El uso prolongado de paracetamol aumentaría la presión arterial, según investigación

El paracetamol (acetaminofén) a menudo es indicado como una alternativa a los antiinflamatorios no esteroideos (AINE), pero podría causar daños.

Isbelia Farías

    El uso prolongado de paracetamol aumentaría la presión arterial, según investigación

    Es común que algunos médicos indiquen a sus pacientes el paracetamol, sin embargo, unos investigadores han planteado su preocupación respecto a esto, ya que consideran que, a largo plazo, este fármaco podría ocasionar efectos peligrosos como la posibilidad de sufrir un infarto de miocardio e ictus.

    Los investigadores de la Universidad de Edimburgo, Escocia, realizaron un estudio controlado para comprobar si el paracetamol tenía un efecto en la presión arterial, con 110 sujetos que padecen hipertensión.

    Los participantes fueron escogidos de manera aleatoria para recibir 1 g de paracetamol cuatro veces al día, o un placebo equiparable durante dos semanas, seguido de un descanso farmacológico de dos semanas, previos al tratamiento alternativo.

    El estudio

    En este ensayo, los investigadores midieron la presión arterial de los sujetos en 24 horas al inicio y al final de cada período de tratamiento para establecer una comparación del cambio en la presión arterial sistólica media diurna, desde el inicio hasta el final del tratamiento, tanto en los grupos con placebo o con paracetamol.

    En dicha investigación, que fue publicada en Circulation, los investigadores descubrieron que los participantes a los que se les había prescrito paracetamol habían experimentado un aumento importante en su presión arterial sistólica, en comparación con el grupo que solo ingirió placebo.

    Al respecto, los investigadores afirmaron que: "el aumento de la presión arterial fue similar al observado con los antiinflamatorios no esteroideos y podría esperarse que aumentara alrededor del 20 % el riesgo de cardiopatía o ictus".

    Los riesgos del uso de paracetamol

    El catedrático de farmacología de la Clínica de la Universidad de Edimburgo, James Dear, destacó que: "Este estudio muestra claramente que el fármaco paracetamol –que es el más utilizado en el mundo-, aumenta la presión arterial, uno de los factores de riesgo más importantes de miocardio e ictus".

    Además, agregó que, tanto los pacientes como los médicos: "deberían considerar los riesgos frente a los beneficios de la prescripción de paracetamol a largo plazo", especialmente en aquellos pacientes con riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

    El investigador principal, el profesor David Webb, quien también es catedrático de terapéutica y farmacología clínica de la Universidad de Edimburgo, sostuvo que: "Recomendamos a los médicos que empiecen con una dosis baja de paracetamol y que aumenten la dosis por etapas, sin aumentarla más de lo necesario para controlar el dolor".

    Igualmente, advirtió sobre los aumentos de la presión arterial demostrados, lo cual debería inducir a los médicos a "vigilar más de cerca la presión arterial en las personas con hipertensión que empiezan a tomar paracetamol por dolor crónico".



    Mas noticias de Cardiología