Manejo y prevención de las recaídas en pacientes con Esclerosis Múltiple

Es importante descartar la presencia de una pseudo-exacerbación, que incluye fiebre, infecciones urinarias o respiratorias estrés y exposición al calor.

Belinda Z. Burgos González Belinda Z. Burgos González
  • Belinda Z. Burgos González  - Correo Electrónico

Manejo y prevención de las recaídas en pacientes con Esclerosis Múltiple

En las etapas de recaída, los pacientes con esclerosis múltiple (EM) pueden desarrollar un empeoramiento de los síntomas existentes o el surgimiento de nuevos síntomas. 

"La mayoría de las exacerbaciones son seguidas de un período de remielinización lo cual lleva a remisión clínica, algunos con una completa recuperación del déficit, pero otros tantos con un déficit residual que contribuye a un progreso en la discapacidad", dijo a la Revista Medicina y Salud Pública la doctora Patricia de Jesús, neuróloga.

La especialista explicó que en términos médicos, una recaída puede identificarse cuando el paciente experimenta más de un síntoma neurológico nuevo, o cuando se agravan los ya presentes en su diagnóstico.

Advirtió a los profesionales de la salud de la importancia de prevenir las recaídas en sus pacientes para evitar que dichas manifestaciones se conviertan en una condición definitiva en su cuadro clínico

"El principal objetivo en el manejo de las recaídas o exacerbaciones es acelerar ese proceso de recuperación. Las exacerbaciones en los pacientes de EM pueden indicar la formación de nuevas placas desmielinizantes o la reactivación de una lesión desmielinizante previa.

Antes de iniciar tratamiento de cualquier exacerbación, es importante descartar la presencia de una pseudo-exacerbación, que incluye fiebre, infecciones (principalmente de vías urinarias o respiratorias) estrés y exposición al calor", añadió. 

De otra parte, la especialista explica que "el uso apropiado de la resonancia magnética en la práctica clínica es una de las herramientas más valiosas para identificar lesiones desmielinizantes que caracterizan la esclerosis múltiple".

La doctora de Jesús plantea que en algunos casos la resonancia magnética es esencial no sólo para asegurar un diagnóstico precoz y certero, sino que además contribuye al pronóstico de la enfermedad, dejando entrever las posibles recurrencias clínicas como la progresión de cualquier discapacidad. 

De igual modo, establece el papel de relevancia del llamado MRI por sus siglas en inglés, ya que permite un seguimiento de forma estandarizada y demuestra efectividad para conocer la eficacia de los tratamientos modificadores de la patología. 

En cuanto al uso de la resonancia magnética para monitorear la médula espinal, la neuróloga argumenta a favor de su uso. " Tiene un valor extraordinario", finalizó diciendo en su entrevista con versión digital de la Revista de Medicina y Salud Pública

Periodista y MPH, Bachillerato en Periodismo y Prejurídico de la Universidad del Sagrado Corazón y graduada de la Maestría en Salud Pública, de la Escuela de Medicina San Juan Bautista, Jefa de Redacción con 11 años de experiencia y líder de Redacción de la Revista de Medicina y Salud Pública (MSP).

Mas noticias de Neurología