El COVID prolongado sigue siendo un riesgo, incluso para las personas vacunadas

La vacunación contra COVID-19 reduce el riesgo de muerte en un 34 % y el riesgo prolongado en un 15 % en comparación con las personas no vacunadas, según nuevo estudio.

Pedro Felipe Cuellar

    El COVID prolongado sigue siendo un riesgo, incluso para las personas vacunadas

    Investigadores encuentras que las infecciones leves por COVID-19, en algunos casos desencadenan síntomas persistes y graves a largo plazo, incluso en personas vacunadas; teniendo en cuenta que el aporte a la salud pública de las vacunas y lo efectivas que han sido para combatir los peores síntomas de COVID, incluyendo trastornos pulmonares y coagulación sanguínea. 

    Los expertos dicen que estos hallazgos resaltan la necesidad de nuevas vacunas y protocolos de seguridad continuos más allá de las inmunizaciones para ayudar a prevenir el COVID prolongado.

    Todos los datos y estadísticas se basan en datos disponibles públicamente en el momento de la publicación. Parte de la información puede estar desactualizada. Visite nuestro centro de coronavirus para obtener la información más reciente sobre la pandemia de COVID-19.

    El COVID prolongado puede causar síntomas persistentes de COVID-19, que incluyen pérdida del olfato, fatiga, cambios de humor y confusión mental, además de trastornos del corazón, los riñones y los pulmones. Estos síntomas surgen o continúan al menos un mes después de una infección por SARS-CoV-2.

    Se estima que entre 7,7 y 23 millones de estadounidenses pueden haber desarrollado COVID prolongado, una afección también llamada COVID pos-aguda o COVID crónica.

    Un estudio de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis y el Sistema de Atención de la Salud de Asuntos de Veteranos de St. Louis sugiere que la vacunación por sí sola puede no ser suficiente para deteneravance de las infecciones por COVID-19 fuente de confianza y prevenir el largo COVID.

    El Dr. Ziyad Al-Aly, epidemiólogo clínico de la Universidad de Washington y autor principal del estudio, dijo: "Las vacunas siguen siendo de vital importancia en la lucha contra el COVID-19, Pero las vacunas parecen brindar solamente una protección modesta contra el COVID prolongado".

    Llenando el vacío de conocimiento

    Al-Aly y sus coautores se propusieron confirmar si la infección avanzada por SARS-CoV-2 (BTI) también puede provocar complicaciones prolongadas de COVID entre las personas vacunadas entre uno y seis meses después de la infección.

    Estudiaron datos de casi 34,000 personas con BTI, según los registros nacionales de atención médica del Departamento de Asuntos de Veteranos de EE. UU. Los datos abarcaron de enero a octubre de 2021.

    Se consideró que un individuo tenía una BTI al haber dado positivo por SARS-CoV-2 a los 14 días de haber recibido una dosis de la vacuna Johnson & Johnson/Janssen o dos dosis de las vacunas Pfizer BioNTech o Moderna.

    El equipo comparó esta información con la de casi 5 millones de personas de la misma base de datos de atención médica que no desarrollaron COVID-19 durante el mismo período. Casi 5 millones de personas componían este grupo de control contemporáneo.

    Mayor riesgo de mortalidad

    En una entrevista con Medical News Today, el Dr. Al-Aly explicó que estudiar el grupo de control ayudó a garantizar que los síntomas prolongados de COVID observados no se debieron a condiciones preexistentes no detectadas.

    En comparación con el grupo de control, las personas que sobrevivieron los primeros 30 días de una infección avanzada tenían 1,75 veces más probabilidades de morir que si no desarrollaran COVID-19.

    Los del grupo BTI también tenían un mayor riesgo de desarrollar al menos un trastorno post-agudo.

    Sin embargo, los resultados también confirmaron que las vacunas contra el COVID-19 brindan protección. Al comparar BTI con personas no vacunadas que tenían infecciones por SARS-CoV-2, los resultados indicaron que las vacunas contra el COVID-19 pueden reducir el riesgo de muerte en un 34 % y el de COVID prolongado en un 15 %.

    La importancia del estudio

    El estudio actual se encuentra entre los primeros en evaluar los riesgos de infecciones avanzadas y COVID prolongado a gran escala.

    También utilizó datos de la base de datos de atención médica integrada nacional más grande de los EE. UU., el Departamento de Asuntos de Veteranos.

    Sin embargo, los coautores reconocen algunas limitaciones. Los grupos analizados no incluyeron personas que pudieran haber tenido una infección por SARS-CoV-2, pero que no se les hizo la prueba.

    La mayoría de los pacientes estudiados eran hombres mayores de raza blanca. Sin embargo, los datos analizados incluyeron participantes de diversos grupos de edad y razas e incluyeron a más de 1,3 millones de mujeres participantes.

    Comprensiblemente, el estudio no consideró las variantes de Omicron que comenzaron a propagarse después de que finalizó el período de estudio. Sin embargo, según el Dr. Al-Aly, las vacunas funcionan contra todas las variantes actuales.

    Aunque los datos sobre las vacunas de refuerzo no estaban disponibles en el momento de la investigación, el Dr. Al-Aly le dijo a MNT que el estudio del equipo está en curso y que están bastante interesados en explorar el papel de los refuerzos.

    MNT también discutió este estudio con la Dra. Margaret Liu, presidenta de la junta directiva de la Sociedad Internacional de Vacunas, quien no participó en la investigación.

    El Dr. Liu señaló que las muchas incógnitas y las diferentes perspectivas científicas dificultan la interpretación de los datos, "uno de los desafíos para interpretar cualquier dato es que las cepas que circulan ahora son claramente diferentes en términos de infección, que las cepas anteriores, es decir, aquellas que circulaban cuando se realizaron los estudios publicados, solo en función de la velocidad con la que las nuevas cepas han hecho incursiones, y el tiempo necesario para tales estudios y luego su publicación", dijo.

    Prevención más allá de las vacunas

    MNT también discutió este estudio con el Dr. Joseph A. Roche, profesor asociado de ciencias de la salud en la Universidad Estatal de Wayne, quien tampoco participó en la investigación.

    El Dr. Roche estuvo de acuerdo en que las vacunas no reemplazan otros métodos de reducción de riesgos para la COVID-19. Señaló un artículo de su autoría que insta a "medidas continuas de reducción de riesgos no farmacológicas, para complementar los esfuerzos de vacunación".

    En su investigación, citó modelos matemáticos que predijeron que tales medidas deberían mantenerse durante un año, incluso después de que la población alcance los niveles ideales de vacunación.

    El Dr. Roche también señaló que su postura se alinea con la Organización Mundial de la Salud, fuente de confianza, las "reiteradas advertencias contra el abandono prematuro de las medidas de reducción de riesgos".

    El Dr. Liu estuvo de acuerdo a esto y afirmo, "una gran razón por la que yo y otros médicos seguimos siendo tan cuidadosos de seguir usando máscaras y de evitar, en la medida de lo posible, situaciones de exposición, es que la prevención de cualquier infección por COVID-19 sigue siendo la mejor estrategia para evitar -haul COVID. Tampoco quiero ser un vector para otras personas que pueden tener mayores riesgos", dijo.

    Fuente consultada aquí.

    Mas noticias de Covid-19