Exitoso tratamiento quirúrgico por tumor fibroso solitario pélvico acompañado de síndrome de Doege-Potter

El caso se presentó en una mujer de 70 años.

Belinda Burgos Belinda Burgos
  • Belinda Burgos - Correo Electrónico

Exitoso tratamiento quirúrgico por tumor fibroso solitario pélvico acompañado de síndrome de Doege-Potter

De acuerdo con la literatura médica, los tumores fibrosos solitarios (TFS), son neoplasias raras de partes blandas que se encuentran generalmente en la cavidad torácica y el origen uterino es extremadamente raro. 

Estos tumores con producción del factor de crecimiento similar a la insulina II (IGF-II) inducen hipoglucemia ocasionada por tumores de células no islotes (NICTH), conocida como el síndrome de Doege-Potter, el cual es un síndrome paraneoplásico infrecuente que consiste en la presencia de hipoglicemia sintomática asociada generalmente a un tumor fibroso solitario de la pleura. 

Este caso se evidenció en una mujer de 70 años, quien presentó retención urinaria y las imágenes revelaron una gran masa que ocupaba casi todo el espacio pélvico. 

imagen-cuerpo

Tomografía computarizada (TC) y resonancia magnética (RM) en la presentación (A) La TC con contraste mostró una masa heterogéneamente realzada que ocupaba el espacio pélvico y comprimía la vejiga (flechas amarillas) y el recto (puntas de flecha amarillas) a la derecha (B) la resonancia magnética ponderada en T1 mostró una masa de baja intensidad (C) la resonancia magnética ponderada en T2 mostró una masa heterogénea de iso a alta intensidad.

Tras la investigación, los médicos encontraron que la paciente tenía antecedentes de histerectomía por leiomioma de útero 7 años antes. En su curso actual, desarrolló hipoglucemia y se sospechó la presencia de tumores de células no islotes.

En medio del diagnóstico y tratamiento, los especialistas examinaron la muestra positiva para CD34 y actina de músculo liso alfa negativa, lo que confirmaba la sospecha de los tumores fibrosos solitarios. 

Agregaron que el tumor estaba bien delimitado y era elástico y firme, y las superficies cortadas eran de color amarillo a marrón. Por otro lado, para respaldar el diagnóstico del síndrome de Doege-Potter, los especialistas realizaron un análisis de inmunotransferencia del suero perioperatorio del paciente junto con tejido tumoral homogeneizado.

Parte de las conclusiones, según los autores del caso, refieren que los tumores fibrosos solitarios, especialmente aquellos con síndrome de Doege-Potter, a menudo recurren con un intervalo muy largo.  Por esa razón, enfatizaron en que se requiere una vigilancia cuidadosa a largo plazo, incluso después de la resección completa del tumor.

Acceda al caso aquí.

Periodista y MPH, Bachillerato en Periodismo y Prejurídico de la Universidad del Sagrado Corazón y graduada de la Maestría en Salud Pública, de la Escuela de Medicina San Juan Bautista, Jefa de Redacción con 11 años de experiencia y líder de Redacción de la Revista de Medicina y Salud Pública (MSP).

Mas noticias de Casos-Clinicos