Murió el paciente que recibió el primer trasplante de corazón de cerdo

Los intentos anteriores de este tipo de trasplantes han fracasado en gran medida porque los cuerpos de los pacientes rechazaban rápidamente el órgano animal.

Sergio Nicolás Ortiz Cortés Sergio Nicolás Ortiz Cortés
  • Sergio Nicolás Ortiz Cortés - Correo Electrónico

Murió el paciente que recibió el primer trasplante de corazón de cerdo

La primera persona del mundo en recibir un trasplante de corazón de un cerdo genéticamente modificado ha fallecido dos meses después de la intervención, según ha anunciado el hospital donde se realizó la operación.

Los médicos no informaron sobre la causa exacta de la muerte, y únicamente dijeron que su estado había comenzado a deteriorarse varios días antes.

El hijo de Bennett agradeció al hospital por ofrecer el último experimento, diciendo que la familia esperaba que ayudara a los esfuerzos para acabar con la escasez de órganos.

"Estamos agradecidos por cada momento innovador, cada sueño loco, cada noche de insomnio que se dedicó a este esfuerzo histórico" dijo David Bennett Jr. en un comunicado publicado por la Facultad de Medicina de la citada universidad. "Esperamos que esta historia sea el principio de la esperanza y no el final".

Los médicos llevan décadas intentando utilizar algún día los órganos de los animales, para realizar trasplantes que salven vidas. Bennett era un candidato para este nuevo intento, ya que, de lo contrario, se enfrentaba a una muerte segura, pues no era apto para un trasplante de corazón humano, estaba postrado en cama y con respiración artificial y no tenía otras opciones.

Tras la operación realizada el pasado 7 de enero, el hijo de Bennett declaró que su padre sabía que no había garantías de que funcionara.

Los intentos anteriores de este tipo de trasplantes han fracasado en gran medida porque los cuerpos de los pacientes rechazaban rápidamente el órgano animal.

Esta vez los cirujanos de Maryland utilizaron un corazón de un cerdo editado genéticamente. Los científicos habían modificado el animal para eliminar los genes porcinos que desencadenan el rechazo hiperrápido y añadir genes humanos para ayudar al receptor a aceptar el órgano.

Al principio el corazón de cerdo funcionó y el hospital de Maryland ha ido publicando actualizaciones periódicas de que Bennett parecía estar recuperándose lentamente. El mes pasado se publicó un vídeo en el que se le veía viendo la final de fútbol americano desde la cama del hospital mientras trabajaba con su fisioterapeuta.

"Estamos desolados por la pérdida del señor Bennett. Demostró ser un paciente valiente y noble que luchó hasta el final", ha declarado en un comunicado Bartley Griffith, que realizó la operación.

La FDA estadounidense había autorizado el trasplante en virtud de las normas de uso compasivo para situaciones de emergencia.

Los médicos de Bennett dijeron que tenía insuficiencia cardiaca y un ritmo cardiaco irregular, además de un historial de incumplimiento de las instrucciones médicas.

Se consideró que no era apto para un trasplante de corazón humano, que requiere el uso estricto de medicamentos inmunosupresores, o la alternativa restante, una bomba cardíaca implantada.

A partir de la experiencia de Bennett, "hemos obtenido conocimientos inestimables al saber que el corazón de cerdo modificado genéticamente puede funcionar bien dentro del cuerpo humano mientras el sistema inmunitario está adecuadamente suprimido", apunta Muhammad Mohiuddin, director científico del programa de trasplantes de animales a humanos de la Universidad de Maryland.

La siguiente cuestión es si los científicos han aprendido lo suficiente de la experiencia de Bennett y de otros experimentos recientes con órganos de cerdo editados genéticamente para convencer a la FDA de que permita un ensayo clínico, posiblemente con un órgano como un riñón que no sea inmediatamente mortal si falla.

El pasado otoño, dos cirujanos de la Universidad de Nueva York obtuvieron el permiso delas familias de personas fallecidas para acoplar temporalmente un riñón de cerdo modificado genéticamente a los vasos sanguíneos fuera del cuerpo y observar su funcionamiento antes de poner fin al soporte vital.

Poco después, cirujanos de la Universidad de Alabama en Birmingham fueron un paso más allá, trasplantando un par de riñones de cerdo modificados genéticamente a un hombre en muerte cerebral, en una operación que esperan probar en pacientes vivos posiblemente este mismo año.

Fuente consultada aquí.

Comunicador Social y Periodista egresado de la Universidad Sergio Arboleda en Bogotá. Periodista y Redactor en la Revista de Medicina y Salud Pública.

Mas noticias de Cardiología