Desarrollo de anticuerpos monoclonales: así avanzan las investigaciones terapéuticas para el VIH

El tratamiento contra el Virus de la Inmunodeficiencia Humana ha evolucionado significativamente desde el coctel de pastillas hasta fármacos mensuales.

Luisa Ochoa

    Desarrollo de anticuerpos monoclonales: así avanzan las investigaciones terapéuticas para el VIH

    Investigadores puertorriqueños continúan siendo parte de nuevos estudios enfocados en el tratamiento del VIH y en la búsqueda de novedosas alternativas que permitan no solo controlar la enfermedad, sino evitar la contaminación de las células del cuerpo con la carga viral. 

    Sobre ello, el destacado infectólogo e investigador puertorriqueño, el Dr. Javier Morales, explicó que varios proyectos han identificado que las células durmientes en el sistema linfático del intestino, conocidas como linfocitos CD4, tienen receptores de las células inmunes en su superficie y por eso esas células contaminadas no son destruidas por el sistema inmune.  

    De acuerdo con la literatura médica, los linfocitos CD4 son un tipo de glóbulos blancos que desempeñan una función importante en la protección del cuerpo contra la infección. El VIH emplea el mecanismo de los linfocitos CD4 para reproducirse y propagarse por todo el cuerpo.

    "El día que un paciente se contamina hay una cantidad de linfocitos CD4 que se cargan del virus; el virus usa los linfocitos CD4 de almacén y esos en su mayoría se van al sistema linfático del intestino y se van a dormir, se conoce como inertes y son millones. De vez en cuando salen dos o tres que sueltan virus en el sistema sanguíneo e invaden otras células que están protegidas por los medicamentos", detalló el especialista.

    Además, también indicó que los actuales medicamentos para el VIH funcionan en tres formas principales: bloqueando la entrada del virus a la célula; o cuando entran a las células, bloqueando que no forme un molde para poder reproducirse; y bloqueando que el virus se integre al cromosoma humano.

    Tratamientos experimentales buscan bloquear receptores inmunes en células infectadas

    Por ende, los estudios van más allá y buscan desarrollar tratamientos que bloqueen esos receptores en las células que tienen el virus. 

    "Ahora lo que se está probando son nuevos medicamentos que bloqueen ese receptor para que el sistema inmune identifique esas células y las destruya. Esos medicamentos son experimentales, son anticuerpos monoclonales y Puerto Rico participó en esos estudios. Estamos bregando con el principio de un concepto que si funciona y se puede elaborar, podemos estar tocando la puerta de erradicar el virus", destacó el infectólogo.

    El Fundador del Clinical Research Puerto Rico también mencionó que los pacientes con VIH en la actualidad no se mueren por el virus si siguen el tratamiento diario, al contrario, pueden fallecer de otras enfermedades, complicaciones, situaciones adversas o por muerte natural.

    Desde el cóctel de pastillas y hasta la medicina individualizada 

    La evolución de los tratamientos para el VIH se ha caracterizado por avanzar a grandes pasos, desde el famoso coctel de pastillas diarias hasta incluir un solo medicamento diario o incluso cada mes, el cual ha demostrado mejores efectos en los pacientes.

    Al respecto, el especialista compartió cómo ha cambiado la forma de tratar la enfermedad. "En 1980 llegaban estos pacientes y lo que uno podía hacer era tratar las infecciones oportunistas (con el coctel de pastillas). Al no tener un sistema inmune competente, el tratamiento era de por vida y los tratamientos para las infecciones oportunistas eran intravenosos".

    "En 1995, llegan los inhibidores de proteasa, y los pacientes tenían que tomar pastillas antes y después de las comidas. En ese año fue que realmente se controló el virus", reconoció el infectólogo.

    Posteriormente, en 1998 surgió el primer medicamento que se ingería una sola vez por día y se combinaba con otro medicamento dos veces al día, sin embargo, representó una alternativa tolerable para los pacientes. 

    "Luego en el 2005 se probaron los nuevos inhibidores de integración que evitaban que el virus se integrase al cromosoma humano y en el 2006 el mismo medicamento que se usó en 1998 se combinó tres medicamentos en uno solo y se ingería una vez al día en la noche".

    "Después de eso siguieron diferentes tipos de medicamentos, pero la idea era combinarlos. Hay una cantidad grande medicamentos que usan solo 1 pastilla al día, también hay inyección mensual y está en estudios un medicamento que se infunde cada 6 meses", destacó el especialista. 

    Vea el programa completo aquí.

    Mas noticias de Infectología