Estudio sugiere que ustekinumab y vedolizumab son seguros en pacientes con EII durante el embarazo

Los resultados apuntan a la necesidad de opciones seguras para tratar la enfermedad inflamatoria intestinal en esta etapa.

Luisa Ochoa

    Estudio sugiere que ustekinumab y vedolizumab son seguros en pacientes con EII durante el embarazo

    Según un estudio publicado en Journal of Crohn's and Colitis, el uso de nuevos productos biológicos como ustekinumab y vedolizumab durante el embarazo puede ser seguro, con resultados favorables en el embarazo y en el posnatal del bebé.

    Los resultados, que provienen del Czech IBD Working Group, apuntan a la necesidad de opciones seguras para tratar la enfermedad inflamatoria intestinal (IBD) durante el embarazo, escribieron los investigadores dirigidos por Katarina Mitrova, MD, PhD, del Clinical and Research Center for Inflammatory Intestinal.

    Al respecto, los científicos explicaron que, "dado que la terapia a largo plazo puede afectar el embarazo y los resultados neonatales, se necesitan pruebas sólidas para tranquilizar a los pacientes sobre la seguridad". "Los últimos años han visto un progreso significativo en la investigación sobre el tratamiento anti-TNF en el embarazo, lo que confirma su uso seguro, pero los datos sobre los nuevos productos biológicos aún son limitados", añadieron.

    En un estudio observacional multicéntrico prospectivo de mujeres con EII, los investigadores incluyeron 54 embarazos en 49 mujeres expuestas a ustekinumab y 39 embarazos en 37 mujeres expuestas a vedolizumab 2 meses antes de la concepción o durante el embarazo entre enero de 2017 y diciembre de 2021 en 15 centros de todo el mundo.

    El grupo de control de 90 embarazos en 81 mujeres se recolectó retrospectivamente e incluyó a mujeres embarazadas con EII expuestas a la terapia con factor de necrosis tumoral (TNF) (29 % a adalimumab y 71 % a infliximab) en dos centros entre 2013 y 2021. Solo se incluyeron en los análisis los embarazos de feto único debido al mayor riesgo de complicaciones en los embarazos múltiples, anotaron los investigadores.

    Alrededor del 94 % de los pacientes tratados con ustekinumab tenían la enfermedad de Crohn, mientras que la distribución de la enfermedad fue casi igual en los pacientes tratados con vedolizumab. Se notificó enfermedad activa en cualquier momento durante el embarazo en el 17 % de las mujeres que recibieron ustekinumab y en el 23 % de las que recibieron vedolizumab, así como en el 10 % de las que recibieron terapia anti-TNF.

    Los embarazos resultaron en nacidos vivos en el 79,9 % del grupo ustekinumab, el 89,7 % del grupo vedolizumab y el 87,8 % del grupo anti-TNF; Sin embargo, estas diferencias no fueron estadísticamente significativas.

    En general, no hubo diferencias significativas en los resultados del embarazo entre los grupos de vedolizumab o ustekinumab o los controles. De manera similar, no hubo señales de seguridad negativas en los resultados posnatales de niños de hasta 1 año de vida, incluidas medidas como el crecimiento, el desarrollo psicomotor y el riesgo de alergia, atopia o complicaciones infecciosas.

    Ustekinumab se administró por última vez durante el embarazo en la mediana de la semana 33 de gestación, con un rango de 18 a 38 semanas. Cinco mujeres suspendieron el tratamiento durante el segundo trimestre y 37 continuaron usándolo durante el tercer trimestre. Se administró un régimen intensificado, acortando el intervalo a 4-6 semanas, a 13 pacientes. No hubo brotes de la enfermedad después de suspender el tratamiento.

    Vedolizumab se administró por última vez durante el embarazo en la mediana de la semana 32 de gestación, con un rango de 18 a 38 semanas. Siete mujeres suspendieron el tratamiento durante el segundo trimestre y 27 continuaron usándolo en el tercer trimestre. Se utilizó un régimen intensificado en seis embarazos. No se observó recaída de la enfermedad después de la suspensión del tratamiento.

    De los embarazos que dieron como resultado nacidos vivos, se produjeron complicaciones relacionadas con el embarazo materno en seis mujeres (14 %) tratadas con ustekinumab y siete mujeres (20 %) tratadas con vedolizumab. La complicación más frecuente fue la diabetes mellitus gestacional, seguida de la hipertensión arterial, la preeclampsia y la hemorragia intraparto. La tasa de complicaciones no fue significativamente diferente de la población de control para ninguno de los biológicos.

    El día del parto se recolectó sangre venosa materna y sangre del cordón umbilical para determinar los niveles de ustekinumab y vedolizumab. Se necesitan estudios adicionales debido a la pequeña población general del estudio, sugirieron los investigadores.

    "De acuerdo con las pautas recientes, se recomienda continuar con la terapia biológica, incluidos los nuevos productos biológicos, durante todo el embarazo para prevenir la recaída de la enfermedad, que es un factor de riesgo importante de resultados adversos del embarazo", escribieron los investigadores.

    "Los datos sobre la seguridad de los productos biológicos que no son anti-TNF en el embarazo están limitados por números pequeños y, en muchos casos, por un diseño retrospectivo", dijo Eugenia Shmidt, MD, profesora asistente en la división de gastroenterología, hepatología y nutrición de la Universidad de Minnesota y fundadora de la Clínica de Preconcepción y Planificación del Embarazo de la EII de la universidad. 

    Asimismo, destacó que la naturaleza prospectiva y el mayor tamaño de este estudio lo convierten en una contribución particularmente valiosa para el campo. "Esperemos que los médicos de la EII estén seguros de que ustekinumab y vedolizumab son seguros tanto para la madre como para el bebé y pueden continuar durante todo el embarazo".

    Fuente consultada aquí.

    Mas noticias de Gastroenterología