COVID puede favorecer desarrollo de diabetes lesionando el páncreas, disminuyendo producción de insulina

Se piensa que para 2045 habría 7 millones de personas con diabetes o prediabetes o con alteraciones en la glucemia.

Marcela Moreno Wilches

    COVID puede favorecer desarrollo de diabetes lesionando el páncreas, disminuyendo producción de insulina

    La diabetes es una enfermedad crónica que se produce cuando el páncreas no produce suficiente insulina o cuando el cuerpo no puede utilizar de forma eficaz la insulina que produce. 

    Por ello, durante el Foro Latinoamericano de Diabetes organizado por la Revista Medicina y Salud Pública (MSP), un panel de expertos de diferentes partes del mundo, hablaron sobre la necesidad de cambiar algunos estilos de vida para prevenir la condición, entre ellos, la Dra. Natalia Laguarde, médico especialista en medicina interna, nutrición, diabetóloga y miembro activo de la Sociedad Argentina de Diabetología, la Dra. Janet Colón, endocrinóloga del Hospital de Veteranos de Puerto Rico, la Dra. Ángela Jaramillo de la Asociación Colombiana de Diabetes y educadora de personas con diabetes y el Dr. Josafat Camacho, presidente de la Federación Mexicana de Diabetes AC.

    De acuerdo con los últimos datos publicados en la novena edición de Atlas De La Diabetes de la IDF, se indica que 463 millones de adultos (20-79 años) viven con diabetes en la actualidad y si no se toman las medidas necesarias, se espera que para 2030 un promedio de 578 millones de personas tendrá diabetes.

    Frente a estos datos, la diabetes es una enfermedad que preocupa a expertos a nivel mundial, especialmente por la gran incidencia de obesidad en el mundo.

    En México 1 de cada 3 habitantes tiene obesidad y, ocupa el primer lugar en cifras tanto en adultos como en niños en donde sin duda, la obesidad es uno de los primeros factores para desarrollar diabetes.

    “Si nosotros no modificamos nuestros estilos de vida, hagamos lo que hagamos la diabetes va a seguir creciendo. En México 1 de cada 10 mexicanos tiene diabetes y un problema muy importante es que la mitad de ellos no lo sabe, lo que retrasó el diagnóstico y cuando se evalúa ya hay daño orgánico, por lo que hay que buscar estrategias para alcanzar un diagnóstico más oportuno e iniciar actividades preventivas” explicó el Dr. Camacho

    Identificar a una persona con prediabetes es la mejor oportunidad de los médicos para actuar en consecuencia, por esto, Argentina realiza una encuesta de factores de riesgo para evaluar las patologías no transmisibles y cómo afectan a la población y para el año 2018, esta encuesta arrojó que hay un gran crecimiento de la población auto reportada con trastornos de la glucemia. 

    “Por medio de una encuesta verbal, los habitantes refieren tener alteraciones en la glucemia, lo que nos lleva a pensar que los números son altos y que hay quienes también desconocen que tienen la enfermedad”, expuso la Dra. Laguarde.

    Por su parte, la Dra. Colón, resaltó que Puerto Rico no escapa a la prevalencia de diabetes y destacó la importancia de que los pacientes conozcan que, si presentan factores como sobrepeso, sumado a ser Latino y ser mayor de 45 años, ya puede permitirle sospechar de presentar la condición y debe hacer un seguimiento.

    “En Colombia, un 7-8 % de la población tiene diabetes tipo 2 y en promedio un 1% de niños la padecen, mientras que 1 de cada 2 no conoce su condición”, manifestó la doctora y educadora de personas con diabetes Ángela Jaramillo.

    Y añadió que a la Asociación en 2019 llegaron 1000 pacientes anuales entre niños, adultos y jóvenes, sin embargo, durante la pandemia se redujo la asistencia a visita presencial y por ende la detección de casos.

    Avance en tratamientos

    El tratamiento inicial de la diabetes no está en los medicamentos, sino en mejorar los estilos de vida, por lo que los tratamientos orales o inyectables deben considerarse como un complemento y resulta vital seguir ciertas recomendaciones como bajar de peso, hacer ejercicio, dejar de fumar e iniciar tempranamente la toma con metformina de ser necesario.

    “La insulina la utilizábamos como una amenaza para quien no llegaba con buenos controles de glucosa, pero hoy día es el mejor medicamento, la mejor hormona”, expuso el Dr. Camacho.

    A esto, la Dra. Colón añadió y resaltó la importancia de los cambios y ajustes en los estilos de vida y destacó que en la actualidad el tratamiento se ha ido moviendo buscando prevenir complicaciones como la enfermedad del riñón.

