La “impericia legal” que alejó al Dr. Vázquez Quintana del quirófano

Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

Lo que parece ser la decisión inoportuna de una Jueza adscrita al tribunal de más alta jerarquía en Puerto Rico, enfrentará el futuro de la ciencia y la academia en el mundo entero.  Y es que el Tribunal Supremo de Puerto Rico dictaminó que la condición médica denominada hipocalcemia (calcio bajo) causa demencia en humanos.

“Es una decisión arbitraria por parte del Tribunal Supremo basada en un testimonio no corroborado por la ciencia”, manifestó el doctor Enrique Vázquez Quintana quien fue víctima de la decisión del más alto foro judicial del país. “El Tribunal erró en este caso”, insistió.

Según contó el también ex Presidente del Colegio de Médicos-Cirujanos de Puerto Rico, la Corte Suprema de Puerto Rico, dictó sentencia con votación de cinco a cuatro, el 15 de diciembre de 2015, tras dos peticiones de reconsideración.

“Esta decisión absurda no tiene ninguna aplicación en ningún otro país, mucho menos en Estados Unidos. La interrogante es si los cirujanos y la academia local deben tolerar esta decisión judicial”, cuestionó el Galeno.

La penalidad económica impuesta a Vázquez Quintana por el Tribunal es mayor que la cubierta por el seguro por responsabilidad profesional médica que el Doctor posee. La misma incluye el pago de medicamentos por condiciones preexistentes, al igual que los medicamentos para tratar el Alzheimer.  Medicamentos, que a su juicio son muy poco efectivos y costosos para tratar una enfermedad que de ninguna manera pudo haber sido causada por una operación realizada.

La intervención quirúrgica que dio paso al caso judicial, se realizó en una señora de 53 años, quien padecía hacía 15 años de hiperparatiroidismo (calcio alto), además de depresión, hipotiroidismo, un nódulo en el lóbulo izquierdo del tiroides y un tumor en la glándula adrenal derecha.

Lea también:

Rescatan la historia de la cirugía en Puerto Rico

“La posibilidad de una Neoplasia Endocrina Múltiple (MEN II) fue considerada y descartada, ya que la aldosterona, renina y catecolaminas se encontraban normales.  Esto confirmaba que el tumor de la adrenal derecha no era funcional”, explicó el Cirujano.

Tras una remoción de un adenoma de paratiroides y el lóbulo izquierdo del tiroides el 26 de junio de 2000, la paciente desarrolló hipocalcemia, complicación inherente a este tipo de cirugía y que ocurre entre 3 a 5% de los casos.

“El 5 de julio de 2000, fue readmitida y se le administró calcio intravenoso y vitamina D.  En visita de seguimiento el 20 de agosto de 2000, el calcio era de 7.6 mg/dl, fósforo 4.5 mg/dl y PTH 109 pg/ml.  La última visita fue el 27 de octubre de 2000 en mi oficina, el calcio era 7.7 mg/dl y el fósforo 4.6 mg/dl”, detalló Vázquez Quintana.

Casi al año siguiente, para el 21 de junio de 2001, la paciente presentó una demanda por la hipocalcemia resultante de la operación.  A cinco años de la intervención, la paciente desarrolló la enfermedad de Alzheimer.  Pero no fue hasta el 2011 que el caso comenzó a presentarse en el Tribunal Superior de San Juan

“Los neurólogos saben que cuando se detectan los primeros síntomas del Alzheimer, la enfermedad ha estado presente por 5, 10, 15, 20, 25 y hasta 30 años antes”, declaró Vázquez Quintana.

El galeno retirado desde el 2013 contó que, durante el juicio, el Tribunal consideró la declaración de un médico otorrinolaringólogo para explicar la cirugía y técnica operatoria utilizada.  Igualmente el esposo de la paciente testificó que su esposa estaba olvidadiza, no recordaba el nombre de sus hijos y que maltrataba a sus nietos cuando la visitaban, entre otros eventos.

“También dijo que la llevó a un centro de salud privado y le dijeron que su esposa estaba padeciendo de Alzheimer. La trataron con Aricept y Namenda (Medicamentos utilizados exclusivamente en pacientes con Alzheimer).

Vázquez Quintana recordó que, durante el juicio, sorprendentemente el abogado demandante llevó a la paciente al vestíbulo del hotel donde se hospedaba el perito y le explicó sus síntomas.

“Inexplicablemente al otro día, el perito testificó en corte que la hipocalcemia le había producido una demencia a la paciente”, dictó Vázquez Quintana.

A juicio del Galeno el descubrimiento de prueba estuvo muy viciado.  Los abogados de la parte demandante hasta ocultaron el expediente médico que evidenciaba que la paciente era tratada para la enfermedad de Alzheimer.   Además, tanto la abogada de la demandante y la Jueza actuaron sin considerar evidencia científica admisibles en el tribunal.

“La juez del Tribunal Superior rechazó el testimonio de mi experto endocrinólogo adiestrado en la Universidad de Yale.  El demostró en la pizarra que cuando el calcio baja existe un gradiente eléctrico entre las células cerebrales y el medio ambiente. Certificó que una baja abrupta en el calcio puede producir una desorientación transitoria o una pérdida de memoria temporera, la cual se corrige al administrarle calcio y vitamina D. Así nunca resulta en el desarrollo de Alzheimer u otro tipo de demencia.  La Fundación Americana para la Investigación de Alzheimer indica que no hay un nexo causal entre hipocalcemia y la enfermedad de Alzheimer”, enunció.

Vázquez Quintana es cirujano en Puerto Rico con comprobada experiencia y prestigio en operaciones del tiroides y paratiroides. Ha publicado centenas de artículos científicos sobre operaciones del tiroides, paratiroides, adrenal y páncreas.

“La decisión adversa del Tribunal Supremo me impone una pesada carga. Me siento impotente, atrapado en una situación indefensible y sin ningún otro foro adonde recurrir.  Este es el precio que recibo después de practicar la cirugía por 45 años en el país y de haber mejorado la calidad de vida a miles de pacientes”, concluyó.

Lea más sobre este tema accediendo a la columna del Dr. Enrique Vázquez Quintana en este enlace.

X