Ola de calor y temperaturas extremas reducirían la eficacia de la farmacoterapia

El calor puede causar daño físico a los medicamentos y afectar la exposición del paciente a sus principios activos.

Luisa Ochoa

    Ola de calor y temperaturas extremas reducirían la eficacia de la farmacoterapia

    Las altas temperaturas pueden reducir la eficacia y seguridad de la terapia con medicamentos, para ello, Alina Hermann, MD, y su equipo del Hospital Universitario de Heidelberg explican cómo el calor puede afectar la calidad de la farmacoterapia y explican dónde se requiere atención especial.

    El calor puede afectar la farmacoterapia al causar daño físico a los medicamentos. Las posibles consecuencias de esto se describieron en The BMJ hace unos años, con una paciente pediátrica de 11 años, con diabetes tipo 1, que desarrolló cetoacidosis diabética después de que su bomba de insulina dejara de funcionar correctamente debido al intenso calor y la radiación solar.

    Como informan Hermann y demás médicos, el resumen de las características del producto y el prospecto de los medicamentos aprobados contienen información sobre las condiciones de almacenamiento en las que se debe almacenar. 

    Para los medicamentos para los que no se indican condiciones particulares de almacenamiento, el medicamento se ha probado a una temperatura de almacenamiento de 40 °C con una humedad del 75 %. Si se especifica un límite de temperatura, la estabilidad del fármaco se ha demostrado mediante pruebas a largo plazo hasta el valor indicado.

    Esto no significa necesariamente que el fármaco pierda estabilidad a temperaturas más elevadas y que superar estos límites durante un breve periodo de tiempo suponga una pérdida de calidad, hay muchas formas orales sólidas de medicamentos que son estables durante más de 2 años en climas tropicales, indicó Thomas EAH Küpper, MD, PhD, investigador de la Universidad de Aquisgrán y su equipo de trabajo.

    Síndrome neuroléptico maligno

    Según los investigadores de Heidelberg, para los pacientes, el estrés por calor puede conducir a la descompensación de enfermedades existentes (por ejemplo, insuficiencia cardíaca) o puede provocar reacciones adversas a medicamentos (por ejemplo, síndrome neuroléptico maligno en pacientes con enfermedad de Parkinson). 

    Las limitaciones en la función de los órganos debido a una hidratación inadecuada pueden reducir la cantidad de sustancias farmacológicas que se excretan y, por lo tanto, hacer necesaria una reducción de la dosis. De esta forma, la disfunción renal es una de las causas más habituales de hospitalización durante las olas de calor. Una medición de creatinina para estimar la función renal es importante y puede requerir un ajuste de la dosis del fármaco a la tasa de depuración modificada.

    Hermann y sus colegas escriben que cualquier dosis de diurético debe considerarse críticamente en tales situaciones, ya que los diuréticos pueden promover la deshidratación; el tratamiento con diuréticos es uno de los factores de riesgo más importantes de muerte por insolación.

    Además, se debe prestar atención al hecho de que las sustancias medicamentosas pueden interferir con varios mecanismos de protección que el cuerpo usa en reacción al aumento de la temperatura corporal. Estos mecanismos incluyen lo siguiente:

    Sed: los inhibidores de la ECA y los sartanes se asociaron con una sensación reducida de sed, pero se cuestiona su impacto.

    Regulación de la temperatura central: según los autores de Heidelberg, el mecanismo por el cual se regula la temperatura central aún no está del todo claro, pero parece depender de las monoaminas y, por lo tanto, está influenciado negativamente por enfermedades neurológicas y psiquiátricas, así como por fármacos psicotrópicos.

    Sudoración: La hipohidrosis puede ser desencadenada por antagonistas muscarínicos, como anticolinérgicos, antidepresivos tricíclicos, antagonistas H1 que actúan sobre el sistema nervioso central o antipsicóticos.

    Vasodilatación cutánea: Los fármacos simpaticomiméticos pueden afectar la regulación del riego sanguíneo de la piel a través de la vasoconstricción cutánea.

    Muchas sustancias psicotrópicas, en especial las anticolinérgicas o las que tienen efecto sedante, presentan un alto riesgo. Si no se puede evitar la terapia con estas sustancias, sus dosis deben establecerse al menos lo más bajas posible.

    Efecto sobre la farmacocinética

    El calor puede afectar la farmacocinética a través de varios mecanismos y, como resultado, también puede afectar la exposición del paciente al principio activo. El calor y un fuerte aumento en el flujo sanguíneo cutáneo pueden aumentar la disponibilidad sistémica de sustancias farmacológicas administradas por vía transdérmica o subcutánea.

    Además, los cambios circulatorios significativos bajo calor extremo pueden reducir la perfusión renal y hepática hasta en un tercio. La perfusión hepática afecta la biodisponibilidad de las sustancias administradas por vía oral con una alta tasa de extracción hepática, como los antidepresivos tricíclicos o los betabloqueantes. De esta forma, la concentración plasmática de propranolol, por ejemplo, aumenta un 67% en condiciones de calor extremo y se asocia con un mayor retraso del pulso.

    Los pacientes en riesgo deben ser monitoreados con especial cuidado durante las olas de calor, aconsejan los autores. Los objetivos son reconocer los trastornos de excreción y suspender o pausar los medicamentos críticos de manera oportuna cuando sea necesario o reducir la dosis. Los principios activos en cuestión incluyen, en particular, aquellos que interfieren significativamente en la regulación de la temperatura y la circulación.

    Fuente consultada aquí.

    Mas noticias de General