Por qué las vacunas contra el COVID-19 se ponen en el brazo y no en otras partes del cuerpo

La recomendación por parte de los expertos es administrar la vacuna contra el COVID-19 vía intramuscular a través del deltoides


Por qué las vacunas contra el COVID-19 se ponen en el brazo y no en otras partes del cuerpo

Según el doctor René Nájera, epidemiólogo en el caso de la vacuna contra el COVID-19 se busca la presencia abundante de músculo que permita la activación de los anticuerpos contra el virus, por ello la razón de aplicarse la vacuna en el deltoides.

“En el músculo hay mucha vascularización permitiendo tener mayor presencia de células inmunes. Estas son las que recogen la vacuna, ya sea el ARNm y las llevan a la célula donde son requeridas”, explicó el experto.

También asegura que en la vacuna contra el COVID-19 se busca despertar las células T y B que son las que atacan al virus.

Administrar la dosis en el área de este músculo optimiza la inmunogenicidad que es la activación  de la respuesta inmune de la vacuna, según un estudio publicado en la revista de la Biblioteca Nacional de Medicina en EE.UU.

“Otras partes del cuerpo como los glúteos o los muslos podrían ser efectivas para administrar la vacuna, Sin embargo, en el caso de los glúteos no es conveniente porque el tejido puede presentar grasa”, indicó Nájera.

También afirma que el antígeno podría tardar más tiempo en llegar a la circulación luego de ser depositado en la grada y esto provocaría un retraso en el procesamiento de la respuesta inmunitaria, aclaró.

“En una campaña de vacunación administrar la vacuna en el deltoides suele ser más efectivo, práctico y rápido que en otras áreas del cuerpo” dijo el doctor.

Nájera expresó que las vacunas serán administradas a través de nuevas formas y en otras áreas del cuerpo. Por ejemplo, la vacuna contra la influenza que se administra por medio de la nariz y se está ensayando a través de parches, aerosol como alternativa. 

Tomado de BBC


Artículos Relacionados