Estudio revela que la micropunción es un complemento eficaz de los tratamientos tópicos contra el melasma

El análisis mostró que la micropunción por sí sola produjo una mejora de 23% a 29% en el Índice de Área y Gravedad del Melasma.

Sergio Nicolás Ortiz Cortés Sergio Nicolás Ortiz Cortés
  • Sergio Nicolás Ortiz Cortés - Correo Electrónico

Estudio revela que la micropunción es un complemento eficaz de los tratamientos tópicos contra el melasma

La micropunción es un complemento inocuo y eficaz a los tratamientos tópicos para el melasma y se observan resultados óptimos por lo general a las 12 semanas, según indican resultados de un análisis sistemático y metaanálisis combinado.

"La micropunción tiene una eficacia similar a otros métodos para administrar fármacos, como el láser de dióxido de carbono (CO2) o las microinyecciones intradérmicas, para el tratamiento del melasma", dijo el Dr. Marcus G. Tan, autor que presentó el estudio durante una sesión virtual de resúmenes en el Congreso Anual de la American Society for Dermatologic Surgery de 2021.

"Cuando se utilizó en combinación con tratamientos tópicos para despigmentación, la micropunción también demostró eficacia superior y un perfil de tolerabilidad más favorable, en comparación con ácido tranexámico (TXA) por vía oral".

Para el estudio, el Dr. Tan, residente del quinto año de dermatología en la University of Ottawa, en Otawa, Canadá, y sus colaboradores realizaron una búsqueda en las bases de datos MEDLINEEMBASE y Registro Central de Estudios Controlados Cochrane utilizando las palabras clave "melasma" y "micropunción".

Limitaron su análisis a estudios prospectivos y comparativos que incorporaban el uso de micropunción en el tratamiento del melasma y excluyeron los que implicaban radiofrecuencia. El criterio de valoración principal fue la mejora en la gravedad del melasma, evaluada mediante el Índice de Área y Gravedad del Melasma (MASI).

Los criterios de valoración secundarios fueron la mejora en la satisfacción del paciente, la calidad de vida y cualesquiera efectos adversos notificados.

En el análisis final se incluyeron 12 estudios en los que participaron 459 pacientes de siete países. De estos, siete eran estudios aleatorizados controlados y cinco eran estudios no aleatorizados de rostro dividido. Los tratamientos tópicos utilizados en los estudios incluían ácido tranexámico, vitamina C, plasma rico en plaquetas y sueros despigmentantes a base de hidroquinona como rucinol, sófora-alfa y N-acetil glucosamina.

De los 12 estudios, en 4 se utilizó micropunción mecánica y en 8 se utilizó micropunción eléctrica de repetición. La longitud de aguja más utilizada fue de 1,5 mm, con un rango de 0,1 a 1,5 mm, dependiendo de la zona anatómica tratada. Se aplicó anestesia tópica 30 a 60 minutos antes del tratamiento. Los intervalos de tratamiento fueron de dos a cuatro semanas.

Su análisis mostró que la micropunción por sí sola produjo una mejora de 23% a 29% en el Índice de Área y Gravedad del Melasma. "En todos los estudios, añadir tratamientos tópicos dio lugar a mayores mejoras en la gravedad del melasma, observándose un efecto moderado a las 8 semanas y un efecto considerable a las 12-16 semanas", dijo el Dr. Tan.

"Esto también se reflejó en mayores puntuaciones de satisfacción de los pacientes y en una mejora de la calidad de vida informada por los pacientes".

En un estudio de rostro dividido en el análisis, en que se comparó ácido tranexámico tópico mediante micropunción con ácido tranexámico tópico mediante láser de CO2 fraccionado, se observó que los dos enfoques tenían eficacia y tasas de efectos adversos similares.

En otro estudio de rostro dividido en que se evaluó el melasma refractario, se describió que añadir vitamina C con micropunción a un láser de Nd:YAG de conmutación Q no ablativo dio lugar a una mejora adicional de 38,3% en el Índice de Área y Gravedad del Melasma y una tasa de recidiva 12,5% menor a los 6 meses.

En otros dos estudios, los investigadores compararon la micropunción con las inyecciones intradérmicas para administrar plasma rico en plaquetas o ácido tranexámico tópico. Las dos modalidades resultaron con una eficacia similar. "Sin embargo, se observó que la micropunción se toleraba mejor y, en consecuencia, la satisfacción de los pacientes era mayor", señaló el Dr. Tan.

En un análisis diferente se descubrió que la crema Tri-Luma (acetónido de fluocinolona, hidroquinona y tretinoína) con micropunción superaba a Tri-Luma más ácido tranexámico oral en lo referente a eficacia, satisfacción del paciente y tolerabilidad.

"Es curioso, pero añadir ácido tranexámico oral a Tri-Luma con micropunción no condujo a más mejoras", dijo el Dr. Tan.

Los investigadores encontraron que la micropunción fue bien tolerada en los 12 estudios. En general, no se notificaron cicatrices ni efectos adversos graves. En 5%-12% de los casos se produjo una despigmentación leve y en una minoría de pacientes se observó reactivación del virus del herpes simple.

El Dr. Tan comentó sobre tres mecanismos de acción propuestos, que respaldan la eficacia de la micropunción para el tratamiento del melasma. "En primer lugar, las microagujas contribuyen a la administración transcutánea de fármacos tópicos a través de los microporos", dijo.

"En segundo lugar, la micropunción también ayuda a la eliminación transcutánea de la melanina y otros residuos dérmicos a través de los microporos. En tercer lugar, las microlesiones estimulan la respuesta de cicatrización de la herida y dan lugar a neocolagénesis, neoelastogénesis y engrosamiento epidérmico".

En una entrevista, el Dr. Tan reconoció algunas limitaciones del estudio, como la agrupación de estudios aleatorizados y no aleatorizados en el metanálisis final, la heterogeneidad en los protocolos de tratamiento y los dispositivos utilizados, así como la inclusión de estudios con un riesgo de sesgo moderado.

"No obstante, estas limitaciones no afectan la conclusión de que la micropunción es un complemento útil y seguro a los tratamientos tópicos para el melasma", dijo.

La Dra. Catherine M. DiGiorgio, a quien se le pidió que comentara el estudio, señaló que el melasma es una afección notoriamente difícil de tratar. "En el curso de los años se han propuesto muchos tratamientos con dispositivos basados en energía al igual que otras terapias".

"Sin embargo, ninguno ha mostrado resultados fiables, reproducibles y, lo que es más importante, perdurables", dijo la Dra. DiGiorgio, dermatóloga especialista en láser y estética en el Boston Center for Facial Rejuvenation. "Hay que ser cautos en cuanto a la verdadera eficacia de los tratamientos para obtener algo más que, en el mejor de los casos, resultados temporales".

La revisión incluyó numerosos estudios sin una definición clara de las fortalezas o metodologías de los ensayos, añadió la especialista, y señaló que los estudios aleatorizados controlados de rostro dividido con seguimiento a largo plazo son la mejor manera de evaluar la eficacia de los tratamientos.

"Además, en lo que respecta a la administración de fármacos, la micropunción es el método menos eficaz de administración de fármacos en la piel, mientras que la administración de fármacos asistida por láser mediante láseres fraccionados ablativos es la más eficaz". Al igual que con todos los tratamientos del melasma, un sano escepticismo nunca es un mal enfoque".

Fuente consultada aquí.

Comunicador Social y Periodista egresado de la Universidad Sergio Arboleda en Bogotá. Periodista y Redactor en la Revista de Medicina y Salud Pública.

Mas noticias de Dermatología