El desarrollo de pólipos y determinadas enfermedades hereditarias podrían desencadenar cáncer colorrectal

Un pólipo en el colon es un pequeño conjunto de células que se agrupan en el revestimiento del colon que en la mayoría de ocasiones suelen ser inofensivos. Sin embargo, en algunos casos los pólipos podrían ser alicientes de cáncer de colon que en estadios avanzados suele ser mortal.


El desarrollo de pólipos y determinadas enfermedades hereditarias podrían desencadenar cáncer colorrectal

Un pólipo en el colon es un pequeño conjunto de células que se agrupan en el revestimiento del colon que en la mayoría de ocasiones suelen ser inofensivos. Sin embargo, en algunos casos los pólipos podrían ser alicientes de cáncer de colon que en estadios avanzados suele ser mortal.

Dr. Hamid Galib, gastroenterólogo

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública 

La Revista Medicina y Salud Pública (MSP) consultó con el Dr. Hamid Galib, gastroenterólogo, quien expuso todo lo concerniente a las enfermedades gástricas y su incidencia en el desarrollo del cáncer y otras patologías. 

“Está la enfermedad de los pólipos múltiples intestinales que son pacientes que ya para los 15 años han desarrollado múltiples pólipos en el intestino. No es el paciente que se le encuentra un pólipo, son pacientes con 100, 200 y 300 pólipos el intestino grueso. No confundamos eso con el paciente que tiene uno o dos, son varios. Estos pacientes tienen un problema hereditario porque la enfermedad se transmite autosómico. Esos pacientes yo diría que el 100 por ciento de ellos a edades de 50 años van a tener cáncer de colon. (…) Ese paciente desgraciadamente hay que quitarle todo el intestino para que no se muera de cáncer de colon”, explicó el gastroenterólogo.

Enfermedad transmitida por genética: mayor riesgo de diferentes cánceres

Según MayoClinic, el síndrome de Lynch es un trastorno hereditario que aumenta significativamente la probabilidad de que los pacientes desarrollen el riesgo de cáncer de colon, cáncer de endometrio y otros tipos de cánceres. El síndrome de Lynch se conoce históricamente como cáncer colorrectal hereditario no polipósico (HNPCC).

“Lo que pasa con esos pólipos es que son personas cuyos pólipos tienen un gen envuelto. (…) Hace que esas personas tengan siempre un porcentaje altísimo de desarrollar cáncer de colon. El problema aquí es que es hereditario. Por ejemplo, el tío o el papá tienen cáncer de colon y el hijo tiene un pólipo entonces en ese caso hay que seguirlo de cerca porque se llama el síndrome de Lynch. El peligro de esto es que estos pólipos no tienen que ser múltiples, pero están acompañados por historial familiar de cáncer de colon o cáncer en otros sitios cercanos como el ovario y la vejiga”, ahondó el galeno. 

Diagnóstico

En los casos en que se sospecha que el paciente padece síndrome de Lynch, los gastroenterólogos realizan preguntas sobre antecedentes familiares de cáncer de colon, de endometrio y otros tipos de cáncer. Además, existen otros métodos diagnósticos que pueden identificar esta anomalía.

“A un paciente que tiene cáncer de colon se le hace una biopsia. A esa biopsia se le hacen estudios para ver si el cáncer es genético, si sale positivo en la biopsia entonces se examina toda la familia a ver si tienen cáncer y se les hace colonoscopia a todos. Estos pólipos pueden dar la información de cáncer en otros órganos. La persona que tiene este síndrome, lo que ocurre es que quizá el hijo o la hija no tuvieron cáncer de colon, pero sí tuvieron cáncer de vejiga o de útero o de cualquier otra condición. El mismo paciente puede tener dos cánceres al mismo tiempo, el del cáncer producido por ese pólipo o cáncer en el útero al mismo tiempo si es una mujer”, determinó el Dr. Galib.

Enfermedad de Wilson

La enfermedad de Wilson es una patología hereditaria con reducida prevalencia que ocasiona la acumulación de cobre en el hígado, el cerebro y otros órganos vitales. Por lo general, todos los pacientes con la condición son diagnosticados entre los 5 y los 35 años, pero también puede afectar a personas más grandes o más jóvenes.

“Es una enfermedad donde lo que ocurre no es hierro, es cobre. Y esta persona genéticamente desarrolla una acumulación anormal del cobre que tu comes en la dieta. Ese cobre se deposita en varios órganos en el hígado y especialmente se deposita en el cerebro, en el sistema neurocentral y puede tener ahí un montón de problemas desde fallo hepático, problemas de epilepsia, convulsiones y se  pueden ir a coma. -Esta condición- no se ve mucho, pero son pacientes con acumulaciones genéticas de ingesta de hierro y cobre que está en muchas de las cosas que comemos”, concluyó el Dr. Galib en diálogo con MSP.


Artículos Relacionados