Escleritis y daño pulmonar, condiciones asociadas a un mal manejo de la artritis reumatoide

La artritis reumatoide es una enfermedad sistémica y debería de tratarse de una manera integral, donde varios especialistas puedan aportar en el tratamiento del paciente.

Luisa María Rendón Muñoz

    Escleritis y daño pulmonar, condiciones asociadas a un mal manejo de la artritis reumatoide

    Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la incidencia de padecer artritis reumatoide es entre 1 y 1.5 % entre toda la población mundial. Sin embargo, aún existe una falta de adherencia a los tratamientos, ya sea por desconocimiento o por falta de interés en el tema. 

    "Los pacientes por sí solos no van a recibir remisión, pero con tratamiento sí. Un ejemplo: una persona sufre de hipertensión, cuando le dan medicamentos se siente controlada, y sienten que no tienen la enfermedad. Lo mismo puede pasar con la artritis reumatoide, si la persona está bajo tratamiento, puede vivir una vida como si no tuviese artritis", agrega el doctor Oscar Soto Raíces, reumatólogo y presidente de la Fundación puertorriqueña de Enfermedades Reumáticas.

    Tratamiento integral para pacientes 

    El equipo multidisciplinario que requiere esta condición es muy amplio, porque la enfermedad puede afectar a más partes del cuerpo y no únicamente a la articulación, precisamente para que el paciente pueda tener un mejor estilo de vida.

    "Por ser una condición sistémica que puede afectar a más partes del cuerpo más allá de las articulaciones. Pero cuando se habla de articulaciones, en ocasiones hace falta de más especialistas para que el paciente tenga una mejor calidad de vida, incluyendo especialidades como fisiatría que, en muchas ocasiones, ayuda a tratar la movilidad de una articulación que está inflamada o contraída", agrega el reumatólogo Raíces. 

    Una de las complicaciones de la artritis reumatoide (AR) es, por ejemplo, la escleritis o inflamación de la zona blanca del ojo, en donde es necesaria la intervención de un oftalmólogo. 

    Otros de los riesgos de esta condición autoinmune, es la predisposición a desarrollar enfermedades que afecten el sistema respiratorio como la hinchazón del pulmón, daños en el tejido pulmonar, o el derrame del líquido alrededor de los mismos; para tratar estas complicaciones, es necesario contar con un neumólogo.

    "Cuando hay un pulmón inflamado, o un ojo afectado, la artritis no está controlada, incluso aunque las manifestaciones articulares de la artritis sí lo estén. En ese momento, a veces, hay que hacer un cambio de tratamiento, porque los reumatólogos tratamos a la enfermedad como sistémica; sabemos que puede ocurrir manifestaciones en varias partes del cuerpo", agrega el doctor Oscar.

    El ortopeda también es necesario, porque en ocasiones se tratan lesiones en los pacientes de AR, también pueden atender la inflamación persistente y reemplazar una articulación dañada si es necesario.

    Por otra parte, los nutricionistas y dietistas se convierten en aliados y son necesarios para enseñar que la alimentación pueda ser óptima y puede contribuir al proceso antiinflamatorio, consumiendo productos que ayuden a controlar la inflamación y no la exacerbe. Por otro lado, son importante los nutricionistas porque ayudan en el control del peso al paciente y así provocarle daños en sus articulaciones. 

    Cuidado de la salud mental

    Estas enfermedades crónicas son dolorosas, y suelen impactar emocionalmente a las personas que las padecen. Los estudios apuntan a que el 50 % de los pacientes con AR pueden tener una depresión mayor y desarrollar ansiedad. 

    "Se necesita un especialista de la salud mental, psiquiatra, psicólogo, terapeuta, que lo ayude a aceptar el diagnóstico y pueda ayudar a trabajar en el dolor, y en trabajar sobre los nuevos estilos de vida que hay que enfrentar con la enfermedad". Concluye el reumatólogo Oscar Soto-Raíces.  

    Mira el vídeo completo aquí.


    Mas noticias de Reumatología