Sabrina Rosado: visibilizando la artritis reumatoide a través de las redes sociales

La joven influencer fue diagnosticada con artritis reumatoide seronegativa en el 2019, cuando tenía 22 años.

Luisa Ochoa

    Sabrina Rosado: visibilizando la artritis reumatoide a través de las redes sociales

    Sabrina Rosado es una joven puertorriqueña, empresaria, influencer en redes sociales y paciente de artritis reumatoide. Actualmente, tiene 24 años y fue diagnosticada en el 2019 con artritis reumatoide seronegativa, una afección autoinmune y un tipo de artritis inflamatoria.

    Artritis reumatoide

    La artritis reumatoide es un trastorno que ocurre cuando el sistema inmunitario ataca por error los tejidos del cuerpo. Cabe mencionar que de acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, CDC, existen más de 100 tipos diferentes de artritis, siendo la artrosis la más común y en segundo lugar se encuentra la artritis reumatoide

    A diferencia del daño por desgaste de la osteoartritis, la artritis reumatoide afecta el revestimiento de las articulaciones y causa una dolorosa hinchazón que puede finalmente causar la erosión ósea y la deformidad de las articulaciones.

    Algunos pacientes pueden presentar síntomas que no necesariamente están relacionados con la condición, tal es el caso de Sabrina, quien tuvo que recurrir a diferentes médicos y reumatólogos para llegar a su diagnóstico. 

    Sabrina recibió su diagnóstico a la edad de 22 años

    “Yo padecía dolores de espalda y varios dolores en el cuerpo, pero por ignorancia no había ido a tiempo a verificarlo. Luego de que me dio un virus, eso fue lo que me desató la condición. Hoy en día mi artritis es artritis reumatoide seronegativa, que es el último diagnóstico que tengo y estoy en proceso de remisión”, explicó la paciente.

    Su diagnóstico la tomó por sorpresa, debido a que llevaba una vida activa, tenía dos trabajos y realizaba actividad física, pero después de un viaje que realizó empezó a manifestar una fiebre desconocida. 

    “Me diagnosticaron en el 2019, fue algo que me tomó por sorpresa. Me fui de viaje y cuando volví empecé a experimentar varios síntomas, entre ellos una fiebre desconocida, estuve un mes aproximadamente en el hospital, me hicieron varios estudios y análisis y no daban con lo que es, así que me dieron de alta y me dijeron que me van a referir donde un reumatólogo, pero me enviaban de doctor a doctor sin ningún tipo de diagnóstico”, manifestó Sabrina.

    Después de múltiples exámenes, fue diagnosticada con la condición y la estaban tratando con medicamentos como plaquenil y arava que le ayudaron a menguar los síntomas.

    Sin duda, ser diagnosticada con la condición implicó varios cambios en su estilo de vida. “Fue un poco retante para mi ser una persona que era atleta, llevaba un estilo de vida bien activo y tener dos trabajos, a estar en cama, no poder tener un estilo de vida regular. Yo tengo apenas 24 años nada más y a los 22 años me diagnosticaron, llevo dos años con la condición”.

    “Mi mayor motivación para hablar en redes sociales fue para no caer en depresión”

    En medio de su proceso, Sabrina decidió visibilizar su condición a través de las redes sociales, para llegar a los jóvenes que pueden estar pasando por la misma situación y educar sobre la artritis reumatoide.

    “Para sobrellevar la condición decidí hacer partícipe a la gente que me sigue en redes sobre mi enfermedad y así lo hice a través de mis redes sociales”, afirmó a la Revista Medicina y Salud Pública. 

    Crear contenido en redes sociales le permitió cuidar su salud mental, empoderarse, aceptar su nueva realidad y conectar con una comunidad amplia de pacientes, jóvenes y adultos con artritis. 

    “El énfasis mayor o la motivación que yo tuve para hablar en las redes era para no caer en una depresión, ya que obviamente de la nada estar de cama, con dolores, fiebres, no saber en qué momento iban a parar los síntomas o cómo manejarlos, eso me hizo querer llevar mi historia a otras personas y que quieran conocer un poco más sobre la artritis, porque como yo, muchos al principio pensaban que esta condición le daba a las personas envejecientes”, destacó.

    Sabrina quiere continuar siendo un testimonio viviente de que se puede llevar una vida normal al padecer una condición crónica como la artritis reumatoide. “A medida que yo pueda ayudarles a otras personas, eso para mí es completamente satisfactorio”.

    Con relación a la alimentación, destacó la importancia de seguir el tratamiento y aprender a conocer los alimentos que pueden causar inflamación, para evitar la aparición de los síntomas.

    “No puedo decir que he cambiado drásticamente la alimentación, pero ha sido un proceso, es un proceso diario, he eliminado bastante lo que es el aspecto de carnes rojas, y otros alimentos que en cierta medida pudiesen inflamarme”, indicó.

    Artritis reumatoide en Puerto Rico

    Recientemente, un grupo de investigadores de la Universidad de Texas y la Universidad de Puerto Rico encontraron que la incidencia de artritis reumatoide en la Isla disminuyó producto del manejo de la condición y el seguimiento a los pacientes desde los programas de seguro médico y la dispensación de medicamentos.

    La prevalencia de Artritis Reumatoide en 2016 se estimó en 2 casos por 1.000 beneficiarios, con 3 por 1.000 beneficiarios entre las mujeres, 4,5 veces la de los hombres. 

    Al respecto, especialistas puertorriqueños destacan que con los tratamientos avanzados que se brindan, los pacientes de la Isla pueden llevar una vida normal.

    "Yo siempre le digo a mis pacientes que esta condición no los define. Tú eres responsable que la condición no se apodere de ti, tengo pacientes que tienen hijos, que también llegan a edades avanzadas y aunque suene un poquito crudo, nadie muere por artritis reumatoide", enfatizó la Dra. Paloma Alejandro, reumatóloga.

    Vea el programa completo aquí.