Los aneurismas aórticos abdominales son enemigos silentes que a tiempo tienen remedio

Los aneurismas afectan tanto a mujeres como hombres, pero es más frecuente en los hombres mayores de 50 años, que fuman o fumaron alguna vez en su vida.

Denis Carolina Londoño

    Los aneurismas aórticos abdominales son enemigos silentes que a tiempo tienen remedio

    Este tipo de aneurismas, no presentan síntomas hasta que alcanzan un tamaño grande, o en casos más graves, hasta que se rompen. Así mismo, pueden llegar a ocurrir en cualquier arteria, no obstante se presentan con mayor frecuencia en la aorta, la arteria principal que transporta la sangre desde el corazón por el pecho y el abdomen hacia el resto del cuerpo.

    De igual manera, existen casos de aneurismas en el tracto abdominal y en el tracto torácico, lo cual puede ocasionar que la parte de la aorta afectada por el aneurisma pueda dilatarse o ensancharse, debilitando la pared y esto puede provocar su rotura, por lo cual, es crucial acudir a evaluaciones médicas periódicas, conocer los factores de riesgo, los síntomas y las opciones de tratamiento para estar preparado y actuar rápidamente si fuese necesario.

    Diversos estudios demuestran que los aneurismas de aorta están presentes en el 2 a 4% de las personas de más de 50 años, fundamentalmente hombres, y el 80% se localizan en la aorta abdominal. Entre los factores de riesgo del aneurisma aórtico (abdominal o torácico), podemos mencionar: el fumar, antecedentes familiares, edad avanzada, presión arterial alta, colesterol alto, enfermedades del corazón o enfermedad vascular (problemas de los vasos sanguíneos).

    "Cualquier persona que sufra de aneurisma de aorta se enfrenta a una condición que pone en peligro su vida, porque la aorta podría romperse de forma repentina. Y como la mayoría ocurre en pacientes que no presentan síntomas, esto precisamente ocasiona la ruptura inesperada que provoca una hemorragia interna de alto riesgo y mortalidad. Sin embargo, si se detecta a tiempo y se interviene, las tasas de éxito de la cirugía son altas y las probabilidades de poder llevar una vida normal también", señaló el Dr. Fernando Joglar, cirujano vascular.

    Por lo general, el aneurisma no presenta síntomas hasta que alcanza un tamaño muy grande o incluso se rompe. En estos casos, los principales síntomas que pueden producirse son dolor de espalda y de pecho, y una disminución de la presión arterial, náuseas, piel fría, húmeda y pálida. 

    Si el aneurisma no es lo suficientemente grande como para palparse en un examen físico, se puede diagnosticar de antemano mediante un ultrasonido abdominal (en el caso de un aneurisma abdominal) o un ecocardiograma (en el caso de un aneurisma torácico). Por eso es importante hablar con el doctor sobre el aneurisma aórtico para saber si tiene que hacerse algún estudio clínico.

    Particularmente, en pacientes de alto riesgo, como lo son masculinos entre 65-75 años de edad, que fuman o fumaron alguna vez en su vida. Si bien un aneurisma de la aorta puede ser fatal si se rompe, la buena noticia es que existe un tratamiento eficaz para evitar que eso suceda. Al comprender los factores de riesgo, los síntomas y las opciones de tratamiento, puede estar preparado para actuar rápidamente si es necesario.

    "El tratamiento definitivo siempre es quirúrgico, tanto en un aneurisma no complicado como roto. Hoy en día, se puede optar por una intervención endovascular o reparación de aneurisma endovascular (EVAR), que es un procedimiento de mucho menos riesgo de complicaciones, mínimamente invasivo, y el paciente pasa menos tiempo en el hospital y con muy buenos resultados", expuso, por su parte, el Dr. Rafael Santini, cirujano vascular. 

    Distinto a la cirugía abierta del aneurisma, en la que se abre el pecho o el abdomen y se cambia la aorta afectada por una prótesis, en el procedimiento endovascular, sólo se introduce, desde la ingle, un "stentgraft" o una malla metálica cubierta con tela, para aislar la aorta afectada.

    "Este implante, generalmente realizado por un cirujano vascular, refuerza la sección debilitada de la aorta para prevenir la rotura del aneurisma. El tiempo de recuperación es generalmente, más rápido con este procedimiento que con la cirugía abierta y es menos agresivo, por lo que es ideal para los pacientes de más edad o de alto riesgo", añadió el Dr. Santini.

    No todos los aneurismas de la aorta necesitan cirugía. Las pruebas de cernimiento a tiempo son de suma importancia pues se disminuye las complicaciones y mortalidad asociadas a los aneurismas. Con el diagnóstico de un aneurisma es importante que sea evaluado por un especialista en patología vasculares. Si el suyo es pequeño, su médico puede decidir esperar y observar cuidadosamente para ver si hay algún cambio. Si tiene presión arterial alta, su médico puede recetarle medicamentos para bajarla. Si fuma, su médico puede sugerirle que busque ayuda para dejar de hacerlo.

    Nunca es demasiado tarde para hacer cambios saludables en el estilo de vida, como dejar de fumar, consumir alimentos saludables y realizar más actividad física. Estas medidas pueden ayudar a prevenir el aneurisma de la aorta y sus complicaciones. Debe preguntar acerca del tamaño del aneurisma, si el médico ha notado algún cambio y con  qué frecuencia debería ver a su médico para las consultas de seguimiento o discutir si una intervención quirúrgica es recomendada.


    Mas noticias de Cardiología