El tercer paciente curado de VIH deja esperanzas en la medicina para la lucha contra la enfermedad

La mujer recibió trasplantes de células madre y sangre de cordón umbilical para tratar la leucemia. El tratamiento no solo envió su cáncer a la remisión, sino también su VIH.

Sergio Nicolás Ortiz Cortés Sergio Nicolás Ortiz Cortés
  • Sergio Nicolás Ortiz Cortés - Correo Electrónico

El tercer paciente curado de VIH deja esperanzas en la medicina para la lucha contra la enfermedad

La noticia de esta semana de que una tercera persona ha sido "curada" del VIH a través de un trasplante único de células madre ha dado esperanza de una forma a mayor escala de hacer retroceder la epidemia del VIH que ha azotado al mundo durante décadas.

Pero si bien este caso ciertamente es motivo de celebración, los expertos involucrados en el esfuerzo dicen que todavía estamos muy lejos de una cura universal.

La investigadora Yvonne Bryson, MD, jefa de enfermedades infecciosas pediátricas de UCLA, dijo que este caso es especial. La paciente era una mujer multirracial que vivía con el VIH. Los dos pacientes anteriores eran hombres: uno blanco, uno latino.

La mujer en este caso recibió trasplantes de células madre y sangre de cordón umbilical para tratar la leucemia. El tratamiento no solo envió su cáncer a la remisión, sino también su VIH.

El éxito de este caso sugiere que los trasplantes de células madre del cordón deben considerarse para producir remisión y cura para las personas con VIH que también tienen cáncer y otras enfermedades, dicen los investigadores.

Si bien la noticia fue recibida con entusiasmo en la comunidad científica, el enfoque no estará disponible universalmente, ya que todos los trasplantes se realizaron para tratar cánceres en los tres pacientes infectados con VIH. "Hay aproximadamente 50 personas por año que pueden beneficiarse de esto", estima Bryson.

Aun así, otros expertos dicen que el enfoque podría proporcionar información sobre otras formas de encontrar curas. Y Bryson dice que abre opciones para poblaciones más diversas.

Sharon Lewin, MD, presidenta electa de la Sociedad Internacional del SIDA, calificó el informe como emocionante y puso los hallazgos en perspectiva.

"Un trasplante de médula ósea no es una estrategia viable a gran escala para curar el VIH, pero presenta una prueba de concepto de que el VIH se puede curar", dice. "También fortalece aún más el uso de la terapia génica como una estrategia viable para la cura del VIH".

La mujer necesitaba un trasplante de células madre después de que le diagnosticaran leucemia, un cáncer de la sangre. La técnica de trasplante de células madre utilizada también fue novedosa, dice Bryson. 

El equipo médico utilizó una combinación de células madre adultas de la sangre de un pariente y sangre del cordón umbilical de un banco de sangre del cordón umbilical que tenía una rara mutación que hace que el sistema inmunitario sea resistente al VIH.

En los dos casos anteriores de curas del VIH tras trasplantes, ambos pacientes fueron tratados con trasplantes de células madre, con la misma mutación, pero de trasplantes de médula ósea, un procedimiento más difícil. Y no se usó sangre de cordón para eso.

La combinación de células adultas y células de la sangre del cordón umbilical demostró ser la clave para el éxito. El uso de células adultas proporciona una especie de puente que ayuda hasta que la sangre del cordón se hace cargo, dicen los investigadores. 

Para el día 100 después del trasplante, dice Bryson, la mujer básicamente tenía un nuevo sistema inmunológico.

El VIH permaneció indetectable en las células T y en la médula ósea. Y 37 meses después del trasplante, la mujer dejó de tomar el tratamiento antirretroviral que comúnmente se administra para tratar la infección por el VIH .

"Actualmente, se encuentra clínicamente bien", dice Bryson. Su cáncer también está en remisión.

Historias de casos: tres pacientes

La mujer, de mediana edad, ha pedido privacidad, pidiendo que no se divulgue ni su edad ni otros detalles. Pero los investigadores proporcionaron algunos antecedentes sobre su historial médico y su ruta de regreso a la salud. 

Fue diagnosticada con VIH en 2013 e inició tratamiento con terapia antirretroviral (TAR). Cuatro años después de su diagnóstico de VIH, desarrolló leucemia mielógena aguda de alto riesgo, un cáncer de la sangre. El trasplante se hizo para tratar eso.

Su recuperación fue mucho menos accidentada que la de los dos pacientes anteriores, dicen los investigadores. Dejó el hospital 17 días después del trasplante. No tuvo complicaciones graves como las dos primeras, que desarrollaron una afección que ocurre cuando la médula ósea o las células madre del donante atacan al receptor.

"Este caso también sugiere que el trasplante de células resistentes al VIH fue clave para lograr una cura aquí", dice Lewin, de la Sociedad Internacional del SIDA. 

El primer paciente que logró la remisión del VIH después de un trasplante de células madre, un hombre blanco, permaneció en remisión durante 12 años y se consideró curado. Pero murió de leucemia en septiembre de 2020. El otro, un hombre latino, ha estado en remisión durante más de 30 meses.

Estadísticas de VIH, cargas étnicas/ raciales

En los EE. UU., alrededor de 1,2 millones de personas tienen VIH, según HIV.gov, aunque el 13% no sabe que lo tiene. En 2019 se diagnosticaron 34.800 nuevos contagios.

Ciertos grupos étnicos y raciales se ven más afectados por el VIH que otros, dada su proporción en la población estadounidense, según sugieren las estadísticas federales. En 2019, por ejemplo, los afroamericanos eran el 13 % de la población de EE. UU., pero el 40 % de las personas con VIH

Los hispanos/latinos representaron el 18,5% de la población total pero el 25% de los diagnosticados con VIH.

Las disparidades también afectan a las mujeres de manera desigual, y las mujeres negras se ven afectadas de manera desproporcionada en comparación con las mujeres de otros grupos étnicos y raciales. 

Las infecciones anuales por el VIH se mantuvieron estables en general entre las mujeres negras entre 2015 y 2019, pero la tasa de nuevas infecciones por el VIH entre las mujeres negras es 11 veces mayor que la de las mujeres blancas y 4 veces mayor que la de las latinas, según estadísticas federales.

Perspectiva de expertos, reacciones

Vincent Marconi, MD, profesor de enfermedades infecciosas en la Facultad de Medicina de la Universidad de Emory, cuya investigación se centra en las disparidades en las respuestas al tratamiento del VIH, calificó la noticia como "un avance emocionante para la agenda de cura.

Esta es la primera mujer que ha sido curada en menos 14 meses, y usaron sangre del cordón umbilical, lo que podría permitir regímenes potencialmente menos tóxicos y menos efectos adversos".

Aunque el enfoque, destinado a ser utilizado para tratar los cánceres, no estará ampliamente disponible, dice que "sí proporciona información sobre modelos alternativos de cura algo relacionados que involucran la terapia génica".

Mientras tanto, Marconi y otros investigadores también se están enfocando en el concepto de remisión del VIH a largo plazo si no es posible una cura. Entre las estrategias en estudio se encuentran la edición de genes y los tratamientos basados en el sistema inmunitario.

La remisión del VIH generalmente se define como tener una carga viral del VIH que no es detectable después de suspender el tratamiento.

Fuente consultada aquí.

Comunicador Social y Periodista egresado de la Universidad Sergio Arboleda en Bogotá. Periodista y Redactor en la Revista de Medicina y Salud Pública.

Mas noticias de HIV