Trasplante renal: Beneficios, factores de riesgo y contraindicaciones generales

Según estadísticas 17 personas mueren cada día esperando algún tipo de trasplante en el mundo y cada nueve minutos otra se suma a la larga espera, el trasplante de riñón sobrepasa la barrera del 83 por ciento donde a septiembre de 2021 es el órgano que más se espera.

Tania León

    Trasplante renal: Beneficios, factores de riesgo y contraindicaciones generales

    Para despejar todas las dudas que rodean tanto a donantes como receptores, en exclusiva con Revista Medicina y Salud Pública el doctor Raul Zenteno, especialista en trasplante renal de México, aclaró temas referentes a factores de riesgo, cuidados como también exámenes previos para los pacientes asociados al trasplante de riñón. En ese sentido el especialista inició aclarando.

    "Se considera un paciente potencial todo aquel que se encuentre en una etapa terminal renal, es decir que esté en una terapia de soporte renal ya sea en diálisis peritoneal. Es también un paciente un potencial aquel que haya iniciado la etapa de predialisis , a esto se le denomina trasplante temprano", indicó el doctor Zenteno.

    Cuando el paciente presenta una falla renal crónica, sus riñones dejen de funcionar de manera correcta, impidiendo que de forma natural se expulsen fluidos y desperdicios originados por el agua adicional en la sangre.

    Como identifica al donante-receptor apto para trasplante

    Para elegir a un paciente candidato para trasplante renal se requiere que varios especialistas en el campo médico interfieran, ya que se deben hacer valoraciones desde diferentes puntos de vista con el objeto de tener seguridad del procedimiento a realizar.

     "Se deben hacer varios diagnósticos por parte de otros especialistas como: Psicólogos, infectólogos, cardiólogos, odontólogos, otorrinolaringólogos y urólogos, quiénes en conjunto se encargan de valorar el paciente para verificar si se encuentra en todos los aspectos en óptimas condiciones para realizarle el trasplante renal", indicó el experto internacional.

    Desde el punto de vista psicológico se revisa la salud equilibrada del paciente, quien debe estar en buenas condiciones para realizar su autocuidado, el infectólogo por su lado revisa que el candidato haya recibido todas las vacunas y que no tenga antecedentes relacionados con virus, mientras que el  cardiólogo se encarga de revisar su condición cardiovascular.

    El odontólogo por su lado revisa lo referente a la dentadura del paciente, quien no debe tener caries en el momento de la intervención, por otro lado el otorrinolaringólogo se cerciora del correcto funcionamiento de las vías nasales.  Ya sea para hombre o mujer el urólogo verifica también que la vejiga de l apersona esté funcionado de manera correcta. Después de la revisión idónea por cada uno de los especialistas, se concluiría finalmente que el paciente receptor sería óptimo para recibir un trasplante renal.

    Por otro lado y no menos importante, es fundamental realizar la valoración acertada para quien sería el posible donador del órgano bien sea si esta persona esta vida o muerta.

    "Cuando se ve que el donante es sano, se hace luego una prueba de compatibilidad, es decir se mira el grado de afinidad con la persona que va a recibir el órgano y de acuerdo a ello se define el manejo que se va a hacer para la colocación del injerto”, señaló en médico.

    Es válido recalcar que siempre se selecciona un donante vivo o cadavérico sano, por lo que se revisa al detalle su salud o antecedentes de enfermedades tales como: Diabetes, hipertensión, obesidad y cálculos renales, las cuales y dependiendo de la gravedad permite inferir que es o no un  donante aceptado.

    Mitos acerca de la calidad de vida para un donante renal

    El doctor Zenteno recalcó que como todo procedimiento quirúrgico el de trasplante renal también tiene sus riesgos, pero es de saltar que esto depende del cuidado que el donante tenga después de la intervención como de lo que sigue por el resto de su vida.

    "Si el donador se cuida en cuanto al ejercicio regular y respectiva alimentación, no hay que pensar que por donar un riñón va a tener menos probabilidad de sobre vida, hay casos de personas que viven mejor con un solo riñón que con dos, y esto radica en los cuidados propios”, resaltó.

    Sin embargo, siempre es válido aclarar que debe haber una valoración y preparación antes de la intervención, pero ante todo que exista total disposición por parte del donador, siendo consiente del procedimiento a realizar y de los riesgos posibles a tomar.

    Cuidados que debe tener el paciente receptor antes y después del trasplante renal

    "Normalmente se le recomienda al receptor que antes de recibir el injerto no haya aceptado hemoderivados sanguíneos, y si está en etapa de diálisis que no esté con infecciones recientes”, indicó el especialista respecto a los cuidados previos a la intervención.

    Afortunadamente este tipo de procedimientos en la actualidad demoran poco tiempo, para donantes vivos la intervención incluso demora entre dos a tres horas, lo que permite que el paciente tenga un nivel de recuperación más rápida, que con cuidados óptimos, la toma de medicamentos en los primeros días y la asistencia a los controles permite que en pocos meses inclusive en semanas la persona esté en gran mejoría.

    "Lo que sigue después de la cirugía es el protocolo inmediato, donde los especialistas nos fijamos en los cambios que el paciente tiene por hora, luego en el séptimo día pasamos a realizar un ultrasonido para revisar sus flujos y como está asimilando el paciente el injerto. Ya para los 21 días se le retira el catéter con el cual se hizo el trasplante y se procede a supervisar la herida”, señaló el especialista en trasplante renal.

    La influencia de los avances médicos para el trasplante de riñón

    Gracias a los avances médicos actuales, el procedimiento es cada vez más práctico y rápido, pero que como lo mencionó el doctor Zenteno normalmente varía dependiendo del equipo médico y del centro que lo practique.

    "No hay un tiempo en específico porque la verdad es un procedimiento relativamente rápido que dura alrededor de dos horas, lo que más demora es la extracción del injerto dependiendo si el donante es vivo o muerto”.

    Mas noticias de Cirugia