Miles de vidas en riesgo por los altos e incontrolados precios de la insulina en Estados Unidos

Casi todas las personas dependientes de la insulina entrevistadas por Human Rights Watch dijeron que habían racionado la insulina analógica porque era muy cara, tomando menos de la recomendada por su médico.

Pedro Felipe Cuellar

    Miles de vidas en riesgo por los altos e incontrolados precios de la insulina en Estados Unidos

    Dentro del informe, "´If I´m Out of Insulin, I´m Going to Die:´ United States´ Lack of Regulation Fuels Crisis of Unaffordable Insulin", se describen las repercusiones sobre los derechos humanos como el de la vida debido a las políticas del gobierno estadounidense que hacen inasequible para muchas personas, una medicación esencial para la vida como la insulina.

    Gobierno de Estados Unidos y sus políticas de salud frente a la insulina

    Actualmente, el Gobierno de Estados Unidos no garantiza un acceso equitativo y asequible a la insulina, viola el derecho a la salud de las personas con diabetes y provoca regularmente consecuencias trágicas para muchas de ellas, señaló Human Rights Watch.

    Esta entidad de derechos humanos descubrió que los precios exorbitantes de la insulina y la cobertura inadecuada del seguro médico pueden hacer que las personas tengan que pagar mucho dinero de su bolsillo por este medicamento, contribuyendo a un racionamiento de peligroso y potencialmente letal que obliga a las personas a renunciar a otras necesidades básicas y afecta desproporcionadamente los grupos social y económicamente marginados.

    Estados Unidos y la diabetes

    Unos 27 millones de adultos en Estados Unidos han sido diagnosticados con diabetes, y unos ocho millones utilizan uno o más tipos de insulina para regular su nivel de azúcar en sangre. Sin ella, las personas pueden experimentar un alto nivel de azúcar en sangre, o hiperglucemia, que puede dar lugar a complicaciones graves e incluso mortales. 

    Los motivos de estos elevados precios están claros

    A diferencia de la mayoría de los países, Estados Unidos no regula directamente los precios de los medicamentos. No existe un sistema que establezcan un precio justo para los medicamentos antes de que entren en el mercado o que restrinjan cuánto pueden aumentar los precios los fabricantes o los intermediarios. Los precios de la insulina analógica en Estados Unidos son hasta más de ocho veces superiores a la media de los otros 32 países que hacen parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico.

    Hablan los pacientes crónicos

    Human Rights Watch entrevistó a 50 personas, entre ellas 31 con enfermedades crónicas, 18 de las cuales tenían diabetes insulinodependiente. También, revisó extensas fuentes secundarias y datos de precios disponibles públicamente para tres de los análogos de insulina más utilizados: Humalog, Novolog y Lantus. 

    Casi todas las personas dependientes de la insulina entrevistadas dijeron que habían racionado la insulina analógica porque era muy cara, tomando menos medicina de la recomendada por su médico para alargar su suministro.

    Aunque las rápidas subidas de precios se han ralentizado o han cesado en los últimos años bajo el escrutinio de los responsables políticos, los pacientes, los defensores y los medios de comunicación, aún así, los precios de la insulina siguen siendo elevados y afectan negativamente a la vida de las personas que no disponen de un seguro médico adecuado o de ayudas benéfica para mitigar los costes.

    Cada uno de estos medicamentos es producido por una de las tres multinacionales farmacéuticas que dominan colectivamente el mercado mundial de la insulina, respectivamente: la estadounidense Eli Lilly, la danesa Novo Nordisk y la francesa Sanofi.

    Las cargas derivadas de los elevados costos de los medicamentos 

    Estas son intrínsecamente regresivas, ya que las personas más pobres deben pagar una parte mucho mayor de sus ingresos por sus medicamentos, en igualdad de condiciones.

    La insulina inasequible socava los derechos humanos en virtud del derecho internacional, incluido el derecho al más alto nivel posible de salud, el derecho al acceso equitativo y asequible a los medicamentos esenciales, el derecho a la igualdad de protección ante la ley y la no discriminación, y el derecho a un nivel de vida adecuado.

    El gobierno de EE.UU. debe promulgar políticas que garanticen que los medicamentos esenciales, como la insulina, sean asequibles para todos los que los necesiten, independientemente del seguro, la riqueza o el estatus de ciudadanía.

    Esto puede requerir una legislación que reduzca y regule los precios de los medicamentos esenciales como la insulina. El Congreso también debería mejorar la asequibilidad y disponibilidad de un seguro médico de calidad para las personas con ingresos bajos y medios.

    Fuente consultada aquí.

    Mas noticias de Endocrinología-Diabetes