¿Tienes sudoración excesiva? Podrías padecer hiperhidrosis

Aunque la sudoración generalizada suele ser normal, considere la posibilidad de cáncer, infección y trastornos endocrinos de acuerdo con los síntomas del paciente.

Pedro Felipe Cuellar

    ¿Tienes sudoración excesiva? Podrías padecer hiperhidrosis

    ¿Es usted el tipo de persona que sufre de sudoración anormal y excesiva que no necesariamente está relacionada con el calor o el ejercicio? 

    La hiperhidrosis es la condición que causa sudoración en exceso tanto que se te empapa la ropa o gotea por tus manos, es una patología altamente estresante y agobiante, pues interrumpe en las actividades diarias normales de los pacientes aparte de generar ansiedad social y vergüenza.

    Este tipo de sudoración, poco común, puede ser focal o difusa, y depende de las múltiples causas que llevan a desarrollar esta condición. 

    La sudoración que se presenta en partes del cuerpo como las axilas, palmas y plantas es con mayor frecuencia una respuesta normal al estrés, al ejercicio, o al calor ambiental; por otra parte, la transpiración difusa suele ser idiopática, aunque en los pacientes con hallazgos compatibles debe hacer sospechar tumores, infecciones o alteraciones endocrinas. 

    La búsqueda del diagnóstico, se determina con un examen médico simple, teniendo en cuenta que es algo que se puede observar claramente, de todas formas existen pacientes, en los cuales es necesario realizar pruebas para detectar la causa subyacente.

    Tratamientos que existen frente a esta condición incluyen: 

    • Cloruro de aluminio tópico. 

    • Iontoforesis con agua corriente. 

    • Toallitas de tosilato de glicopirronio. 

    • Glicopirrolato u oxibutinina oral.

    • Toxina botulínica.

    • Tratamiento mediante un dispositivo basado en microondas.

    • En casos extremos, cirugía.

    ¿Tipos de hiperhidrosis que existen?

    • Sudoración focal

    En el tipo focal, es frecuente que se desarrolle por causas emocionales, que provocan sudoración en las palmas, plantas, axilas y frente en momentos de ansiedad, excitación, ira o miedo. 

    Esto puede deberse a un incremento de la estimulación simpática debido a un estrés generalizado; esta misma aumenta durante el ejercicio y en ambientes calurosos. Si bien este tipo de sudoración es una respuesta normal, los pacientes con hiperhidrosis transpiran de modo excesivo y en condiciones en las cuales la mayoría de la gente no lo hace.

    • La sudoración gustativa (sudoración en respuesta a la comida o antes de comer) 

    En este caso, la causa es desconocida y puede ocurrir en momentos y lugares como alrededor de los labios y la boca al ingerir alimentos y bebidas picantes o calientes. 

    Las causas patológicas incluyen: neuropatía diabética, herpes zóster facial, invasión del ganglio simpático cervical, lesión o enfermedad del sistema nervioso central o lesión de la glándula parótida. 

    El síndrome de Frey es una afección neurológica provocada por una lesión en o alrededor de las glándulas parótidas como resultado de cirugía, infección o un traumatismo. El síndrome de Frey afecta al nervio auriculotemporal, y hace que las fibras parasimpáticas ubicadas en una posición anormal, y que en condiciones normales causan salivación como respuesta gustativa, generen entonces, unas desencadenadas fibras simpáticas que causan eritema (inapropiado) y sudoración de la mejilla preauricular.

    Otras causas de sudoración local incluyen mixedema pretibial, artropatía hipertrófica (palmas), síndrome del nevo azul y tumor glómico (sobre las lesiones). La sudoración compensatoria consiste en la aparición de una sudoración intensa después de una simpatectomía.

    • Sudoración generalizada

    La sudoración generalizada afecta casi toda la superficie corporal, y aunque la mayoría de los casos son idiopáticos, las causas pueden ser muy variadas

    Puede verse relacionada con diferentes patologías como: 

    • Cáncer, específicamente, en linfoma o leucemia. 

    • En el caso del sistema nervioso central: por trauma, neuropatía autónoma.

    • Por trastornos endocrinos: hipertiroidismo, hipoglucemia, secreción excesiva de hormonas sexuales causada por agonistas de la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH)

    • Al adquirir Infecciones como: tuberculosis, endocarditis, infecciones fúngicas sistémicas

    El consumo de ciertos fármacos, también puede influir en el desarrollo, como: antidepresivos, aspirina, medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, agentes hipoglucemiantes, cafeína, teofilina, abstinencia de opioides.

    Fuente consultada aquí

    Mas noticias de Dermatología