Cirugía bariátrica: ¿La mejor opción para bajar de peso?

Esta intervención se realiza solo después de haber intentado bajar de peso con mejores hábitos alimenticios y ejercicio.

Pedro Felipe Cuellar

    Cirugía bariátrica: ¿La mejor opción para bajar de peso?

    Es el procedimiento clínico para reducción de peso mediante una cirugía, pero este tipo de procedimiento es la opción actual, que se utiliza cuando el paciente ya ha intentado perder peso mediante métodos como ejercicio, hábitos de alimentación saludables, medicamentos y aun así no logra.



    Se ha demostrado que tras una cirugía bariátrica exitosa, los pacientes obtienen beneficios como reducción de la glucemia y la presión arterial, reducción o eliminación de la apnea del sueño, reducción de la carga de trabajo del corazón y de los niveles de colesterol, ayudando a mitigar el impacto de otras comorbilidades preexistentes. 



    La cirugía bariátrica está destinada a alcanzar dos objetivos: "el primero es una pérdida de exceso de peso que tiene que tener ciertas características; una debe ser adecuada y debe ser a largo plazo evitar estos problemas de rebote", sostiene el Dr. Luis Órnelas, cirujano bariátrico de Puerto Rico. 



    El segundo, en el condicionamiento del control metabólico en los pacientes, "esto se refiere a la mejoría o la resolución de las enfermedades a las que suele asociarse la obesidad, entre ellas la diabetes mellitus, pero también otras que son importantísimas como hipertensión arterial como dislipidemia mixta, problemas de reflujo gastroesofágico y problemas de sueño", explicó el experto.



    Tipos de procedimientos



    Hay varios enfoques para la cirugía bariátrica, pero todos los procedimientos son malabsortivos o restrictivos, y en algunos casos una combinación de los dos.



    Los procedimientos malabsortivos cambian la forma en la que funciona el aparato digestivo. Los alimentos se redirigen sin pasar a través de una amplia porción del estómago y del intestino delgado que absorbe algunas calorías y nutrientes. Estos procedimientos se conocen como procedimientos de "bypass" o derivación gástrica.



    Los procedimientos restrictivos reducen enormemente el tamaño del estómago para que contenga menos alimentos, pero el resto de las funciones digestivas se mantienen intactas.



    El cirujano bariátrico inserta los instrumentos miniatura especializados en el paciente, a través de incisiones pequeñas hechas en la pared abdominal. Comparada con una cirugía de incisión grande, la técnica de la laparoscopia:



    • Promueve una sanación y recuperación más rápidas.

    • Reduce el dolor.

    • Reduce la posibilidad de una infección.



    El procedimiento puede durar de 1 a 3 horas, y los pacientes generalmente permanecen en el hospital luego de la cirugía de 2 a 4 días. La mayoría de los pacientes pueden regresar a la escuela o al trabajo en un tiempo de entre 2 a 6 semanas.



    Gastrectomía laparoscópica en manga



    Esta es una forma restrictiva de cirugía para bajar de peso en la que se extirpa alrededor de 2/3 del estómago. El tamaño del estómago se adapta y termina pareciendo una manga o un tubo. Sus ventajas son que no provoca malabsorción.



    La gastrectomía en manga proporciona algunas ventajas comparadas con los procedimientos bariátricos como el no necesitar conexiones nuevas entre los intestinos (como se necesitan con el bypass gástrico laparoscópico), el no necesitar ajustes como se necesitan con la banda gástrica laparoscópica, y la posibilidad de convertirla después ya sea en un bypass gástrico o en una banda gástrica laparoscópica si es necesario.



    Se encontró que la pérdida de peso inicial debida únicamente a la gastrectomía en manga es muy buena (del 50 al 60 % del peso excesivo) al año y comparable con el bypass gástrico laparoscópico. 



    Bypass gástrico Roux-en-Y laparoscópico



    La cirugía del bypass gástrico es un procedimiento quirúrgico que altera el proceso de la digestión.



    Esta operación es un proceso tanto restrictivo como malabsortivo que no solo implica reducir el tamaño del estómago, sino que también evita pasar por una amplia cantidad del intestino delgado para poder reducir la cantidad de alimento que absorbe el cuerpo. 



    Después de que un paciente ingiere el alimento, este viaja directamente a la parte inferior del intestino delgado, evitando el duodeno y parte del yeyuno (primera y segunda parte del intestino delgado). 



    Al evitar estas secciones del intestino, se limita la cantidad de calorías y nutrientes que se absorben en el cuerpo. Mientras que los procedimientos malabsortivos son más eficaces para contribuir a la pérdida de peso que aquellos que solamente son restrictivos, también implican más riesgo de deficiencias en la nutrición.



    Riesgos latentes de la cirugía bariátrica

    Ya que la cirugía bariátrica puede tener efectos secundarios graves, se deben considerar los beneficios para la salud a largo plazo y se debe determinar que son mayores que los riesgos.



    Algunas complicaciones posibles incluyen, a manera de ejemplo, las siguientes:



    • Infección.

    • Obstrucción intestinal.

    • Deficiencias nutricionales.

    • Reflujo gastroesofágico.

    • Coágulos sanguíneos.

    • Neumonía.

    • Úlcera sangrante.



    A pesar de que la operación se puede hacer laparoscópicamente, todas las cirugías bariátricas son consideradas cirugías mayores y como con cualquier procedimiento quirúrgico, puede haber complicaciones. 



    ¿Quién puede hacerse este procedimiento?



    En general, la cirugía bariátrica podría ser una opción para ti si:



    • Tu índice de masa corporal es de 40 o más (obesidad extrema).

    • Tu índice de masa corporal es de 35 a 39,9 (obesidad), y tienes un problema de salud grave relacionado con el peso, como diabetes tipo 2, presión arterial alta o apnea del sueño grave. 



    En algunos casos, puedes reunir los requisitos de ciertos tipos de cirugía de pérdida de peso si tu índice de masa corporal es de 30 a 34 y tienes problemas de salud graves relacionados con el peso.



    Fuente: StanfordChildren´s 



    Mas noticias de Gastroenterología