Complicaciones de la colonoscopía en pacientes mayores

Según el estudio, las tasas específicas por edad y evolución temporal de las complicaciones gastrointestinales se asocian con la colonoscopía de detección y vigilancia.

Sergio Nicolás Ortiz Cortés Sergio Nicolás Ortiz Cortés
  • Sergio Nicolás Ortiz Cortés - Correo Electrónico

Complicaciones de la colonoscopía en pacientes mayores

Las tasas de eventos cardíacos, neurológicos y pulmonares graves atribuibles a la colonoscopía están mal caracterizadas y, por lo general, no se tienen en cuenta las tasas de eventos de fondo.

Realizamos un estudio multiestatal basado en la población mediante el análisis de puntos de cambio para determinar las tasas y el momento de los eventos adversos gastrointestinales y no gastrointestinales graves asociados con la colonoscopía de detección/vigilancia, incluidos los análisis por edad (45 a <55, 55 a <65, 65 a <75 , y =75 años).

Entre 4,5 millones de personas en las bases de datos de servicios y cirugía ambulatoria de California, Florida y Nueva York que se sometieron a una colonoscopia de detección/vigilancia entre 2005 y 2015, determinamos eventos posteriores a la colonoscopía graves que superan las tasas de referencia en las bases de datos del Departamento de Emergencias (SEDD) y de pacientes hospitalizados ( S.I.D.).

Los eventos poscolonoscopía no gastrointestinalesmás graves se esperaban en función de la tasa de antecedentes y no estaban asociados con la colonoscopía en sí. Sin embargo, los eventos no gastrointestinales asociados predominaron sobre los eventos gastrointestinales a edades =65 años, incluidos más infartos de miocardio más accidentes cerebrovasculares isquémicos que perforaciones a edades =75 años (361 [intervalos de confianza del 95 % {IC} 312–419] más 1,279 [IC del 95 % 1,182 –1,384] frente a 912 [IC 95% 831–1,002] por millón).

En todas las edades, las proporciones observadas y esperadas para los días 0 a 7, 0 a 30 y 0 a 60 después de la colonoscopía fueron sustancialmente > 1 para hemorragia gastrointestinal y perforación, pero mínimamente > 1 para la mayoría de las complicaciones no gastrointestinales. El riesgo varió de 1 a 125 días según el tipo de complicación, los períodos y la edad.

No se observó un exceso de muertes intrahospitalarias poscolonoscopia.

Aunque los recuentos crudos sobrestiman sustancialmente los eventos no gastrointestinales asociados con la colonoscopía, las complicaciones no gastrointestinales superan el riesgo de hemorragia y perforación en las personas mayores.

La imposibilidad de determinar las modificaciones a la terapia antiplaquetaria fue una limitación del estudio. Nuestros resultados pueden informar las determinaciones de beneficio-riesgo para la colonoscopía preventiva.

Es difícil evaluar el riesgo de complicaciones después de la colonoscopia, porque el simple recuento de los eventos posteriores al procedimiento no da cuenta de la tasa esperada de antecedentes de eventos adversos.

En este estudio retrospectivo de EE. UU., los investigadores abordaron esta limitación mediante el uso de datos administrativos de 4,5 millones de personas que se sometieron a colonoscopias de detección y vigilancia durante un período de 10 años y que sirvieron como sus propios controles.

Las tasas de antecedentes de eventos de sangrado gastrointestinal (GI) inferior, perforación, accidente cerebrovascular y ataque isquémico transitorio, infarto agudo de miocardio (IM), insuficiencia cardíaca congestiva, arritmia y neumonía se dedujeron del período de 6 meses posterior a la colonoscopia. A continuación, se determinó el exceso de eventos poscolonoscopia por encima de la tasa de fondo.

En esta población (edad media, 60; condiciones crónicas medias), el sangrado y la perforación poscolonoscopía a los 30 días habían ocurrido a una tasa más de cuatro veces superior a la esperada por otras causas.

Aunque la mayoría de los eventos no gastrointestinales después de la colonoscopía podrían atribuirse a la tasa de fondo, la tasa de exceso de eventos por 1 millón para personas mayores de 75 años fue mayor para el accidente cerebrovascular isquémico (1279) más IM (361) combinados que para las perforaciones (912); el aumento relativo del riesgo de infarto de miocardio o accidente cerebrovascular (en comparación con las tasas de referencia) fue de alrededor del 30%.

Este estudio nos recuerda que, en pacientes mayores (muchos de los cuales tienen comorbilidades), los posibles riesgos periprocedimiento asociados con la colonoscopia no se limitan a la perforación y el sangrado.

Desafortunadamente, no sabemos si los pacientes suspendieron los agentes antiplaquetarios recetados para la prevención secundaria (las pautas actuales recomiendan no interrumpir la aspirina periprocedimiento), lo que podría explicar parte del exceso de riesgo de complicaciones cardiovasculares y cerebrovasculares.

A pesar de esta preocupación, estos datos respaldan la recomendación actual del Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE. UU. de ofrecer colonoscopías de detección después de los 75 años de forma selectiva, en lugar de rutinaria

Fuente consultada aquí.

Comunicador Social y Periodista egresado de la Universidad Sergio Arboleda en Bogotá. Periodista y Redactor en la Revista de Medicina y Salud Pública.

Mas noticias de Gastroenterología