Alto número de matrimonios y embarazos infantiles en América Latina y Estados Unidos

Aunque en Colombia el matrimonio está permitido a partir de los 14 años, muchas niñas llegan al altar antes de esa edad. En otros países, la realidad no difiere mucho.

Isbelia Farías

    Alto número de matrimonios y embarazos infantiles en América Latina y Estados Unidos

    De acuerdo con un análisis de situación de los matrimonios infantiles y las uniones tempranas en Colombia (2010-2020) de la UNICEF, una de cada cinco jóvenes, entre 15 y 19 años, contrajo matrimonio y, una de cada cincuenta lo hizo con menos de 14 años. Muchas de ellas ni siquiera tenían la menstruación, mientras que otras soñaban con poder seguir sus estudios.  

    Siguiendo algunas cifras oficiales de población de dicho país, en el 2020, más de 375.000 niñas y jóvenes entre 15 y 19 años se casaron; más de 31.718 lo hicieron entre los 10 y 14 años, edad en la que no es legal en Colombia el matrimonio.

    Estos datos muestran la realidad de una práctica que causa daños a la infancia y que muchas veces la justicia avala, pues, a partir de los 14 años está permitido si se cuenta con el consentimiento paterno.

    Esta realidad también golpea a otros países de la región, tales como Argentina, Anguila, Guyana, Saint Kits and Nevis, en donde está permitido el matrimonio a los 14 años con la autorización de los padres. Estas tendencias se han mantenido en los últimos 25 años, al menos en el caso de Colombia.

    Desde hace unos 14 años aproximadamente, se han presentado en Colombia varias iniciativas legislativas para eliminar las uniones tempranas que cuentan con el permiso de los tutores.

    Pero, la oficial de género de UNICEF, Andrea Tague, señala que esto no ha dado fruto porque muchos se amparan en la "libertad para discernir" de las adolescentes.

    Pese a que puede ser consentido, muchos expertos consideran que esto no existe, porque lo que prevalece es una simetría de poder, dado que hay una brecha de edad entre los menores y las parejas, que puede ser de seis y diez años.

    Tague ha afirmado que: "Hablar de libertad hace que se siga normalizando esta forma de violencia a la infancia". A nivel mundial, las niñas y mujeres casadas, antes de llegar a los 18, llega a los 650 millones de las cuales 60 millones viven en América Latina y el Caribe.

    En el 1 de enero de 2019 y el 31 de julio se abrieron más de 400 procesos administrativos para permitir la unión temprana en niños, según el subdirector encargado del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Andrés Camelo quien añadió: "En la gran mayoría de los casos, las menores de edad son ellas. Y también hemos registrado un mayor número de violencias hacia ellas después del matrimonio".

    Embarazos precoces, un fenómeno que afecta a muchas niñas

    Otro fenómeno que atenta contra la salud física, mental y la integridad de muchas niñas son los embarazos precoces. Entre 2010 y 2021 se reportaron, en Colombia, 1.137.796 nacimientos por parte de niñas y adolescentes en matrimonio o unión y unos 422.104 partos en niñas solteras, según los datos de Estadísticas Vitales, del departamento de estadísticas colombiano.

    Se contabilizaron 65.959 embarazos en niñas entre 10 y 14 años. A nivel cultural y familiar, muchas comunidades consideran que la edad para crear vínculos se relaciona con la primera menstruación, mientras que, en el caso de los varones, la edad ideal se asocia con el inicio a la vida laboral.

    Un testimonio relata: "Yo hice hasta quinto, lo hice así, como hasta los 11 años, ya me desistí, yo dije: "No vuelvo a estudiar. Porque, de verdad, para qué voy a estudiar si voy a criar hijos, si voy a ser mamá, si voy a tener marido. Para qué...".

    Por otro lado, la ruralidad también es un denominador influyente, ya que en estos departamentos es más usual encontrar niñas menores de 14 que son obligadas a casarse. En las regiones rurales es donde se registran mayores tasas de pobreza y desigualdad.

    En general, se estima que Latinoamérica tiene la segunda tasa más alta en cuanto a embarazos, en el mundo, con un 18 % de nacimientos en jóvenes menores de 20 años.

    Cada año, un millón y medio de adolescentes, entre 15 y 19 años, tienen un bebé. Muchas madres jóvenes tienen probabilidad de ser solteras luego de dar a luz a sus hijos.

    Además, la mitad de las madres adolescentes se dedican a tareas domésticas, abandonando el colegio y con ello, son tres veces menos las oportunidades de obtener un título universitario, en comparación con otras mujeres.

    En el caso de Puerto Rico, los embarazos en adolescentes han disminuido, pero siguen ocurriendo. Tener un bebé en la adolescencia está relacionado con partos prematuros, bebés bajos en peso, trastornos emocionales y otros riesgos de salud.  

    En Estados Unidos las cifras no son menos llamativas, ya que según los Centros para el Control de Enfermedades 4 de cada 5 de los embarazos en adolescentes no son planificados. En el año 2010, por ejemplo, la mayoría de los embarazos en adolescentes resultaron en un nacimiento, al menos en un 60 %, mientas que un 15 % terminó en un aborto espontáneo y un 30 % en aborto.  En el 2012 fueron más de 104-700 hospitalizaciones maternas en adolescentes.

    Fuente: aquí

    Mas noticias de Salud Pública