El análisis de sangre es una prueba que puede ser solicitada para casi cualquier consulta médica, con el fin de valorar el estado general del paciente.

    Análisis del PSA

    El PSA son las siglas por las que se conoce al antígeno específico de la próstata (Prostate-Specific Antigen). La próstata es una glándula que sólo existe en el varón y que abraza a la uretra por debajo de la vejiga. Se encarga de producir muchas sustancias, muchas de ellas necesarias para la producción del semen. Entre esas sustancias se encuentra el PSA, que es una molécula que se puede medir en la sangre determinando así su concentración.

    El análisis del PSA es una prueba de fácil realización y poco agresiva, se trata de una analítica de sangre sencilla. Sus resultados deben ser interpretados con cautela. La prueba que sigue siendo hoy la más útil para detectar el cáncer de próstata precozmente es realizarse un tacto rectal anualmente a partir de los 50 años de edad.

    Angiografía

    La angiografía es una técnica basada en los rayos X que permite estudiar los vasos sanguíneos y su recorrido en cualquier zona del cuerpo. Consiste en introducir un cable alargado, que se llama catéter, a través de los vasos sanguíneos. Una vez dentro, se instila un contraste radiológico dentro de los vasos a estudiar, y mediante rayos X se pueden ver los vasos ‘dibujados’ en la imagen.

    Alguno de sus usos ha sido desplazado por la ecografía doppler, que permite además medir el flujo de sangre, pero todavía hoy resulta esencial para el estudio anatómico de vasos sanguíneos, para planificar una cirugía, o para intervenir directamente mediante cateterismos.

    Anoscopia

    La anoscopia es una técnica que permite visualizar el interior del ano, el conducto anal y la parte baja del recto, es decir, los últimos 10 cm del tubo digestivo. 

    Gracias a este estudio se pueden realizar diagnósticos de enfermedades locales, y así se podrá decidir qué tratamiento es necesario. Para ello se utiliza un anoscopio, un tubo de unos 8-10 cm de largo y unos 3-4 cm de diámetro.

    Si deseas realizarte alguna lo primero que debes hacer es consultar con tu médico para saber cuál te conviene más. 

    Mas noticias de General