Cáncer de Piel: signos de alerta, factores de riesgo y tipos

El mayor riesgo es la exposición prolongada y sin protección al sol.

Yolimarian Torres Yolimarian Torres

    Cáncer de Piel: signos de alerta, factores de riesgo y tipos

    La literatura médica indica que el cáncer de piel, es el crecimiento anormal de las células de la piel, y se suele desarrollar en la piel expuesta al sol. Sin embargo, este cáncer también puede ocurrir en zonas de piel que normalmente no están expuestas a la luz solar.

    No obstante, el doctor Francisco Colón Fontánez, dermatólogo con subespecialidad en dermatología pediátrica, enfatiza en que el cáncer de piel sigue siendo causado principalmente por la acumulación de radiación solar en la epidermis como consecuencia de la intensa exposición al sol.

    Existen tres tipos principales de cáncer de piel: carcinoma basocelular, carcinoma espinocelular y melanoma.

    Síntomas

    Dónde se desarrolla el cáncer de piel

    El cáncer de piel se manifiesta principalmente en las zonas de la piel más expuestas al sol, como el cuero cabelludo, el rostro, los labios, las orejas, el cuello, el pecho, los brazos y las manos, y, en el caso de las mujeres, las piernas. Pero también puede formarse en áreas que rara vez ven la luz del día: las palmas de las manos, debajo de las uñas de las manos o de los pies y el área genital.

    El cáncer de piel afecta a personas de todos los tonos de piel, incluidas aquellas con tez más oscura. Cuando el melanoma ocurre en personas con tonos de piel oscuros, es más probable que ocurra en áreas que normalmente no están expuestas al sol, como las palmas de las manos y las plantas de los pies.

    Signos y síntomas del carcinoma de células basales

    Por lo general, los carcinomas de células basales se producen en áreas del cuerpo expuestas al sol, como el cuello o el rostro.

    El carcinoma de células basales puede aparecer como:

    *Un bulto ceroso o perlado

    *Una lesión plana, parecida a una cicatriz marrón o del color de la piel

    *Una úlcera con costras o sangrante que se cura y regresa

    Signos y síntomas del carcinoma espinocelular

    En la mayoría de los casos, el carcinoma espinocelular se produce en áreas del cuerpo expuestas al sol, como el rostro, las orejas y las manos. Las personas con piel más oscura son más propensas a desarrollar carcinomas espinocelulares en áreas que generalmente no están expuestas al sol.

    El carcinoma espinocelular puede aparecer como:

    *Un nódulo rojo y firme

    *Una lesión plana con una superficie escamosa y con costras

    Signos y síntomas del melanoma

    El melanoma puede formarse en cualquier parte del cuerpo, en la piel normal o en un lunar existente que se vuelve canceroso. El melanoma aparece con mayor frecuencia en el rostro o el tronco de los hombres afectados. 

    En las mujeres, este tipo de cáncer más a menudo se desarrolla en la parte inferior de las piernas. Tanto en los hombres como en las mujeres, el melanoma se puede producir en la piel que no ha sido expuesta al sol.

    El melanoma puede afectar a las personas de todos los tipos de piel. En las personas con tonos de piel más oscura, el melanoma tiende a producirse en las palmas de las manos o las plantas de los pies, o bajo las uñas de los pies o las manos.

    Los signos de melanoma incluyen los siguientes:

    *Un área grande y amarronada con pintitas más oscuras

    *Un lunar que cambia de color, tamaño o sensación, o que sangra

    *Una lesión pequeña con un borde irregular y partes que aparecen de color rojo, rosa, blanco, azul o azul oscuro

    *Una lesión dolorosa que pica o arde

    *Lesiones oscuras en las palmas de las manos, las plantas de los pies, las yemas de los dedos de las manos o los pies, o en el recubrimiento de las mucosas de la boca, la nariz, la vagina o el ano

    *Signos y síntomas de tipos de cáncer de piel menos frecuentes

    Otros tipos de cáncer de piel menos frecuentes incluyen:

    Sarcoma de Kaposi. Esta forma poco frecuente de cáncer de piel se desarrolla en los vasos sanguíneos de la piel y causa manchas rojas o púrpuras en la piel o las membranas mucosas.

    El sarcoma de Kaposi ocurre principalmente en personas con sistemas inmunitarios debilitados, como las personas con SIDA, y en personas que toman medicamentos que suprimen su inmunidad natural, como las personas que se han sometido a trasplantes de órganos.

    Otras personas con un mayor riesgo de sarcoma de Kaposi son los hombres jóvenes que viven en África o los hombres mayores de ascendencia judía italiana o del este de Europa.