    También se ha evidenciado que fármacos para la diabetes como los agonistas (GLP-1) ayudan a reducir el apetito y disminuyen el riesgo cardiovascular y las últimas guías recomiendan este tipo de medicamentos antes de la insulina que es tan buena.

    Existen otros tipos de medicamentos que benefician al paciente con enfermedad de riñón o fallo cardiovascular como los SGLT2 inhibidores, que han venido a revolucionar el tratamiento de la diabetes.

    Para los pacientes tipo 1 o insulinodependientes, en tecnologías están las bombas de insulina que ayudan al paciente a tener menos eventos de hipoglucemia, y a que este más en control de su tratamiento y así como a mejorar su calidad de vida ya que no tienen que llevar a todo lado sus jeringuillas, pero eso requiere mucho compromiso y adherencia a los controles.

    Los monitores de glucosa ayudan a los pacientes, especialmente a los descontrolados a llevar un control sin estarse pinchando y esto les permite ver cómo van mejorando a medida que toman sus medicamentos.

    El componente esencial para el paciente es la educación, especialmente en las personas genéticamente predispuestas, así puede prevenir o retrasar la presencia de diabetes en su vida.

    “Quien tiene factores de riesgo y entiende la necesidad de un cambio en los estilos de su vida puede prevenir la diabetes”, Dra. Jaramillo

    Complicaciones 

    Frente a las complicaciones que el paciente puede presentar, la Dra. Natalia Laguarde señaló que el paciente diabético va a tener complicaciones micro y macro vasculares que son las que queremos retrasar o prevenir y por ello, ya no solo nos centramos en el control glucémico, sino también se le da mucha importancia al control de peso,  a los cambios de hábitos que mejoran los valores de colesterol y de tensión arterial, y de este modo, la mirada es general hacia las patologías que se asocian al síndrome metabólico y a los trastornos de glucemia.

    ¿Tiene cura la diabetes?

    “La diabetes mellitus es una condición crónica incurable y hay factores de riesgo que no podemos modificar, como la etnia, el peso al nacer, la carga genética y son factores que no se pueden mover, por ello, no se cura, se puede controlar y hay factores en los que debemos incidir”, Dr. Camacho.

    La diabetes tipo 1 al ser autoinmune, no se puede evitar, por ello, las campañas de prevención se tratan de evitar la diabetes tipo 2, es vital, la educación al paciente y a la familia sobre cómo manejar la condición evitando el desarrollo de complicaciones expuso la Dra. Colón. 

    Educar sobre diabetes 

    “Se ha evidenciado que el paciente de ahora es un paciente activo que quiere participar en su cuidado por eso hay que llegar con cercanía al paciente para asegurar que el paciente sea entendido en sus miedos y angustias y que es apoyado”, resaltó la Dra. Jaramillo.

    Siempre considerar lo que el paciente cree, siente y necesita, que el eje central sea el paciente y no la diabetes.

    “La educación debe estar estructurada con metas, con procedimientos para que la persona que vive con diabetes y su familiar o apoyo sepan realmente cómo deben cuidarse. Enseñarles, acompañarlos, pero responsabilizarlos de sus actos” Dr. Camacho.

    Diabetes y COVID-19

    Ser diabético y tener un mal control de la diabetes favorece las complicaciones y riesgos de cuidados intensivos, aumentando la posibilidad de morir y desafortunadamente, lo que se ve, es que la diabetes genera una inflamación que enferma los vasos y justamente el coronavirus tiene efectos inflamatorios que empeoran y que generan mayores complicaciones tanto que puede agravar la sintomatología de esta condición.

    “Hay líneas de investigación en donde se está evaluando que el virus tiene capacidad de entrar de forma directa a las células pancreáticas y a las células BETA que presentan ciertos receptores, y funcionan como los mecanismos por los cuales ellas pueden ingresar y generar lesiones en las células o directamente sobre el páncreas disminuyendo la producción de la insulina del propio cuerpo (insulina endógena), con lo cual, empeoran los cuadros de diabetes preexistentes… es un inicio de investigación sobre esta relación”, señaló la Dra. Laguarde.

    Hace un año se empezaron a presentar casos de pacientes no diagnosticados, pero que tenían diabetes sin saberlo y el COVID disparó la condición y los desenmascaró.

    “El virus afecta las células BETA y se comenta que el COVID-19 si puede favorecer el desarrollo de la diabetes y por ello, hay que actuar en forma preventiva”, dijo el Dr. Camacho.

    Aunque aún no se define el comportamiento post la infección, es probable que, si la destrucción de las células BETA no fue tan importante, no afecte la producción o puede que se presente para quedarse, esto está en investigación.

    Mas noticias de Covid-19