Hígado graso se continúa posicionando como el precursor del trasplante hepático en la Isla

“El hígado sufre con la grasa igual que sufre con el alcohol”, enfatiza especialista


Hígado graso se continúa posicionando como el precursor del trasplante hepático en la Isla

El hígado graso deja atrás a la hepatitis C en el mayor precursor del fallo hepático y necesidad de un trasplante en el País.

Así lo estableció a Medicina y Salud Pública (MSP) el doctor Juan del Río, director del Centro de Trasplante del Hospital Auxilio Mutuo, enfatizando la gran carga salubrista de la obesidad y el síndrome metabólico en la Isla.

“Esto deja atrás el que la hepatitis C sea la enfermedad que figuraba como principal riesgo para trasplante hepático, ahora se debe al progreso de la enfermedad del hígado graso, debido al gran problema de obesidad del siglo 21, al igual que el síndrome metabólico y un porcentaje de estos pacientes desarrollarán cirrosis hepática. El hígado sufre con la grasa igual que sufre con el alcohol y la vida sedentaria de la gente en estos momentos está provocando esta obesidad”, afirmó.

Mientras, la diabetes y la hipertensión continúan demandando los trasplantes de riñón, mientras que la diabetes mellitus tipo 1 sigue siendo el riesgo del trasplante de páncreas, enfatizó. 

Cabe recalcar que, según especialistas en gastroenterología de la Isla, los pacientes con enfermedades como la obesidad tienen hasta un 60% de desarrollar el hígado graso. 

Pacientes con diabetes, dislipidemia, colesterol y triglicéridos altos, problemas de tiroides, ovario poliquístico, entre otros, tienen mayor riesgo de desarrollarlo y una vez la enfermedad provoca cirrosis hepática, el daño es irreversible. 

Este año, pese a la llegada del COVID19, los especialistas han logrado trasplantar 45 hígados, y esperan sobrepasar los 80 trasplantes de riñones.  

“El ser humano se alimenta cada cuatro horas y se sienta a ver pasar la vida. La gente se está moviendo menos, va en carro a todos sitios, y esto conlleva por desgracia en Puerto Rico el progreso alarmante de la obesidad, donde alrededor del 60% de la gente es obesa”, puntualizó.

En cuanto al trasplante de páncreas, el cirujano oncológico sostuvo que sigue siendo una opción para los pacientes diagnosticados con hipoglucemia severa en la isla, pero por lo común este órgano se trasplanta junto al riñón.

De otra parte, médicos especialistas han resaltado el logro clínico sobre la enfermedad de hepatitis C. No obstante, en Puerto Rico existen alrededor de 75 mil pacientes con esta condición, considerada una curable hoy día si es detectada a tiempo. 

Alrededor de 3 millones de personas en Estados Unidos viven con el virus de la hepatitis C y casi el 80 por ciento lo desconoce, según información del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

“Nuestra espera por trasplante hepático es la más corta en los Estados Unidos y estamos a un 98% de sobrevivencia en un año”, celebró.


Artículos Relacionados