Vaticano permite vacunas contra el COVID elaboradas con tejido fetal de abortos

Iglesia católica aprueba y valida la administración de la vacuna contra el COVID-19 ya que que no interviene en ningún aspecto humano o moralista.

Vaticano permite vacunas contra el COVID elaboradas con tejido fetal de abortos

El vaticano aprueba y valida la administración de la vacuna contra el COVID-19 ya que que no interviene en ningún aspecto humano o moralista

Monseñor Roberto González Nieves. (Archivo).Monseñor Roberto González Nieves. (Archivo).

Eduardo Najar
Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

Es moralmente aceptable recibir vacunas informa la Santa Sede y reitera la Iglesia en Puerto Rico a MSP.

La iglesia católica y su mayor representante el Papa, siempre han tenido una gran influencia sobre la accesibilidad de los diversos fármacos que se disponen a la población para poder prevenir algunas enfermedades, esto con el fin de que se valide desde un ámbito moral el origen y creación de determinados productos farmacológicos y que no haya atentados contra la vida e integridad de otros individuos.

Como se ha mencionado a lo largo del año pasado y en este mes reciente, varios representantes religiosos de diversos países en especial en Latinoamérica han hecho énfasis en la administración de estos nuevos fármacos que fueron creados para combatir la pandemia que  afecta la realidad humana y respaldan totalmente el uso y el acceso a este medicamento, ya que no tiene ningún origen antimoralista.

En el mes de diciembre el alto pontífice y representante de la iglesia católica el Papa Francisco dio una declaración por escrito donde sostenía que la iglesia promovía la nueva vacuna y aconsejaba a cada uno de los feligreses acceder a este beneficio.

"Es moralmente aceptable recibir vacunas contra Covid-19 que hayan utilizado en su desarrollo linajes celulares de fetos abortados durante los procesos de investigación y producción".

Escuche la entrevista completa aquí:

Direccionamiento moral

La fabricación de algunos fármacos que se usaban para combatir determinadas afecciones o agentes virales como los ejemplares de los años 1960, 1970 y 1980, donde se direccionó la utilización de células madres de algunos fetos que fueron abortados para la elaboración de estos medicamentos y que actualmente se han usado por tres farmacéuticas para elaborar la cura contra el SARS-CoV-2, no tienen algún juzgamiento moral, aunque algunas pruebas fueron tomadas de cuerpos inertes la iglesia sostiene que esto no es una acción antimoral ya que no suele impulsar el aborto, por el contrario el baticano hace el llamdo a las diversas enidades de salud y científicas para que puedan seguir validando medicamentos y avances que no tengan que afectar, perjudicar e intervenir la conciencia humana.

Además se hace un llamado de atención enfocado para que la vacuna pueda tener altas probabilidades de garantía en el acceso, especialmente para las familias e individuos más vulnerables.


Artículos Relacionados