La falta de higiene correcta podría derivar en dermatitis seborreíca a largo plazo

Para evitar la proliferación de microorganismos y el riesgo de infecciones por la grasa, es indispensable la limpieza del cabello y cuero cabelludo.

Luisa Ochoa

    La falta de higiene correcta podría derivar en dermatitis seborreíca a largo plazo

    Han surgido diferentes tendencias en los últimos años relacionadas con la salud capilar, una de ellas es el método ´no poo´ o no champú, que consiste en recurrir a lavar el cabello solo con agua, o utilizando sustancias como el bicarbonato de sodio o el vinagre. Sin embargo, esta práctica puede generar mayores riesgos para el cuero cabelludo, según expertos.

    Anaya Fernández Díez, directora médica en la Clínica Bojanini Experts, asegura que, desde el punto de vista médico, es una tendencia peligrosa: "El champú es primordial para la higiene del cabello y el cuero cabelludo. Además, en muchas ocasiones utilizamos precisamente champús con componentes específicos para tratar patologías del cuero cabelludo, como puede ser la dermatitis seborreica o la psoriasis".

    Helena Rodero, farmacéutica especialista en cuidado facial y capilar, subraya que la necesidad primordial del cuero cabelludo es, básicamente, la limpieza. "Tenemos que mantener un pelo limpio, al igual que mantenemos un rostro y un cuerpo limpio. Aunque es cierto que no tienen las mismas necesidades toda la piel de todo nuestro organismo y por eso hay que ir adaptándolas".

    En este sentido, Fernández Díez indicó que no hay que tener miedo a los componentes irritantes que puedan contener algunos champús, ya que también se pueden encontrar en cualquier cosmético, y no por ello se dejan de utilizar cremas hidratantes, fotoprotectores o limpiadoras faciales. "Es más, debemos hacerlo si también queremos cuidar nuestra piel", añadió.

    El cuero cabelludo produce grasa diariamente a través de las glándulas sebáceas, que están anexas a los folículos pilosos. Por eso, las expertas recalcan la importancia de que esta grasa se limpie regularmente, para evitar la proliferación de microorganismos y el riesgo de infecciones.

    El problema se centra en que la mayor parte de las personas son incapaces de lograr controlar la grasa solo con agua o con bicarbonato, que puede llegar a irritar el cuero cabelludo e incluso producir cambios de color. "No lavar el pelo en absoluto no hace que no produzcamos nada de grasa, cada persona produce una cantidad diferente de grasa dependiendo de sus características individuales y no solo del número de veces que nos lavemos el cabello", afirma Fernández Díez.

    En cualquier caso, las expertas coinciden en que este se ensucia más por la propia grasa que producimos nosotros, debido a que el cuero cabelludo tiene muchos folículos pilosos y tendrá muchas glándulas sebáceas que producirán una grasa determinada dependiendo, sobre todo, de las hormonas.

    Hay personas que producen mucha grasa y otras que no necesitan un lavado tan frecuente. "Lo importante es importante limpiar el cuero cabelludo cuando está sucio para evitar problemas a largo plazo, como las infecciones tipo dermatitis seborreica y caspa, que surgen cuando no nos lavamos con el producto adecuado o todo lo frecuente que deberíamos", complementó Rodero.

    En el caso de personas con dermatitis seborreica, el lavado del cabello es fundamental, para evitar la exacerbación de la condición. Este trastorno genera hojuelas de piel (caspa) en el cuero cabelludo, el cabello, las cejas, la barba o el bigote, manchas de piel grasosa cubiertas con escamas blancas o amarillas; o costras en el cuero cabelludo, la cara, los costados de la nariz, las cejas, las orejas, los párpados, el pecho, las axilas, la zona de la ingle o debajo de las mamas; enrojecimiento de la piel y picazón.

    Para esta y otras afecciones del cuero cabelludo, los champús, las cremas y las lociones con receta son los tratamientos principales. 

    Fuente consultada aquí.



    Mas noticias de Dermatología