Virus por COVID-19 en el embarazo no daña la estructura del cerebro fetal, según estudio

Los resultados de la resonancia magnética fetal deberían tranquilizar a las mujeres infectadas que están o han estado embarazadas recientemente y a sus parejas.

Sergio Nicolás Ortiz Cortés Sergio Nicolás Ortiz Cortés
  • Sergio Nicolás Ortiz Cortés - Correo Electrónico

Virus por COVID-19 en el embarazo no daña la estructura del cerebro fetal, según estudio

Contraer COVID-19 leve a moderada durante el embarazo no parece dañar el desarrollo cerebral del feto, según los resultados de un pequeño estudio.

La evidencia anterior ha demostrado que las mujeres embarazadas son más vulnerables al virus SARS-CoV-2, pero se sabe poco sobre las consecuencias para el feto.

La autora principal, Dra. Sophia Stöcklein, del Departamento de Radiología de la Ludwig Maximilian University of Munich, en Múnich, Alemania, comentó que los resultados de la resonancia magnética fetal deberían tranquilizar a las mujeres infectadas que están o han estado embarazadas recientemente y a sus parejas.

"A partir de otras infecciones virales como la infección por el virus del Zika o la infección por citomegalovirus, sabemos que la afectación del desarrollo cerebral prenatal puede ser extensa. SARS-CoV-2 no parece tener estos efectos inmediatos", destacó la Dra. Stöcklein.

El estudio incluyó a 33 pacientes que se infectaron con SARS-CoV-2 durante el embarazo. Todos los fetos mostraron un desarrollo cerebral normal, "incluido el pliegue cortical y la segmentación del tronco encefálico".

Dos radiólogos certificados por la junta que tenían experiencia en resonancia magnética fetal evaluaron la superficie del cerebro y los espacios llenos de líquido y buscaron signos potenciales de inflamación y calcificaciones cerebrales y no encontraron anomalías.

Descubrieron que el tamaño de todas las estructuras del tronco encefálico en todos los fetos era apropiado para la edad del feto.

Durante el proyecto, han nacido 22 de los 33 bebés y hasta ahora el desarrollo del cerebro ha sido normal.

La edad gestacional media en el estudio fue de 28,4 semanas. La edad gestacional media en el momento de la aparición de los síntomas en la madre era de 18 semanas.

El equipo afirmó que continuará la investigación y dará seguimiento a todos los recién nacidos hasta los 5 años.

En el estudio se estudiaron los casos leves a moderados porque en los casos graves sería difícil separar los efectos directos de la infección viral de los efectos indirectos de la ventilación y la terapia vasopresora.

La Dra. Gray señaló: "Si bien es tranquilizador que todo se vea bien, también esperaríamos eso. Sabemos por los datos hasta la fecha que la transmisión vertical es muy rara".

La especialista señaló que las resonancias magnéticas fetales iluminan la estructura del cerebro, pero no pueden predecir la función cerebral a largo plazo.

"Ese es un aspecto preocupante que justificará un seguimiento continuo, y sé que varios grupos están específicamente enfocados en evaluar eso, y tomará tiempo entenderlo", destacó.

La necesidad inmediata es un enfoque continuo en cómo el COVID-19 afecta a la madre, pues las mujeres que tienen COVID-19 grave suelen dar a luz antes, tienen presión arterial alta y son más propensas a sufrir hemorragias en el momento del parto.

Por sus parte los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos recomiendan la vacunación para todas las mujeres embarazadas, pero la aceptación se ha mantenido lenta.

El organismo de control señala que las personas que tienen COVID-19 durante el embarazo también tienen un mayor riesgo de parto prematuro (antes de las 37 semanas) y muerte fetal y podrían tener un mayor riesgo de otras complicaciones del embarazo.

"Si está embarazada o estuvo embarazada recientemente, es más probable que se enferme gravemente por COVID-19, en comparación con las personas que no están embarazadas" concluyeron.

Fuente consultada aquí

Comunicador Social y Periodista egresado de la Universidad Sergio Arboleda en Bogotá. Periodista y Redactor en la Revista de Medicina y Salud Pública.

Mas noticias de Covid-19