Trasplante renal exitoso de un donante fallecido con enfermedad respiratoria grave por Covid-19

Investigadores han informado del trasplante exitoso y seguro de un riñón de una donante que murió por complicaciones de la COVID-19.

Sergio Nicolás Ortiz Cortés Sergio Nicolás Ortiz Cortés
  • Sergio Nicolás Ortiz Cortés - Correo Electrónico

Trasplante renal exitoso de un donante fallecido con enfermedad respiratoria grave por Covid-19

Tras el trasplante, la tinción mostró una lesión tubular aguda sin daño glomerular ni inflamación. No hubo signos positivos de ARN del SARS-CoV-2 en la muestra del riñón donado, aunque los pulmones dieron positivo.

El receptor había resultado negativo para el SARS-CoV-2 mediante RT-PCR con hisopo nasofaríngeo en los días 20, 30 y 90 después del trasplante. Nueve meses después del trasplante, el receptor mostró una excelente recuperación renal.

Una mujer de 30 años ingresó en un hospital debido a una neumonía grave por COVID-19 con una RT-PCR nasofaríngea positiva para SARS-CoV-2. Con el empeoramiento clínico, se le colocó oxigenación por membrana extracorpórea, pero desarrolló lesión cerebral hipóxica y progresó a muerte cerebral.

La función renal se mantuvo estable durante su evolución hospitalaria con una concentración de creatinina sérica de 0,7 mg/dl. La PCR de SARS-CoV-2 para lavado broncoalveolar y frotis nasofaríngeo reanalizado 3 días antes de la donación fue negativa.

Varón de 55 años receptor con enfermedad renal terminal secundaria a hipertensión arterial que se trasplanta con el riñón izquierdo de este donante.

 El riñón del donante se estudió utilizando muestras de biopsia quirúrgica previa a la implantación para investigar la presencia de ARN del SARS-CoV-2 mediante hibridación in situ (ISH) y RT-PCR cuantitativa (qRT-PCR).

La tinción de hematoxilina y eosina de riñón mostró una lesión tubular aguda sin ningún daño o inflamación glomerular (Figura  1A ). Los análisis de ISH carecían de una señal positiva para el ARN del SARS-CoV-2 en la muestra de riñón del donante en comparación con el control de pulmón positivo para el SARS-CoV-2.

Todas las muestras para qRT-PCR fueron negativas para SARS-CoV-2. No encontramos evidencia de SARS-CoV-2 en tejidos de donantes. 

El receptor dio negativo para SARS-CoV-2 mediante RT-PCR de hisopo nasofaríngeo los días 20, 30 y 90 después del trasplante, y no ha habido signos ni síntomas de COVID-19. Después de un período inicial de retraso en la función del injerto que requirió hemodiálisis, el receptor ahora tiene una recuperación renal excelente durante los 9 meses posteriores al trasplante, y la creatinina más reciente es de 1,3 mg/dl.

La evidencia que respalda el uso de donantes fallecidos que fallecieron debido a una enfermedad respiratoria catastrófica relacionada con el COVID-19 es limitada, y estos casos no encajan en ninguna categoría de la guía más actualizada para donantes de COVID-19. 

Como tal, la decisión de aceptar órganos no pulmonares de esos donantes se ha decidido caso por caso. Basado en observaciones recientes de resultados exitosos de KT de donantes positivos para SARS-CoV-2 leves o asintomáticos, 

Un informe de seguridad a corto plazo de KT de un donante similar a este caso, 

El riesgo de transmisión de SARS-CoV-2 a través de KT es probablemente muy bajo. En conclusión, el empleo de donantes cadavéricos que fallecieron después de una COVID-19 grave puede considerarse individualmente para TR, y estos órganos no deben desecharse de forma rutinaria.

Los investigadores reconocen que el caso puede no ser representativo de muchos posibles donantes de COVID-19, ya que el donante dio negativo para SARS-CoV-2 PCR en el momento del trasplante

Se justifican estudios a mayor escala para confirmar nuestros hallazgos, y se deben estudiar los resultados del injerto a largo plazo de donantes con COVID-19.

Fuente consultada aquí.

Comunicador Social y Periodista egresado de la Universidad Sergio Arboleda en Bogotá. Periodista y Redactor en la Revista de Medicina y Salud Pública.

Mas noticias de Covid-19