Fibromialgia y dolor crónico: principales diferencias diagnósticas

La fibromialgia es un trastorno que se caracteriza por dolor musculoesquelético generalizado, que generalmente viene acompañado por fatiga y problemas de sueño, memoria y estado de ánimo. Además, suele confundirse con el dolor crónico.

Luisa María Rendón Muñoz

    Fibromialgia y dolor crónico: principales diferencias diagnósticas

    Los síntomas de la fibromialgia, a menudo comienzan después de un evento, como un traumatismo físico, cirugía, infección o estrés psicológico significativo. En otros casos, los síntomas se acumulan progresivamente con el tiempo, sin que exista un evento desencadenante.

     Los científicos creen que la fibromialgia amplifica las sensaciones de dolor porque afecta el modo en que el cerebro y la médula espinal procesan las señales de dolor y de no dolor.

    Quiénes son más propensos a desarrollar fibromialgia

    Las mujeres son más propensas que los hombres a desarrollar fibromialgia. Además, muchas personas con fibromialgia también tienen dolores de cabeza tensionales, trastornos de la articulación temporomandibular, síndrome de colon irritable, ansiedad y depresión.

    Aunque aún no se halla la cura para esta condición, existen varios medicamentos que pueden ayudar a controlar los síntomas, así como el ejercicio, la relajación y las medidas para reducir el estrés también pueden ayudar.

    Los síntomas principales de la fibromialgia incluyen:

    -Dolor generalizado. El dolor asociado con la fibromialgia muchas veces se describe como un dolor leve, molesto y constante, que dura al menos tres meses. Para que se considere generalizado, el paciente debe sentir dolor en ambos lados del cuerpo, por encima y debajo de la cintura.

    -Fatiga. Las personas que padecen fibromialgia con frecuencia se despiertan cansadas, aunque a la vez manifiestan que duermen mucho. Con frecuencia, el sueño se interrumpe por el dolor, y muchos otros, tienen otros trastornos del sueño, como síndrome de las piernas inquietas y apnea del sueño.

    -Dificultades cognitivas. Un síntoma comúnmente llamado "fibroniebla" dificulta la capacidad de enfoque, atención y concentración mental.

    La fibromialgia puede coexiste con otras afecciones, como las siguientes:

    -Síndrome de colon irritable

    -Síndrome de fatiga crónica

    -Migraña y otros tipos de dolores de cabeza

    -Cistitis intersticial o síndrome de vejiga dolorosa

    -Trastornos de la articulación temporomandibular

    -Ansiedad

    -Depresión

    -Síndrome de taquicardia postural

    Qué causa la fibromialgia 

     Muchos investigadores creen que la estimulación nerviosa repetida provoca cambios en el cerebro y en la médula espinal de las personas que padecen fibromialgia. Este cambio está relacionado con un aumento anormal de los niveles de ciertas sustancias químicas en el cerebro que transmiten señales de dolor.

    Por otro lado, los receptores de dolor del cerebro desarrollan una especie de memoria del dolor y se hacen más sensibles, lo que significa que pueden reaccionar de manera desproporcionada ante las señales de dolor y de no dolor.

    Factores de riesgo

    -Género:La fibromialgia se diagnostica con más frecuencia en las mujeres que en los hombres.

    -Antecedentes familiares. Es más probable que una persona sufra de fibromialgia si alguno de los padres o hermanos también tiene la afección.

    -Otros trastornos. Si se tiene osteoartritis, artritis reumatoide o lupus, es más probable que se pueda desarrollar fibromialgia.

    Dolor crónico

    La Organización Mundial de la Salud (OMS) clasifica el dolor crónico como una enfermedad en sí misma y no como síntoma de otra patología, y por ende, debe de tratarse como una enfermedad.

    En España, el 18% de la población padece dolor crónico, y hasta un 6% sufre dolor crónico intenso, según datos de la Sociedad Española del Dolor (SED).

    Qué tienen en común la fibromialgia y el dolor crónico

    El dolor crónico y la fibromialgia tienen en común, principalmente, que son dos enfermedades incapacitantes, tanto física cómo psicológicamente para quien las padecen. Pero entre ellas hay detalles que las distinguen y médicamente se consideran dos patologías distintas.

    "El síntoma más claro del dolor crónico es como su nombre indica el dolor, bien en una sola parte del cuerpo o en ocasiones en más. La fibromialgia, además de dolor, tiene asociada otros aspectos", afirma la Dra. Pérez, jefa de la Unidad del Dolor del Hospital Universitario de La Princesa (Madrid).  "La fibromialgia es un tipo de dolor crónico, pero no solo es dolor", añade.

    Un estudio demostró la necesidad de tener un grupo interdisciplinar para tratar estas afecciones

    Según datos preliminares del estudio 'Conociendo y educando en el dolor en la enfermedad crónica', realizado por la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP)y la SED, muestra que los pacientes con dolor, reclaman una atención multidisciplinar y especializada en el dolor, sin embargo, no hay tantos especialistas del dolor, lo que significa que el médico primario tendrá que seguir un protocolo para que el paciente pueda ir a un centro de dolor.

    Fuente de consulta aquí





    Mas noticias de Reumatología