Estudio confirma que dejar de fumar desacelera avance de la Esclerosis Múltiple

Los fumadores activos del estudio tenían mayor discapacidad en comparación con aquellos que nunca habían fumado.

Estefania Santos

    Estudio confirma que dejar de fumar desacelera avance de la Esclerosis Múltiple

    El impacto negativo del tabaquismo en la Esclerosis Múltiple está bien establecido; sin embargo, hay mucha menos evidencia sobre si dejar de fumar es beneficioso para la progresión de la enfermedad. 

    Por esa razón un grupo de investigadores de la Oxford University, se dedicaron a obtener resultados que pudieran resolver la incógnita respecto al impacto de dejar de fumar en estos pacientes encontrando resultados positivos para aquellos que lograron dejar de lado este hábito. 

    "Los fumadores con esclerosis múltiple que abandonaron el hábito tabáquico presentaron una ralentización del desarrollo de discapacidades motoras, que eran más altas en esta población, que en los ritmos observados en pacientes que nunca fumaron. Mientras que los fumadores actuales presentaban mayor discapacidad y más ansiedad y depresión que las personas que no habían fumado nunca", según lo indica el documento publicado en la versión digital de la Academia Oxford

    En resumen, los investigadores concluyeron: "Cuando los fumadores dejan de fumar, se ralentiza la tasa de deterioro de la discapacidad motora, de modo que coincide con la tasa de deterioro motor en aquellos que nunca han fumado. Esto sugiere que dejar de fumar es beneficioso para las personas con EM". 

    Respecto a la enfermedad, el Dr. Ángel Chinea,  neurólogo fundador de la Fundación Esclerosis Múltiple de Puerto Rico, indicó que esta condición afecta el sistema nervioso central y se manifiesta de diferentes formas en cada paciente.

    "Hay síntomas que se pueden identificar fácilmente, como lo son el déficit motor, el desbalance y la pérdida de la sensibilidad. Sin embargo, hay síntomas que son "invisibles" y pueden presentarse como síntoma inicial de la condición. Entre estos síntomas invisibles se encuentra la disfunción cognitiva", dijo. 

    En este sentido es importante resaltar los factores asociados entre los que se encuentra el tabaquismo:

    Edad. La esclerosis múltiple puede presentarse a cualquier edad, pero su aparición suele ocurrir alrededor de los 20 y 40 años de edad. Sin embargo, pueden verse afectadas personas de menor y mayor edad.

    Sexo. Las mujeres tienen de dos a tres veces más probabilidades que los hombres de presentar esclerosis múltiple recurrente-remitente.

    Antecedentes familiares. Si uno de tus padres o hermanos tuvo esclerosis múltiple, el riesgo de que tengas la enfermedad es mayor.

    Determinadas infecciones. Diversos virus se asocian a la esclerosis múltiple, entre ellos, el de Epstein-Barr, el cual provoca la mononucleosis infecciosa.

    Raza. Las personas de raza blanca, en especial las de descendencia de Europa del norte, corren un mayor riesgo de tener esclerosis múltiple. Las personas de descendencia asiática, africana o indígena estadounidense corren el menor riesgo.

    Clima. La esclerosis múltiple es más frecuente en países con climas templados, entre ellos, Canadá, los estados del norte de los Estados Unidos, Nueva Zelanda, el sureste de Australia y Europa.

    Vitamina D. Tener menos niveles de vitamina D y menos exposición a la luz solar se relaciona con un mayor riesgo de esclerosis múltiple.

    Determinadas enfermedades autoinmunitarias. Corres un riesgo levemente mayor de desarrollar esclerosis múltiple si tienes otros trastornos autoinmunitarios, como enfermedad tiroidea, anemia perniciosa, psoriasis, diabetes tipo 1 o enfermedad intestinal inflamatoria.

    Tabaquismo. Los fumadores que presentan un evento inicial de síntomas que podrían indicar esclerosis múltiple tienen más probabilidades que los no fumadores de presentar un segundo evento que confirme la esclerosis múltiple recurrente-remitente.

    Fuente consultada aquí 

    Mas noticias de Neurología