    Carcinoma de células de Merkel. El carcinoma de células de Merkel causa nódulos firmes y brillantes que se producen en la piel, o justo debajo de ella, y en los folículos pilosos. El carcinoma de células de Merkel se encuentra con mayor frecuencia en la cabeza, el cuello y el tronco.

    Carcinoma de glándulas sebáceas. Este cáncer poco frecuente y agresivo se origina en las glándulas sebáceas de la piel. Los carcinomas de las glándulas sebáceas, que generalmente aparecen como nódulos duros e indoloros, pueden desarrollarse en cualquier parte, pero la mayoría se presenta en el párpado, donde se los suele confundir con otros problemas de párpado.

    El cáncer de piel ocurre cuando se producen errores (mutaciones) en el ADN de las células de la piel. Las mutaciones ocasionan un crecimiento fuera de control de las células y la formación de una masa de células cancerosas.

    Factores de riesgo

    Algunos factores que pueden aumentar el riesgo de sufrir cáncer de piel son:

    Piel clara.

    Antecedentes de quemaduras por el sol. 

    Exposición excesiva al sol. 

    Climas soleados o en grandes altitudes. 

    Lunares.

    Lesiones cutáneas precancerosas. 

    Antecedentes familiares de cáncer de piel.

    Sistema inmunitario debilitado. 

    La exposición a ciertas sustancias. La exposición a determinadas sustancias, como arsénico, puede aumentar el riesgo de cáncer de piel.

    Prevención

    La mayoría de los tipos de cáncer de piel se pueden prevenir. Para protegerte, sigue estos consejos de prevención del cáncer de piel:

    Evita el sol durante el mediodía. Para muchas personas en Norteamérica, los rayos solares son más fuertes entre las 10 a. m. y las 4 p. m. Programa actividades al aire libre para otros momentos del día, incluso en invierno o cuando el cielo esté nublado.

    Durante todo el año absorbes radiación UV, y las nubes ofrecen poca protección contra los rayos nocivos. Evitar el sol cuando esté más fuerte ayuda a evitar las quemaduras solares y el bronceado que causan daños en la piel y aumentan el riesgo de desarrollar cáncer de piel. La exposición solar acumulada con el tiempo también puede causar cáncer de piel.

    Usa protector solar todo el año. Los filtros solares no filtran toda la radiación UV perjudicial, especialmente la radiación que puede provocar un melanoma. Pero desempeñan un papel importante en un programa general de protección solar.

    Usa un protector solar de amplio espectro con un FPS de al menos 30, incluso en días nublados. Colócate abundante cantidad de protector solar, y vuelve a aplicarlo cada dos horas, o con más frecuencia si estás nadando o transpirando. Usa una cantidad generosa de protector solar en toda la piel expuesta, incluidos labios, punta de las oreja, palma de las manos y la parte posterior del cuello.

    Usa ropa de protección. Los protectores solares no brindan una protección completa contra los rayos UV. Por lo tanto, cubre la piel con prendas oscuras y de tejido ajustado que protejan los brazos y las piernas y un sombrero de ala ancha, que brinda más protección que una gorra de béisbol o una visera.

    Algunas empresas también venden ropa fotoprotectora. El dermatólogo puede recomendar una marca adecuada.

    No olvides las gafas de sol. Busca las que bloquean ambos tipos de radiación UV: los rayos UVA y UVB.

    Evita las camas solares. Las luces usadas en las camas solares emiten radiación UV y pueden incrementar el riesgo de padecer cáncer de piel.

    Ten cuidado con los medicamentos fotosensibilizantes. Algunos medicamentos recetados y de venta libre comunes, incluidos antibióticos, pueden hacer que la piel sea más sensible a la luz solar.

    Pregúntale al médico o al farmacéutico sobre los efectos secundarios de cualquier medicamento que tomes. Si aumentan la sensibilidad a la luz solar, toma precauciones adicionales para permanecer lejos del sol para protegerte la piel.

    Controla la piel regularmente e informa los cambios a tu médico. Examínate la piel frecuentemente para comprobar si hay nuevos bultos o cambios en lunares, pecas, protuberancias y marcas de nacimiento existentes.

    Con la ayuda de espejos, revisa el rostro, el cuello, las orejas y el cuero cabelludo. Examina el tórax, el tronco y la parte superior e interior de los brazos y manos. Examina tanto la parte frontal como posterior de las piernas y los pies, las plantas de los pies y los espacios entre los dedos. Revisa también la zona genital y entre los glúteos.

    Fuente consultada aquí

    Licenciada en Comunicación Social egresada de la Universidad de Los Andes, Táchira, Venezuela. Locutora Certificada por la Universidad Central de Venezuela. Redactora de Medicina y Salud Pública.

    Mas noticias de Dermatología