Mujer desarrolla trastorno asociado de esclerodermia por consumo de medicamento monoclonal

La fascitis eosinofílica es un raro trastorno que se caracteriza por tumefacción simétrica, edema e induración de la piel.

Belinda Burgos Belinda Burgos
  • Belinda Burgos - Correo Electrónico

Mujer desarrolla trastorno asociado de esclerodermia por consumo de medicamento monoclonal

Aunque son mayores los beneficios que los riesgos de los medicamentos monoclonales en distintas neoplasias malignas, como todo tratamiento, ciertos casos continúan desafiando a la práctica médica ante sistemas inmunes que provocan un revés de síntomas no esperados en determinados pacientes.

Precisamente un caso registrado en Puerto Rico pudiera ser el primero en la literatura registrado donde una mujer con cáncer metástasis nasofaríngea

carcinoma de células escamosas, reacciona adversamente al medicamento nivolumab, pues se han registrado otros tres casos, pero ninguno con pacientes con este tipo de diagnóstico, sostiene el reporte.

Se trató de una mujer de 61 años que presentó inflamación generalizada, prurito e induración de la piel. Como antecedentes patológicos se destacaba un carcinoma epidermoide metastásico de nasofaringe por el que recibió tratamiento con nivolumab un año antes del inicio de los síntomas. 

El caso describe que lo había interrumpido dos meses antes de la presentación debido a la remisión de su carcinoma de células escamosas. 

En el examen físico del paciente se identificó tumefacción eritematosa bilateral, simétrica, de las extremidades proximales y distales, asociada con dolor muscular a la palpación, disminución del rango de movimiento y debilidad, sostiene.

Una biopsia de piel de la pierna izquierda mostró una dermatitis perivascular linfocítica superficial con edema marcado. Además se halló un edema extenso de la fascia -red de tejido conectivo en bandas que envuelve todas las partes internas del cuerpo desde la cabeza a los pies- asociado con un infiltrado linfocítico - que indica rechazo celular agudo- moderado con niveles escasos eosinófilos dentro de las fibras musculares

Otros hallazgos mediante distintos estudios o resonancias magnéticas fue un edema muscular bilateral, mayor en el glúteo mayor derecho y otro edema subcutáneo reticular. Mientras, los hallazgos de laboratorio fueron notables por eosinofilia periférica marcada, indican los autores.

La paciente fue tratada con prednisona que se redujo gradualmente durante un período de siete meses. También se le administró metotrexato (MTX) comenzando con 10 mg semanales y aumentando gradualmente a 17,5 mg/semana durante un año, detalla el reporte.

Siete meses después de la presentación, la condición de la paciente había mejorado notablemente y su cáncer todavía estaba en remisión. En el contexto de eosinofilia periférica identificada y los hallazgos histopatológicos, el diagnóstico fue fascitis eosinofílica (FE), raro trastorno similar a la esclerodermia que se caracteriza por tumefacción simétrica, edema y posterior induración de la piel en las extremidades, comúnmente inducido por el ejercicio extenuante y es se cree que implica un mecanismo inmunológico.

Además, la conclusión de los autores del caso explican que el nivolumab bloquea la inmunosupresión de PD-1 y conduce a un aumento de la inmunogenicidad. La supresión inmune de PD-1 aumenta la proliferación de células T y la producción de citoquinas inflamatorias. 

Asimismo, sostienen que han habido informes previos de eosinofilia durante la terapia precisamente con este tipo de  inhibidores de PD-1. Aunque la eosinofilia puede ser un signo de más enfermedad de la piel, también puede servir como un buen factor pronóstico de reducción del tumor, debido a que la literatura sugiere que la capacidad proliferativa de las células T y las citocinas inflamatorias aumenta como resultado del bloqueo de PD-1 por parte de nivolumab, lo que da como resultado eosinofilia y también contribuye a la patogenia de la FE.

Finalmente, los autores sostienen que este se trataría del cuarto caso registrado en literatura de este tipo, -y el primero en una paciente con carcinoma epidermoide metastásico de nasofaringe- donde un paciente desarrolla FE inducido por nivolumab, y que es vital el que los profesionales de la salud comprendan cada vez más los mecanismos de acción de estos medicamentos y, más importante, cómo identificar y manejar sus toxicidades.

Acceda al caso aquí.

Periodista y MPH, Bachillerato en Periodismo y Prejurídico de la Universidad del Sagrado Corazón y graduada de la Maestría en Salud Pública, de la Escuela de Medicina San Juan Bautista, Jefa de Redacción con 11 años de experiencia y líder de Redacción de la Revista de Medicina y Salud Pública (MSP).

Mas noticias de Casos-Clinicos